Balanz Weekly: buena semana para los pesos

Aunque no fue una semana con grandes movimientos, los Soberanos Dólar linked operaron con spreads máximos y los bonos CER cerraron con subas. Los cedears siguen siendo los instrumentos elegidos a la hora de operar renta variable y el Merval cerró positivamente. Asimismo, se dio a conocer la recaudación de marzo, la cual mostró una suba interanual de 72%.

Balanz

La curva de globales cerró el punta a punta semanal prácticamente sin variaciones de precios. A diferencia de lo que señalamos en semanas anteriores, esta vez vimos algo más de compra en los globales cortos, especialmente el 2035, mientras que la demanda en globales largos parece haber perdido fuerza. De todas formas, el volumen operado en bonos soberanos argentinos sigue siendo bajo, los globales más cortos siguen operando por encima de 20% de rendimiento y la operatoria en el mercado local en muchos casos pareciera responder mayormente a negocios de contado con liquidación que a posicionamiento en bonos.

Respecto a los bonos en pesos, los mismos comenzaron a recuperarse a partir del martes a última hora luego del resultado de la licitación de los bonos duales de CABA. Se destacó el volumen de los bonos CER, que en el punta a punta semanal cerraron con subas de entre 0.75% y 5%, siendo el tramo medio el de mejor performance. Clientes institucionales estuvieron rotando posiciones de productos Badlar y Soberanos Dólar Linked a bonos ajustables por CER. Los Soberanos Dólar linked operaron esta semana en spreads máximos de DV+10.50% y DV+5.25% debido a que el ritmo de depreciación del dólar oficial continuó siendo bajo. Sin embargo, en los últimos días de la semana recuperaron algo de terreno quedando en niveles de DV+9.60 y DV+4.85% para los vencimientos de 2021 y 2022 respectivamente.

En cuanto a los bonos corporativos, fue una semana de poco movimiento. En los primeros días las ONs se mantuvieron bastante estables, pero a partir del jueves volvió a aparecer algo de volatilidad. Estuvieron particularmente ofrecidos los bonos de YPF, que mostraron retrocesos de hasta 5%, mientras que el resto de los corporativos ligados a O&G no tuvieron variaciones significativas. Por el lado del sector energético, vimos demanda más que nada en los bonos de Pampa, que subieron a lo largo de toda la curva entre 1,5 y 2,5%.

Fuera de estos bonos, fue una semana bastante tranquila, sin variaciones de precio prácticamente.

La tendencia en las acciones no cambia. Sin drivers positivos que hagan reaccionar al mercado, seguimos observando un muy bajo volumen operado, evidenciando el poco interés en las empresas locales. Los cedears siguen siendo los instrumentos elegidos a la hora de operar renta variable en el Merval, donde los volúmenes triplican a los montos de acciones. El índice Merval presentó una suba del 1.80% siguiendo la apreciación del dólar CCL que claramente presionó al alza las cotizaciones locales. De esta manera, el índice se ubicó en los 48.846 puntos. En este contexto, se vieron principalmente subas en el panel general. Las únicas bajas fueron HARG (-1.74%), CVH (-1.27%) y TGSU2 (-0.36%). Mientras que las principales alzas fueron CRES (13.41%), EDN (6.07%), BBAR (3.12%) ALUA (2.66%), entre otros.

Dentro del ámbito económico, la atención se mantuvo principalmente en torno a las nuevas restricciones anunciadas para frenar la aceleración en los casos de coronavirus, donde la principal pregunta es cuál será el impacto en la actividad, y su correlato en los números fiscales. Por ahora, el efecto pareciera ser bajo, ya que se imponen restricciones solamente en algunos sectores. Sin embargo, el impacto se encuentra sujeto a la dureza de las restricciones en el transporte y de la evolución de la ocupación de unidades de cuidados intensivos, dado que un aumento en su ocupación llevaría a mayores restricciones de movilidad.

Por otro lado, se dio a conocer la recaudación de marzo, la cual mostró una suba interanual de 72%. El resultado mostró una aceleración respecto al mes anterior, aunque cabe destacar que el resultado de marzo incluyó en gran parte los efectos de la pandemia, ya que los menores niveles de recaudación se registraron en los meses de marzo y abril del año pasado. Finalmente, INDEC dio a conocer nuevos indicadores de la actividad correspondientes a febrero, donde pese a haberse mantenido en terreno positivo revelaron una desaceleración en las subas. Por un lado, la actividad en la industria manufacturera subió 1,6% i.a. mientras que la actividad en la construcción registró un alza interanual de 22,7%.

Esta nota habla de:
Más de Economía