Cómo será el nuevo centro de salud que tendrá Lavalle y a cuántos habitantes alcanzará

Las obras están avanzadas en 75% y se enmarcan en una red de infraestructura hospitalaria que se está realizando en distintos puntos de Mendoza.

A partir del último trimestre de este año, más de 15.000 habitantes de la comunidad lavallina tendrán a disposición un nuevo centro asistencial de mediana complejidad. Articulará el trabajo con el del Hospital Dr. Domingo Sicoli para descomprimir la atención de las emergencias en el centro asistencial derivando allí solamente los casos más complejos.

En este sentido, el Gobierno de Mendoza informó que viene trabajando sostenidamente en la culminación del Centro de Salud 43, de Costa de Araujo. Por diversos factores, la obra quedó paralizada cuando se había alcanzado 50% de la construcción.

Esta mañana, el subsecretario de Obras Públicas, Jorge Simoni, inspeccionó los trabajos y destacó la importancia de la obra en el marco de una serie de intervenciones y nuevas licitaciones que viene haciendo. Entre ellas, la finalización del Hospital Lagomaggiore, la guardia del Schestakow, la nueva red de gas del Perrupato, el microhospital en el predio de la DINAF, el laboratorio de salud pública en el Hospital Lencinas y la construcción del nuevo edificio del Gahilac.

Actualmente se trabaja en la finalización de los cielorrasos, la red de gas natural, la extensión de acometidas y la construcción de una subestación transformadora.

Centro de mediana complejidad

La obra de construcción del efector se ubica en un predio de 5.033 metros cuadrados sobre la Ruta Provincial 34, en la zona norte del oasis del río Mendoza.

La premisa del proyecto del centro de salud fue realizar un edificio sin barreras arquitectónicas, por lo que se tuvo en cuenta el acceso y circulación de personas con discapacidad, incorporando rampas y todo tipo de instalaciones y servicios para ese fin.

El edificio cuenta con área de administración, salón de usos múltiples, espacio de espera para el público, farmacia, consultorios externos de adultos y pediatría, laboratorios, área de diagnóstico, guardia y atención de urgencias, internación abreviada, esterilización, servicios, taller de mantenimiento, depósitos de insumos, depósito de cadáveres, guardias médicas con salas de espera, salas de máquinas, residuos patológicos y servicios generales.

La relación del edificio con el área circundante es respetuosa, puesto que el proyecto se desarrolla en un solo nivel, salvo un entrepiso donde se aloja un depósito de insumos, con acceso desde el área técnica, a través de una escalera de estructura metálica. Se respetan las áreas públicas de ambos frentes del edificio, cediendo importantes retiros, otorgándole así una jerarquización a cada acceso.

Los patios internos entre pabellones otorgan buena iluminación natural, y a su vez sirven al público de espacios de relajación, ya que se han proyectado pérgolas y canteros con vegetación y árboles que otorgarán sombra y servirán como espacios de esparcimiento a las esperas.

Se han priorizado dos accesos de público, uno al área de atención ambulatoria, y el otro al servicio de guardia y urgencia. Se ha previsto un acceso vehicular restringido que recorrerá el contra frente del mismo, en forma de "L", proporcionándole así a todo el personal que allí preste servicios un acceso diferenciado, espacios para estacionamiento vehicular y de bicicletas.

Esta nota habla de:

Más leídas de Hechos