El 74% del presupuesto de la Legislatura se destina al sueldo de empleados

La mayoría de los recursos del Poder Legislativo se utiliza para afrontar los salarios de funcionarios y empleados. Sólo un 15,8% es para pagar las dietas de diputados y senadores, y el resto para bienes y servicios.

"Probablemente a la Legislatura no le sobren legisladores; problamente le sobren empleados", dijo la semana pasada Alfredo Cornejo, además de avalar la reforma que propone el gobernador Rodolfo Suarez, ya que "la unicameralidad garantiza la representación de todos los departamentos". Detrás de la primera frase del diputado nacional, surge un dato: cerca del 74% del presupuesto del Poder Legislativo se destina al pago de salarios de funcionarios y empleados permanentes y transitorios.

En 2020, el presupuesto anual para la Casa de las Leyes asciende a $1.710 millones, de los cuales alrededor de $1.264 se utilizarán para pagar los sueldos de funcionarios y empleados (74%), mientras que unos $270 millones serán para cubrir los salarios de los 86 diputados y senadores (siempre y cuando no aumenten sus dietas)lo que representa apenas alrededor de 15,8% del total.

Del restante 10,2% del presupuesto total de la Legislatura, un 9% es para servicios ($156 millones) y un poco más del 1% está destinado a bienes ($19 millones).

La discriminación de sueldos entre funcionarios-empleados y legisladores no está explícita en el presupuesto oficial: sólo aparece una suma de $1.534 millones anuales para erogaciones de legisladores y el resto del personal. Para desagregar la información, se anualizaron los sueldos brutos de los 86 diputados y senadores ($242.000 por mes, unos $160.000 de bolsillo), incluyendo el aguinaldo, cuyo resultado es $270 millones.

Esos 270 millones se restan a 1.534 millones, dando por resultado 1.264, cifra destinada al gasto en personal, excluyendo a los legisladores.

Teniendo en cuenta que la nómina de funcionarios y empleados de las cámaras de Diputados y Senadores roza las 1.000 personas, por año se destina cerca de $1.264.000 a cada uno; dicho de otra forma, de acuerdo con la pauta de gastos vigente y restando las dietas de los legisladores, cada director, secretario, prosecretario, asesor y demás empleados transitorios y permanentes le cuesta al Estado mendocino cerca de $105.000 promedio al mes.

Ahora bien, si se contemplan solamente las erogaciones en gastos de personal ($1.534 millones), el 83% es para todos los funcionarios y empleados y sólo el 17% para legisladores.

¿También sobran legisladores?

Por otra parte, si bien Cornejo sugirió que no sobran legisladores, Mendoza es la segunda jurisdicción con más bancas del país, superada solamente por Provincia de Buenos Aires, que tiene 138. Incluso tiene más diputados y senadores que territorios con más habitantes, como Santa Fe, que tiene 50 diputados y 19 senadores; o Córdoba, con 70 legisladores. 

Al respecto, el proyecto de reforma de la Constitución de Suarez reduce esa cantidad a 48 legisladores que integrarían una sola cámara de Diputados o Representantes. En ese escenario, Mendoza sería la provincia número 11 en número de bancas, junto con Jujuy, jurisdicción que tiene menos de la mitad de habitantes.

Un gasto menor dentro del Presupuesto General

Más allá de destinar casi la totalidad de sus recursos a erogaciones de personal y de ser la segunda con más cantidad de bancas, los gastos totales de la Legislatura representan menos del 1% del Presupuesto General de Mendoza (0,81%). De los $208.000 millones de la pauta de gastos 2020, $1.710 fueron destinados al Poder Legislativo.

Según un reciente informe de la Fundación Libertad, el promedio nacional es de 1,47%, casi el doble de lo que destina Mendoza. En este aspecto, las tres jurisdicciones que muestran un mayor gasto legislativo en sus presupuestos son Tucumán, (4,2%), Catamarca (2,8%) y Chaco (2,7%). En Tucumán, incluso, los gastos legislativos equivalen al 88% de lo que la provincia destina a la Inversión Real Directa.

Esta nota habla de:
Te puede interesar