Vacaciones: cuál será la inflación en Chile para los argentinos

El golpe de la devalución terminó con el boom de compras y vacaciones en el vecino país, pero aún hay personas que siguen eligiendo la costa del Oceano Pacífico para disfrutar del verano. ¿Cuánto aumentarán los costos para poder ir al otro lado de la cordillera?

Faltan pocos meses para el verano y se comienzan a analizar las opciones de lugares para las vacaciones. Como es tradicional, en Mendoza una opción es pensar en la costa del Pacífico.

Sin embargo, los que están pensando cruzar la cordillera sacan cuentas para ver cuánto aumentarán los costos en lugares tradicionales como Viña del Mar, Reñaca o Concón.

La "inflación" que sentirán los argentinos no necesariamente va de la mano con los números que tenemos a nivel local. El vecino país tiene un índice de inflación cercano al 3%, por lo que impacto real en sus precios no es tan importante como para aumentar tanto los números de los mendocinos. Sin embargo, la devaluación sí es un factor a tener en cuanta para ver qué cantidad de dinero se necesita para viajar.

Desde enero de este año a la fecha, el peso argentino se devaluó un 51,2% (el dólar pasó de $39 a $59) contra una devaluación del chileno del 7,1% (el dólar pasó de $680,7 a $729) en el mismo período.

Memo consultó con propietarios de viviendas y departamentos en la costa trasandina respecto a los precios que se están manejando en estos momentos y lo qué se proyecta para el verano. La mayoría ofrece sus alojamientos en plataformas como Airbnb y otras similares.

En enero 2017 y enero 2018, cuando se registró un boom de visitantes argentinos en las playas trasandinas, se alquilaban las propiedades para 4 o 5 personas en $50.000 chilenos por día, lo que en ese momento equivalía a $1.200 y $1.393, respectivamente.

Para enero de 2019 el panorama no era el mismo y la crisis ya se sentía, por lo que bajó el número de visitantes a las costas trasandinas. Los propietarios bajaron el precios por noche, en los casos más baratos, a $35.000, que a principio de este año equivalía a $1.920. Ahora, estiman, que se mantendrá ese valor este año para los alojamientos más baratos, pero ahora el mismo precio -al cambio actual- equivale a $2.767 argentinos. Es decir, por efecto de la devaluación, el mismo lugar hoy cuesta un 44% más caro.

Respecto a la alimentación, haciendo un promedio con los precios de los supermercados, lo mismo que comprabas con $100 pesos argentinos, ahora te cuesta $134, un 34% más caro

La remarcación de precios es muy baja, menor al 3%, pero el efecto de la devaluación hace que sufra el bolsillo. Es menos que la devaluación que se siente en el alojamiento, pero tiene su explicación en que hay productos alimenticios que en Chile registran bajas en sus precios. Aunque no lo crean.

Si pensamos en una cena en un restaurant a la carta para dos personas estamos hablando de unos $26.000, precio similar al de enero de este año. En esa fecha en pesos argentinos hablábamos de $1.413. Hoy, con el mismo menú en un precio similar, la devaluación lo lleva a los $2.104, un 49% más.

Un menú de comida rápida en una conocida cadena cuesta unos $5.600 chilenos. En enero de este año esa cifra equivalía a unos $300 argentinos. Ahora, ese mismo menú cuesta $450, o sea, un 51% más.

Para movilizarse hay que mirar el precio de la nafta. En Chile el precio está liberado y todos los días jueves se fija el nuevo precio. Es un mercado donde realmente hay subas y bajas marcadas por el precio internacional del petróleo. En enero de este año se vendía a $847 chilenos en promedio y a precio argentino eran $46 por litro. Hoy, se vende a $841 (más barato que en enero) y equivale a $68. Aún con un descenso en el valor del litro, el efecto devaluación implica un gasto más alto del 48%.

En resumen, dependiendo del porcentaje de dinero que destinen a cada uno de estos ítems será el aumento que sientan en el costo de las vacaciones. En muchos casos, por ejemplo, optan por asegurar el alojamiento y la comida la llevan desde Mendoza y evitan salir a comer durante las vacaciones. En ese caso, por ejemplo, la "inflación" de sus vacaciones en Chile rondará el 45%.

Ahora tomá la calculadora y comenzá a mirar si es una buena opción apostar por las playas trasandinas durante estas vacaciones.

Esta nota habla de: