La fábrica mendocina de piletas que nació en un taller de barrio y ahora se expande al mundo

IPC ya exporta piscinas fabricadas en Mendoza al mundo, pero la actividad no nació de un repollo: una trayectoria que empezó en un pequeño taller de barrio y que no paró de crecer, con esfuerzo y dedicación. Aquí, la historia y las perspectivas del proyecto, contadas por Mariano Paz a Nihuil.

La historia de vida de la pyme IPC da cuenta que nació en un taller de barrio en San José, en Guaymallén, para luego ir creciendo hasta tener una empresa y luego una fábrica que nunca dejó de crecer.

El secreto, según Mariano Paz, gerente de marketing, fue "no dejar de innovar hasta ser la más grande del país", según lo contó en el programa "Primeras voces" por Radio Nihuil, esta mañana.

"Cada vez más empresas quieren vender nuestras piscinas en las provincias, pero nos pasó que empezaron a llamar proveedores de otros países. no nos creíamos a la altura ya que habíamos empezado con una inversión de 10 mil dólares invitando a los amigos del barrio a jugar en esto, a armar a una empresa", contó.

Así, "llegamos a invitar a los amigos de los amigos, hasta ahora que llegamos a competir en escenarios internacionales", relató el referente de la empresa que ahora exporta piletas y que fue visitada recientemente por el gobernador Rodolfo Suarez.

El proceso de comercio internacional se vio alimentado por una pandemia en la que mucha gente que no podía o temía salir de sus casas, empezó a comprar piletas, marcando un récord.

Paz señaló que eso "puso mucho en valor mejorar las viviendas y desde abril del año pasado empezamos a recibir transferencias y señas online para comprar piscinas hasta que las pudiéramos instalar".

Sobre el proceso exportador y sus obstáculos, sostuvo que "hay muchas cosas que uno no conoce y por eso hay que rodearse de personas que ya lo hayan hecho. Hay que conocer muy bien las dinámicas, los costos y eso lleva un tiempo. El envío del material no es sencillo, pero con un equipo de profesionales se puede. Lo fuimos armando cuando vimos que se podía lograr y es necesario para no tener sobresaltos en las fechas de entrega. Nuestro primer contenedor llegará a Florida entre febrero y marzo", explicó Paz.

Sobre el transporte, señaló que "no hay tantos problemas en el envío", al hablar sobre las posibilidades de que piscinas de tal tamaño se vean afectadas en el traslado. Indicó que "solo caben 9 por cada contenedor".

En tanto, al referirse a la coyuntura económica, explicó que la empresa tuvo que buscar nuevos proveedores "porque no había ninguno que no tuviera problemas". A la vez, dio cuenta de la complejidad de "no contar en planta con el personal todos los días, por sospechas o casos concretos de covid" y, a pesar de eso, tratan de seguir adelante con la cadena de fabricación y provisión, en medio de una realidad pandémica que afecta a toda la cadena.

Esta nota habla de:
Más de Economía