Triste despedida a Seba Simoncelli, padrino de la música e impulsor de nuevos artistas

Sebastián Simoncelli murió pronto y repentinamente, cuando nadie se lo esperaba y con muchos proyectos por delante junto a su familia y sus socios. Mendoza lo recordará como un gran impulsor de actividades y nuevos músicos.

Un promotor de la música y sus cultores, cabal, sencillo, humilde, desinteresado, se ha ido. Sebastián Simoncelli fue a hacerse ver por unas anginas al hospital y luego sobrevino lo inesperado: una infección, una cirugía, el coma y finalmente, esta madrugada, la muerte.


Emprendedores que sirven música gourmet: abre el Beat Club Mendoza

Nadie puede creerlo todavía, ya que sucedió a temprana edad, en el florecimiento de ideas y proyectos junto a su familia y seres queridos, que lo llevaban desde ser desde quien se imponía sobre los instrumentos para sacarles música, hasta ponerlos a disposición de quienes se van sumando al mundo artístico, día tras días.

Hace pocas semanas la presencia en Mendoza del Quinteto Revolucionario de la Fundación Astor Piazzolla le puso los reflectores encima: "Nos hemos encontrado con una persona que vale la pena conocer", dijeron sobre Simoncelli los músicos y arrancaron un aplauso para el entusiasta promotor cultural que esta madrugada ha perdido Mendoza.

Y así como ellos, muchos, muchísimos que se van enterando de la mala noticia, que genera un silencio en los bafles, una quietud de micrófonos, un apagón de instrumentos en su recuerdo, hasta que la música considere que es tiempo de sumarlo para siempre como parte de sus ritmos.



Esta nota habla de: