Lo que tenés que saber del nuevo congelamiento de los créditos UVA

La nueva normativa establece que el congelamiento del valor de las cuotas al valor de marzo hasta el 31 de enero. Las deudas acumuladas por la diferencia en el monto de las cuotas no se pagarán en cuotas cuando se produzca el descongelamiento.

El Gobierno nacional prorrogó extendió hasta el 31 de enero el congelamiento de las cuotas de los créditos otorgados por los bancos a casi 95.000 familias en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA).

El decreto indica que hasta el 31 de julio de 2022, las entidades financieras deberán habilitar una instancia para considerar la situación de aquellos clientes que acrediten que el importe de la cuota a abonar supera el 35% de sus ingresos actuales.

Las deudas acumuladas por la diferencia en el monto de las cuotas no se pagarán en cuotas cuando se produzca el descongelamiento. Se pasarán a uvas y se capitalizarán para el final del crédito.

Todo lo anterior se resume en que las cuotas comenzarán a descongelarse desde febrero del próximo año y en ese momento debe haber un plan de convergencia hasta julio de 2022. El objetivo del plan será evitar un salto en el valor de las cuotas que podrían ser de hasta el 70 por ciento.

Con este esquema, entre febrero 2021 y julio 2022, las cuotas aumentarán un 168 por ciento, entre la inflación (según Rem) y lo ajustado por el plan de convergencia, según un informe realizado por el economista Federico González Rouco que reproduce Página/12.

La nueva normativa establece que el congelamiento del valor de las cuotas, la suspensión de ejecuciones, la prescripción y caducidad de procesos de ejecución y las inscripciones registrales se extienden hasta el 31 de enero.

En el congelamiento entre septiembre 2019 y febrero 2020, las deudas fueron absorbidas por el Estado, por un monto de 690 millones de pesos.

Esta nota habla de:
Más de Economía
Cómo pueden coexistir el dinero público y privado en la era digital

Cómo pueden coexistir el dinero público y privado en la era digital

Tobias Adrian y Tommaso Mancini-Griffoli prepararon para el FMI este informe que difundió la entidad de crédito en "Diálogo a fondo" y que afirma: "Los fondos privados que pueden convertirse a valor facial fijo en una moneda del banco central pasan a ser un depósito de valor estable".