Fue denunciada junto a De Vido y ahora deberá garantizar transparencia en YPF

La petrolera confirmó cambios en la estructura organizativa de primer nivel. Nombró a María de las Mercedes Archimbal como CCO, un cargo obligatorio para cotizar en Bolsa.

A partir de la designación de Sergio Affronti como CEO de YPF, distintos cambios se sucedieron en la estructura de la petrolera, destacándose la salida del presidente Guillermo Nielsen, remplazado por el exdiputado kirchnerista Pablo González. En cada modificación quedó en evidencia la intervención de Cristina Kirchner, ratificada en las últimas horas con otra medida resonante.

Este miércoles, YPF comunicó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) la salida de la Chief Compliance Officer (CCO), María Luján Bianchi, quien había asumido en el cargo en 2018, durante la gestión de Miguel Gutiérrez. En su lugar, el Directorio de la compañía nombró a María de las Mercedes Archimbal, quien en otra etapa ejerció la función de síndica de la petrolera.

Archimbal, como nueva CCO, deberá garantizar la transparencia dentro de la empresa: asegurar que no existan políticas anti-éticas y se implementen normas anti-corrupción. De hecho, es requisito que exista un CCO para cotizar en bolsa (es norma de la SEC, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos).

Para ocupar ese cargo de gran relevancia, qué básicamente consiste en garantizar transparencia en la compañía, se designó a Archimbal, que en 2018 fue denunciada por la Oficina Anticorrupción junto al exministro de Planificación Julio De Vido por la firma de un contrato y entrega de 70 millones de dólares para una obra inconclusa en Santa Cruz.

Concretamente, Laura Alonso denunció a De Vido, al exgobernador de Santa Cruz Daniel Peralta; a los exsecretarios de Energía Daniel Cameron y Mariana Matranga; al presidente de la empresa BTU, Carlos Mundin, que debía construir un gasoducto; y a integrantes de Nación Fideicomisos, entre los que se encontraba la flamante CCO de YPF.

Para cotizar en Bolsa, cada empresa debe tener un CCO.

Previamente, en 2012, Archimbal -con apenas 29 años- integró la primera Comisión Fiscalizadora de YPF tras la expropiación a Repsol (síndica titular), función por la que también fue denunciada, en este caso, por Ricardo Paz Herrera, un accionista minoritario de la empresa que denunció que en el litigio por la expropiación se licuaron deudas millonarias.

Más allá de su participación como síndica de YPF y de Nación Fideicomisos, Archimbal fue funcionaria del Poder Ejecutivo durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner. Entre otros cargos, fue coordinadora de la Subsecretaría de Promoción al Financiamiento de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria.

Tras la victoria del Frente de Todos en 2019, Archimbal regresó a YPF en septiembre de 2020, como líder de Implementación y Monitoreo de Procesos. Y este miércoles se convirtió en la nueva Chief Compliance Officer, un cargo de similar importancia a la del CEO de una compañía.

Esta nota habla de: