Cómo el vino se abre paso en los bares de moda de Bogotá

Dos bares del bulevar más cool de Bogotá, Gitano Bodega y Taninos Park Wines, salieron a "alfabetizar a la gente respecto a lo que es un buen vino y un buen maridaje".

El vino asume protagonismo en la noche más cool de Bogotá. Allí, en pleno Park Way o Avenida 24, la zona situada en el Barrio La Soledad de la localidad de Teusaquillo, en el centro bogotano, se abre paso una campaña para que el vino le juegue una pulseada a la moda del consumo de cerveza. 

Esa área fue diseñada como un jardín entre las calles 45 y 36 y varios de sus aspectos se desarrollaron con base en las indicaciones del urbanista Karl Brunner.

En su bulevar, según da cuenta la prensa colombiana, dos bares, Gitano Bodega y Taninos Park Wines, salieron a "alfabetizar a la gente respecto a lo que es un buen vino y un buen maridaje".

Este fin de semana se realizó allí el "Vino al Park Way", un evento que unió a dos bares que decidieron ir contra corriente, pues la bebida predilecta de este sector es la cerveza artesanal.

"Yo creo que el vino es de esas bebidas espirituosas, creo que tiene que potencializarse más", aseguró Lida Cubillos, la dueña de Gitano.

Cada bar tiene por lo menos 130 referencias en vinos, con copas desde $16.000 hasta $25.000 (desde 500 hasta 800 pesos argentinos) y botellas desde $40.000 hasta $480.000 (1.300 hasta 14 mil pesos argentinos), "la idea también es democratizar el consumo del vino", aseguró Lida. Es por esto que ambos bares manejan una gama muy amplia en términos de sabores y precios.

"El vino se conoce como una bebida con la que se debe tener mucho conocimiento y status, la idea es desvirtuar eso. Para tomar vino no debes conocer de vinos, simplemente debes tener la curiosidad para empezar a aprender", explicó Ángela Orbes una de las dueñas de Taninos Park Wines.

Detrás de cada copa de vino hay una historia, arte, cultura y geografía, "consideramos que el vino no es solo un producto de consumo", añadió. Entonces, aprender de vinos no es solo saber realizar un buen maridaje, aunque lleva una carga importante.

Datos: nuevo nicho de vinos de barrio nace en el Park Way, en Bogotá

Maridaje

Ambas parten de la premisa de que no hay vino bueno ni vino malo. Así mismo, las dos dueñas opinan que el precio no tiene relación con la calidad del vino. "Todo depende de los gustos y del escenario en el que se tomará el vino", dijo Ángela, según consignó el diario La República en Bogotá.

Incluso, Lida aseguró que el gusto del vino tiene relación con el estado de ánimo, con la compañía y las papilas gustativas. "No siempre el vino va a saber igual, por ejemplo si me tomo un Malbec hoy que estoy en mi casa terminando una jornada, me va a saber muy diferente a si me tomo ese mismo vino un sábado en una fiesta".

Están en contra de las fórmulas simplistas en las que unen la carne roja con el vinos tintos y carnes blancas con vinos blancos. "El maridaje significa matrimonio y, como en un matrimonio, uno intenta que haya armonía. El vino es armónico dependiendo de cómo se prepare la comida", aseguró Lida.

Taninos Park Wines

"Nuestra propuesta es hablar mucho con el cliente, le preguntamos si quieren el vino del nuevo mundo o del viejo mundo, contamos la historia detrás del vino y ayudamos a elegir el mejor según la ocasión", así describió la atención en su bar Ángela.

Gitano Bodega de Barrio

Gitanos hace alusión a su nombre, "es un concepto de constante cambio y transformación", aseguró su dueña, "cambiamos la carta constantemente, los vinos y las comidas". Además, dijo que para los gitanos uno de los pilares es la familia, por lo cual intenta tratar a todos sus clientes de esta manera. "Si quieres ir un día sola, allá estaremos muy pendientes de ti", concluyó.

En las redes, y con vinos argentinos, como Familia Cassone, Catena, La Linda y otros

Esta nota habla de: