Más del 46% de los mendocinos vive la cuarentena en la pobreza e indigencia

Las cifras dadas a conocer por el Indec sólo vienen a confirmar el impacto de la cuarentena total en los sectores más vulnerables. En Mendoza la situación afecta a casi la mitad de los habitantes del Gran Mendoza.

Uno de las situaciones más dramáticas que se registran durante la cuarentena obligatoria que se extenderá hasta el 12 de abril es la imposibilidad de generar recursos para un importante grupo de personas y especialmente para aquellos que viven en la pobreza y la indigencia.

De acuerdo a los datos actualizados dados a conocer hoy por el Indec, son más de 470 mil personas en el Gran Mendoza (46,5% del total de la población) las que viven en una situación de pobreza o indigencia, por lo que son los que peor la están pasando en estos instantes en los que no pueden generar recursos. 

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica aclara en su informes que el contexto de pandemia y su correlato de autoaislamiento obligatorio afecta más intensamente a los sectores que vienen, desde hace ya varias generaciones, en condiciones de pobreza estructural y persistente.

La razón es que están vinculados a un mercado de trabajo precario, informal, asociado a la realización de changas, venta ambulante, servicios personales y servicio doméstico, entre otros; en los cuales se vive al día y por supuesto sin actividad laboral en tiempos de pandemia. 

Los datos del informe de pobreza del Indec para el segundo semestre del año pasado, medidos sólo en el Gran Mendoza, indican que hay 393.258 hogares en los que se vive bajo la línea de la pobreza y 80.272 hogares que están sobreviviendo esta cuarentena en la indigencia.

En total estamos hablando de 473.555 personas que sufren más que el resto las condiciones que establece la emergencia sanitaria. Del millón de personas que viven en el Gran Mendoza el 38,6% es pobre y el 7,9% es indigente.

Es a estos sectores adonde está dirigida la mayor cantidad de la ayuda que está entregando el Estado nacional y se es espera que la mayoría de ellos reciba el Ingreso Familiar de Emergencia de $10.000.

La pandemia del coronavirus Covid-19 encontró a Mendoza en su peor momento en materia de pobreza, porque de acuerdo a los datos del Indec en el segundo semestre del 2017 la pobreza era del 26,4%, lo que indica que en sólo dos años subió más de un 10% la cantidad de pobres hasta llegar al 38,6%.

En cuanto a la indigencia, la situación a diciembre de 2017 indicaba que del total de la población del Gran Mendoza un 4,2% era indigente, en circunstancias que en el último informe llegó al 7.9%.



Esta nota habla de: