Explotan las acciones de Bioceres luego de que China aprobara su soja antisequía argentina

"Todos los principales productores de soja en el mundo ya lo habían aprobado. Ahora también lo hizo China, el principal importador y consumidor de soja. Esto confirma que nuestro país es pionero en su capacidad de innovar en biotecnología a nivel global", indicaron desde Bioceres en redes sociales.

Las acciones de la compañía Bioceres escalan en Wall Street más de 19 por ciento y hay un motivo que lo explica y es histórico: el Gobierno de China aprobó la soja tolerante a sequía que esa firma creó, la HB4. La decisión fue dispuesta por el ministerio de Agricultura de ese país, el mayor importador de grano de la oleaginosa del mundo (adquirió 96,54 millones de toneladas en 2021). La información fue anticipada por Bloomberg y la propia compañía Bioceres, en sus redes sociales.

La firma obtuvo en 2015 la aprobación de esa soja en la Argentina, pero quedó condicionada la comercialización a una autorización en China. La tecnología ya tiene permisos respectivos también en los Estados Unidos, Brasil, Canadá y Paraguay. 

Todos estos países con la Argentina representan el 84% de la producción global de soja. Conocida la noticia, en el Nasdaq de los Estados Unidos la acción del Grupo Bioceres, que integra la firma, llegó a superar el 26% en un momento.

Explotan las acciones de Bioceres luego de que China aprobara su soja antisequía argentina

La génesis de esta soja viene de un trabajo que realizó la investigadora Raquel Chan, que encontró en el girasol el gen de la resistencia a sequía.

Como primer producto, la empresa apuntó a la soja tolerante a sequía, considerado clave para hacer frente a años de bajas precipitaciones como el último ciclo agrícola. La soja en la Argentina tiene una superficie estancada. En rigor, de los 20 millones de hectáreas que llegó a alcanzar ahora ronda los 16 a 17 millones de hectáreas. Con retenciones más altas que el maíz, resignó hectáreas, entre otros motivos.

En tanto, luego presentó el trigo tolerante a sequía. Este material en la Argentina se autorizó de manera condicional a un permiso de Brasil, el mayor comprador del trigo argentino. El vecino país dio un permiso de importación de su harina, no de grano todavía.

Bioceres integra el grupo Bioceres Crop Solutions (Biox), donde participan capitales argentinos. Está formado en un 50% por Bioceres, donde confluyen unos 300 productores agropecuarios y empresarios reconocidos como Hugo Sigman y Gustavo Grobocopatel. El otro 50% está en manos del mercado.

Recientemente, el grupo se quedó con una empresa de productos de bionutrición y cuidado de las semillas para el agro en los Estados Unidos a cambio de US$243 millones. Se trata de la compañía Marrone Bio Innovations, de Davis, California.

Reacciones

Bioceres indicó que el pedido de autorización en China había sido presentado el 21 de octubre de 2016. "Es la primera vez que un evento argentino recibe la aprobación de China", indicó.

"Todos los principales productores de soja en el mundo ya lo habían aprobado. Ahora también lo hizo China, el principal importador y consumidor de soja. Esto confirma que nuestro país es pionero en su capacidad de innovar en biotecnología a nivel global", indicaron desde Bioceres en redes sociales.

"El mundo necesita cada vez más alimentos, y enfrenta cada vez mayores amenazas climáticas. Hoy demostramos que Argentina puede ser líder en encontrar soluciones a uno de los grandes desafíos del siglo XXI. Estamos contentos y orgullosos", agregaron.

"Bravo @grupobioceres Futuro allá vamos!!!!", reaccionó en Twitter el empresario agroindustrial Gustavo Grobocopatel.

Desde la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara), fuentes de la entidad dijeron a este medio: "Celebramos las aprobaciones de la tecnología argentina como siempre". Luego agregaron: "Pero de parte de la exportación solicitaremos las mismas garantías que se aplican en el trigo [en el caso del cereal transgénico las exportadores piden a los productores que expresen que su cereal no es transgénico], para evitar problemas en mercados que no tienen aprobada la soja HB4, que son la gran mayoría de los mercados".

Esta nota habla de: