Mendoza lideró a nivel nacional el crecimiento del empleo en la Economía del Conocimiento durante 2019

A nivel nacional, la llamada "economía del conocimiento" se ha convertido en la tercera fuente de ingresos por exportaciones de Argentina, superando los 6.000 millones de dólares anuales, con un fuerte superávit. Emplea a 418.000 personas de manera directa.

Carlos Pallotti

Según datos recientemente publicados por el Ministerio de Trabajo de la Nación a través del SIPA (*1), durante el año 2019 se generaron en Mendoza 959 nuevos empleos registrados en las actividades incluidas en lo que se conoce como la "Economía del Conocimiento". De esta manera, la provincia (que totalizó 13.516 empleos en la suma de todas las actividades) tuvo la tasa más alta de crecimiento interanual de Argentina, por encima de la propia Ciudad de Buenos Aires. 

En otras palabras, uno de cada cuatro empleos que se generaron en Argentina fueron aportados por empresas radicadas en Mendoza.

Pero no es un fenómeno nuevo localmente: el empleo mendocino en este sector viene creciendo desde el inicio del siglo, pero se ha acelerado en los últimos cinco años. Y este crecimiento se produjo en un año (2019) que fue particularmente malo para el empleo a nivel nacional, donde se perdieron 166.800 puestos de trabajo (1.640 en Mendoza). En ese contexto, se torna más relevante aún el crecimiento.

De esta manera, Mendoza se va convirtiendo paulatinamente en la "Tierra del Sol, el buen Vino y el Conocimiento", como bien se mencionó recientemente.

En este sentido, se ha consolidado el Parque TIC -que motivó la sanción de una ley que duplicará próximamente su superficie-, el suceso de la industria audiovisual, la radicación de nuevas empresas (Mercado Libre, Lagash, Everys, Ethemax, Almundo, Globant, etc.), la consolidación de un sistema emprendedor muy dinámico y el crecimiento de muchas empresas mendocinas dedicadas a esta pujante actividad. Y esto apalancado por un sistema educativo que es el principal factor competitivo de la provincia.

El gobierno impulsó el programa Mendoza Tec, con financiamiento del BID y apoyo del sector privado, que puso el énfasis en la capacitación de personas en programación y la atracción de inversiones; así como también liberó Mendogrammers por el cual miles de estudiantes mendocinos pudieron capacitarse en principios de programación, entre otras iniciativas destinadas a estimular el sector en la provincia.

La producción mendocina de productos y servicios, fruto del talento de nuestra gente, se destina en apoyar, tanto el desarrollo provincial en otras actividades, como también ofrecerlas a otros mercados, especialmente en el exterior. Varias oficinas de empresas cuyanas, tienen el inglés como idioma obligatorio, dado que interactúan con clientes y colegas en otras locaciones alrededor del mundo diariamente.

A nivel nacional, la llamada "economía del conocimiento" se ha convertido en la tercera fuente de ingresos por exportaciones de Argentina, superando los 6.000 millones de dólares anuales, -y con un fuerte superávit-, y que emplea a 418.000 de manera directa. Y todo indica, que aún en las condiciones especiales que vivimos fruto de la pandemia, este año pasara a ser el segundo rubro exportador a nivel nacional.

Mendoza tiene todas las condiciones para seguir creciendo y convertirse en un lugar destacado para el desarrollo de software, servicios profesionales, biotecnología o la producción audiovisual a nivel latinoamericano. Solo hay que perseverar en las acciones públicas y privadas para que siga generando empleo y riqueza. Entre ellas, lo primordial es preparar a nuestra gente en las habilidades digitales que el mundo moderno necesita.

EL AUTOR. Carlos Pallotti es especialista en desarrollo tecnológico y productivo. Fue Subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos de la Nación entre otros cargos.

(*1) Sistema Integrado Previsional Argentino

Esta nota habla de:
Más de Economía