Cuando la luz forma parte del arte

Alejandra Cicchitti muestra otro de los métiers poco conocidos del mundo del teatro, de la danza, del cine, de la música, de la televisión: la iluminación. El entrevistado es un gran referente en Mendoza de las artes visuales: Tito Garnica.

Alejandra Cicchitti

Alejandra Cicchitti sigue compartiendo con nuestros lectores otro de los métiers que se conoce poco y está presente en el mundo del teatro, de la danza, del cine, de la música, de la televisión: la iluminación.

El entrevistado es un gran referente en Mendoza, con muchos años de experiencia y además conocidísimo en el ambiente de las artes visuales: Tito Garnica.

-¿Desde cuándo trabajás como iluminador?

-Hace más de 30 años. Durante la secundaria cree mis propios equipos. Hay algo de autodidacta en mis comienzos pero pronto llegó el tiempo y la inquietud de interiorizarme en el tema. Asistí a seminarios, jornadas y desde siempre hago mis propias investigaciones.

-¿Cuál ha sido tu trayectoria?

-Trabajé en el Teatro Independencia durante 8 años desde la última remodelación que comenzó alrededor del año 2000. Tuve el rol de Supervisor, nombrado por el Ministerio de Cultura para trabajar codo a codo con los arquitectos e ingenieros. Una vez inaugurado, quedé como Jefe de iluminación.

No recuerdo exactamente, pero he sido Supervisor técnico en unas 15 Vendimias en el Frank Romero Day, trabajé 15 años para Canal 9 y también he hecho algo de cine. Trabajé en muchas Vendimias departamentales, festivales populares, obras de teatro, de títeres, espectáculos de danza, shows de música...

Obra "Estrategias para habitar un cementerio"

-¿En qué ramas del arte está presente la iluminación?

-La Iluminación es una sola rama. Pero es muy distinta entre el ámbito teatral (donde entran las obras y también los espectáculos de danza); los shows y conciertos musicales y el cine que tiene más que ver con la fotografía. Siempre hablamos de luz, pero son conceptos distintos. Con la televisión también es diferente, es en vivo y la luz está en ese momento, todos la ven.

"Ciclo Historia Clínica" en Canal 9

-¿Cuál es la misión de la iluminación?

-En todos los casos, la iluminación refuerza el mensaje de lo que se está viendo (en el caso del cine o televisión) y de lo que se actua (en el teatro). Siempre hay un menaje que puede ser directo o indirecto. Aunque no haya texto o actor, la luz da un mensaje. Creo sin lugar a dudas que es otro de los elementos comunicadores de una escena.

-¿Quiénes participan para lograr la tarea?

-Hablando en general está el iluminador propiamente dicho, el diseñador, el técnico y el operador. El diseñador crea la obra lumínica, decide, toma decisiones, elige la paleta de colores, las posiciones y arma la partitura de luces (cuando se prenden y cuando se apagan). El operador desde la consola ejecuta las luces que el diseñador creo, en base a sus indicaciones. Puede coincidir que el diseñador y el operador sean la misma persona o estar trabajando uno al lado del otro. El técnico de luces arma la base, cuelga los faroles, los artefactos de iluminación, los pone en la posición según lo que el diseñador ha planificado.

-¿Cuáles son los elementos u objetos que necesita un iluminador?

-Hay equipamiento que nació con el escenario como las candilejas (que eran velas), luego fueron de candil y luego de lámparas incandescentes. Ahora son de led y con comando digital.

Los equipos más usados en un escenario son los reflectores con lente Fresnel que proveen luz suave o blanda y de as regulable y abierto. Los que tienen espejo elipsoidal son muy precisos y se pueden ajustar con lentes. Hoy los escenarios pueden contar con equipos led que tienen millones de combinaciones de colores de forma remota y con equipos de movimiento y combinaciones de figuras y sombras.

-¿Qué ha pasado con la nueva tecnología en este oficio?

-La tecnología como en todos los ámbitos ha cambiado este métier pero no es que haya ayudado, ha sumado. Todavía se puede hacer iluminación con lámparas halógenas, con filtros tipo gelatina, de papel digamos, los que usamos para cambiar el color de la luz. Yo personalmente prefiero lo análogo porque hay varios detalles como la temperatura lumínica que es diferente. Lo nuevo no ha dejado atrás lo otro.

-¿Cuál es la rama del arte que más te atrae?

-El teatro, porque exige más dedicación y precisión. El iluminador tiene que estar en contacto con el libreto, con el director, ensaya con los actores, escucha, propone y trabaja en conjunto con el escenógrafo. Además en el escenario el público está a pocos metros de distancia.

Imaginate lo que es estar frente a la inmensa y compleja consola de luces de la Vendimia Central, sabiendo que hay entre 50.000 y 70.000 personas esperando que empiece la función, más los millones que la seguirán por televisión y las redes. Esa adrenalina es la que me gusta.

-¿Uno de los últimos trabajos que has hecho? ¿Lo que vendrá una vez que pase esta situación de confinamiento?

-El año pasado estuve a cargo del diseño de luces de la obra "Telemaco Sub Europa". Resultó ganadora del Festival Provincial de Teatro. Fue algo muy lindo.

Con esta situación de confinamiento se cortaron todas las actividades del mundo del espectáculo y de los eventos sociales que son una gran fuente de trabajo. Mirando con esperanza espero que podamos seguir mostrando esta obra ganadora y que compita en el Festival a nivel nacional y que las cosas vuelvan de alguna manera a su cauce, una vez que pasen estas circunstancias excepcionales.

Esta nota habla de:
Más de Hechos