Petróleo: un encuentro icónico que reveló una interna entre empresarios mendocinos

Por primera vez en años, todos los actores del upstream de Mendoza, incluyendo los diferentes sindicatos, participaron de una misma reunión. El encuentro fue convocado por la comisión de Energía y Combustibles de Diputados. Quiénes participaron y qué dijeron.

Después de mucho tiempo de recelos entre distintos sectores vinculados a la actividad petrolera de Mendoza, todos los actores del upstream (exploración, perforación y extracción de crudo) confluyeron en un mismo encuentro, vía Zoom, para analizar la crisis histórica que atraviesa la industria y los pasos a seguir rumbo a una recuperación. Sin embargo, la reunión también dejó entrever la interna que atraviesa a los empresarios de servicios.

En primer lugar, el encuentro -dedicado exclusivamente a la industria petrolera de Mendoza- fue convocado por la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados de la Nación, presidida por el neuquino Darío Martínez e integrada, entre otros, por Omar De Marchi y Jimena Latorre, de Juntos por el Cambio, y Omar Félix, del Frente de Todos (también participó José Luis Ramón).

Antes de ahondar en el contenido del encuentro, llamó la atención que por parte de las empresas de servicios haya dos representantes. Por un lado, estuvo Hugo D'Agostino, presidente de la Cámara Mendocina de Empresas de Servicios Petroleros (Camespe), pero también participó German Griffouliere, que si bien formalmente es parte de Camespe, pasó a encabezar un nuevo grupo al que denominaron "El Bloque".

Según pudo reconstruir Memo, hay un grupo de empresarios que, por un lado, no comparten "cierta burocracia" por parte de Camespe e incluso afirman haber sido "discriminados". Por lo tanto, decidieron armar un espacio independiente, de cámara de servicios petroleros -Bloque Empresario- cuyo referente es Griffouliere, y que de acuerdo con los testimonios recogidos, mantiene una visión más optimista de la situación y una relación más amena con los sindicatos, especialmente el de Jerárquicos.

Consultado por Memo, Griffouliere explicó que "El Bloque" surgió como algo "momentáneo", derivado de la difícil coyuntura, pero "se fue transformando en una especie de clúster donde compartimos soluciones y problemas en común". "Somos unas 30 empresas (Camespe agrupa a unas 200), con 2.000 empleados aproximadamente", añadió, y aclaró que la nueva "cámara" también está integrada por "muchas empresas que no estaban adentro" de Camespe.

"Está complicado, pero hemos visto una luz y vamos a terminar salvando a las empresas", señaló Griffouliere, una visión optimista que se contradice con lo planteado por D'Agostino. "Las empresas se han ido endeudando y si esto no se revierte, con un acuerdo, muchas empresas van a quebrar", respondió, en parte, el presidente de Camespe a este diario, tras el encuentro que tuvo lugar el miércoles.

Quiénes estuvieron y qué dijeron

En representación de la provincia, participaron el ministro de Economía, Enrique Vaquié, y el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú. Más allá de la coyuntura, ambos coincidieron en plantear una visión a largo plazo, y volvió a surgir la necesidad de desarrollar un polo productivo en la zona de Pata Mora, en la región más austral de Malargüe, uno de los puntos que compartieron todos los participantes.

En tanto, en representación de YPF, además del director por Mendoza, Martín Kerchner, participó Adolfo Sánchez, gerente de Asuntos Externos Regionales de la compañía. La compañía es un actor clave para la provincia, ya que cerca del 80% de la producción petrolera depende de esta operadora y, en ese marco, ha habido un acercamiento con otros actores de la cadena, como empresas de servicios y sindicatos de trabajadores.

En este sentido, ya se acordó que desde la próxima semana YPF activará más equipos, permitiendo un mayor trabajo de empresas de servicios y mejor rotación de empleados que, en una gran cantidad, están suspendidos mientras cobran un porcentaje de sus salarios. "Van a empezar a subir equipos de workover y pulling, era lo que queríamos nosotros, para que la gente trabaje 14 días, por 7 de franco y sólo 7 suspendidos. De esa manera, pueden subir todos", añadió Castro, titular del Sindicato de Petróleo y Gas.  

Básicamente, los equipos de pulling, a los que hizo referencia Castro, se utilizan para arreglar averías en un pozo o cambiar una bomba o un tubing; en cambio, los equipos de workover sirven para hacer trabajos de "cirugía mayor", también en el pozo.

Si bien las negociaciones con el gremio Jerárquicos están más avanzadas, desde el Sindicato de Petróleo y Gas también se mostraron abiertos a ceder en algunos puntos frente a la crisis histórica de la industria. "Todos tenemos que poner algo porque, si no, no trabajamos. Tenemos que tratar de qué forma colaboramos o aportamos para que la gente vuelva a trabajar", consideró Castro, mientras que Matamala subrayó que ese acuerdo fue previo a la reunión de esta semana, la cual consideró "simpática".

Esta nota habla de:
Más de Economía