Aportes a la política nuclear argentina

Un documento elaborado por Diego Grau, exministro en Mendoza y actual artífice del IAE Mosconi, en torno a la energía nuclear en Argentina.

Diego Grau

Argentina ha desarrollado experiencia en tecnología nuclear, contando en la actualidad con tres centrales nucleares en operación: 

1. Atucha I de 362 MW de potencia, que funciona desde 1974 con uranio natural levemente enriquecido. Reactor presurizado PHWR. (Primera central nuclear de América Latina). 

2. Embalse Rio III de 680 MW, sistema tecnológico canadiense CANDU que funciona con uranio natural y agua pesada, recientemente repotenciada. (Funciona desde 1984, repotenciada en 2019). 

3. Atucha II, de 745 MW instalados, de uranio natural y agua pesada. Empezó a funcionar en 2006, luego de varios años de paralización. 

Las centrales nucleares trabajan produciendo energía eléctrica de base en forma permanente, sin interrupciones. Pueden reemplazar a la generación térmica y contribuir a reducir contenido de carbono propio de la generación térmica y ser un complemento a la matriz energética renovable, ya que no produce gases de efecto invernadero. 

Energía y Economía: La caja está abierta y Pandora perdió la llave

Los plazos y costos de instalación de centrales nucleares son muy elevados. Y es preciso evaluar correctamente la competitividad técnica, económica y ambiental frente a las otras tecnologías existentes. 

Agregar energía de base con los costos de centrales nucleares debe ser parte de un "Plan Energético Nacional" de largo plazo a ser consensuado políticamente, requiriéndose profundos estudios de factibilidad. 

La tecnología de minería y enriquecimiento del uranio, elaboración de combustibles, producción de agua pesada, y la deposición final de material radioactivo son parte de estos necesarios estudios de factibilidad. 

Últimamente, se han estado difundiendo posibilidades de construcción de una cuarta central nuclear argentina. 

Energía: Soplan fuertes vientos de cambio

Por un lado, han habido conversaciones y negociaciones entre la Secretaría de Energía con la Agencia Nacional de Energía de China y la Corporación Nuclear Nacional de ese país, para una Central Nuclear china, consistente en un reactor HPR 1000 tipo Hualong de 1.200 MW, tipo PWR (Pressurized Water Reactor, uranio enriquecido y agua liviana). Costo del orden de 8.000 MM U$. Por otro lado, trascienden las propuestas de Rusia a través de Rosatom (empresa estatal nuclear rusa) para instalar en Argentina una central nuclear grande, o reactores medianos, o una central nuclear flotante. 

La propuesta sería de construcción y operación, manteniendo Rusia la propiedad de la central y vendiendo energía a precio fijo por 20 o 30 años.

Jorge Lapeña: "Mendoza tiene que construir la mayor cantidad de diques sobre sus ríos"

Ninguna de estas opciones responde a lo que necesariamente debe ser parte de una política de estado en materia energética y particularmente nuclear, con un Plan Nuclear inserto en un Plan Energético Nacional de largo plazo, que a su vez este coordinado con las políticas económicas nacionales. 

Para ello deben plantearse y definirse, por ejemplo: 

- el plan energético estratégico, conforme al perfil de una matriz energética planificada. 

- análisis y definición de diferentes tecnologías en materia de futuras centrales nucleares. 

- normativas organizacionales para la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Nucleoeléctrica Argentina S.A.(NASA) y empresas vinculadas (Conuar, Dioxitek, Invap, PIAP). 

Tres medidas que van en contra de los compromisos ambientales del Gobierno

- revisión de otros proyectos, teniendo en cuenta la tecnología y las evaluaciones de factibilidad económica y comercial, las prioridades y las posibilidades de financiamiento. (Entre ellos el reactor Carem, de tecnología nacional, y proyectos para medicina nuclear). 

- las políticas para la exploración, explotación y producción del uranio, y el ciclo de combustible nuclear. 

- el uso de uranio natural como combustible de las centrales nucleares (como las tres centrales existentes), de modo de no requerirse importación de uranio enriquecido. - definiciones de agua pesada en Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), que es requerida cuando se utiliza uranio natural. 

- condiciones de seguridad, transparencia en decisiones, que de tranquilidad a la ciudadanía frente a rechazo o temores que puede ocasionar una actividad no coordinada y adecuadamente consensuada. 

- plan de manejo y disposición de residuos y pasivos ambientales en el largo plazo, estudio de costos y garantías de seguridad y planes de remediación. 

- aseguramiento de condiciones y controles de impacto ambiental conforme a disposiciones vigentes. 

- definiciones sobre la minería del uranio, armado de barras de combustible y generación de plutonio (y su empleo como armamento nuclear) que se genera al quemarse combustible de las centrales. 

- cooperación nuclear dentro del Mercosur. Se tiene un acuerdo con Brasil desde 2010 entre la CNEA y CNEN para desarrollo de ingeniería conceptual y básica de dos proyectos de reactores similares. 

- asegurar la factibilidad técnica, económico- financiera y ambiental de los proyectos. 

- los recursos públicos comprometidos para su financiamiento deben serlo por ley y deben definirse los mecanismos que aseguren su disponibilidad a lo largo de la obra. 

- participación y desarrollo de la industria nacional, en la incorporación de tecnologías innovativas y competitivas.

EL AUTOR. Diego Grau es Ingeniero en Electrónica y Electricidad (UNCuyo) y Magíster en Administración de Empresas (IDEA). Fue Secretario de Energía y Ministro de Ambiente y Obras Públicas de la Provincia de Mendoza, Director en la empresa Energía Mendoza S.A., y Asesor de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados de la Nación. Se ha desempeñado en cargos ejecutivos en las empresas SADE e IMPSA, y es socio y consultor de gestión empresarial en Managers S.A., habiéndose desempeñado como director o asesor de directorio de varias empresas en el ámbito privado. Se especializa en temas de ética y compliance en gestión privada y pública, cuenta con un Internationally Certified Compliance (AAEC-IFCA) y es Director de la comisión de Behaviorial Compliance en la AAEC. Es secretario del Instituto Argentino de Energía Gral. Mosconi, en cuya revista "Proyecto Energético" publicó este artículo.

Esta nota habla de: