Machu Picchu tiene un nombre equivocado desde hace más de 100 años

Un historiador peruano y un arqueólogo estadounidense dicen que el pueblo precolombino fue llamado Huayna Picchu por los incas. Machu Picchu fue memorablemente "descubierto" por Bingham en 1911, aunque existe un consenso académico generalizado de que la ciudad perdida nunca estuvo realmente perdida.

Machu Picchu, uno de los sitios arqueológicos más conocidos del mundo, una maravilla de la arquitectura precolombina que ha sido estudiada de cerca durante décadas y una atracción turística que atrae a cientos de miles de visitantes cada año, no debió nunca llevar ese nombre.

Un nuevo artículo académico argumenta que desde su redescubrimiento hace más de un siglo, el sitio ha sido conocido con el nombre equivocado.

Un historiador peruano y un destacado arqueólogo estadounidense argumentaron que el sitio del patrimonio mundial de la UNESCO era conocido por sus habitantes incas como Huayna Picchu, el nombre de un pico que domina las ruinas, o simplemente Picchu.

En su artículo, publicado por Ñawpa Pacha: Journal of Andean Archaeology , Donato Amado Gonzales, del Ministerio de Cultura de Perú y Brian S. Bauer de la Universidad de Illinois Chicago, afirmaron que buscaron nombres de lugares en mapas del siglo XIX, información en documentos del siglo XVII y la notas de campo originales del explorador estadounidense Hiram Bingham, el descubridor moderno de la ciudadela inca, y descubrió que ninguna de las fuentes se refiere al sitio como Machu Picchu.

Se cree que una vez fue el retiro de verano del emperador inca Pachacutec. Machu Picchu fue memorablemente "descubierto" por Bingham en 1911, aunque existe un consenso académico generalizado de que la ciudad perdida nunca estuvo realmente perdida.

Pero Gonzales y Bauer dicen que sus hallazgos sugieren que en el momento de su redescubrimiento, las ruinas eran poco conocidas, incluso entre quienes vivían en la región de Cusco en Perú.

"Comenzamos con la incertidumbre del nombre de las ruinas cuando Bingham las visitó por primera vez y luego revisamos varios mapas y atlas impresos antes de la visita de Bingham a las ruinas", dijo Bauer. "Hay datos significativos que sugieren que la ciudad inca en realidad se llamaba Picchu o más probablemente, Huayna Picchu", afirmó.

Los investigadores encontraron que las ruinas de un pueblo inca llamado Huayna Picchu se mencionan en un atlas de 1904 que se publicó siete años antes de que Bingham llegara a Perú.

Además, los investigadores dicen que a Bingham se le informó en 1911 de las ruinas llamadas Huayna Picchu a lo largo del río Urubamba antes de salir de Cusco para buscar el sitio. El hijo de un terrateniente le dijo más tarde a Bingham en 1912 que las ruinas se llamaban Huayna Picchu, agregan.

Las conexiones más definitivas con el nombre original de la ciudad inca se conservan en los relatos escritos por los conquistadores españoles poco después de que se apoderaran de Cusco a fines del siglo XVI, según Bauer.

"Terminamos con un relato impresionante de finales del siglo XVI cuando los indígenas de la región estaban considerando regresar para volver a ocupar el sitio, al que llamaron Huayna Picchu", dijo.

La cumbre ahora conocida como Huayna Picchu, sigue siendo parte del sitio arqueológico y los visitantes pueden caminar hasta la cima para obtener la vista más impresionante de las ruinas de la cima de la montaña.

Si bien es probable que el estudio genere un nuevo debate, pocos historiadores parecen creer que un cambio de nombre está en las cartas para el sitio.

"Todos los nombres son inventados y cambiables y no hace mucha diferencia", dijo Natalia Sobrevilla, profesora de historia latinoamericana en la Universidad de Kent. "Excepto que ahora Machu Picchu es una marca establecida muy vinculada a la identidad peruana, entonces, ¿cuál sería el punto de cambiarla?".

El historiador peruano agregó: "Como dijo Shakespeare: 'Una rosa con cualquier otro nombre olería igual de dulce'".

Esta nota habla de: