Cuando por fin la política hace las cosas bien, nosotros mostramos la hilacha

Las medidas a nivel nacional y provincial bajo todo punto de vista parecen ser las correctas. Entonces, por qué no asumimos nuestro rol y cumplimos con nuestra parte. La cuarentena debe ser un punto de inflexión para mejorar todo en el Argentina.

Nunca desde que vivo en este país vi que la clase política y la sociedad en general coincidiera en algo. Por eso la unanimidad que existe respecto a la necesidad de tomar medidas para evitar la propagación del coronavirus y evitar lo que está sucediendo en Europa, y principalmente en Italia, contrasta con la imagen que está dando la ciudadanía que no está cumpliendo con la cuarentena obligatoria y cree que las medidas que se están tomando son joda.

Todos conocemos alguien que está faltando a su deber ciudadano cuando no respeta la cuarentena y lo que tenemos que comenzar a hacer es avisar a las autoridades quiénes son porque los primeros que debemos controlar somos nosotros, porque esa persona que no sólo no cumple con lo establecido, nos está poniendo en riesgo a todos y especialmente a vos que estás cerca de su entorno.

Por una vez la política en su totalidad está haciendo bien las cosas y nadie se acuerda de la grieta ni intentan sacar provecho (con pequeñas excepciones). Eso, en teoría, nos hacía parecer un país normal, un país mejor. Sin embargo, aparecieron los que abarrotaron un mayorista, los que no respetaron las restricciones de desplazamiento y los amantes de la denominada "viveza criolla".

Esto también nos demuestra que los problemas del país tienen una relación directa con la política, pero también muchos de los males de la Argentina están en la sociedad y en esa "viveza" mal entendida. Eso, porque ellos ahora hicieron las cosas bien y nosotros mal.

Mientras escribo esta columna se escuchan las risas de algunas viviendas cercanas y sale el humo del asado. No sé qué estarán festejando, pero también son el vivo reflejo de lo que está mal y de lo que debemos cambiar no sólo por el período de la cuarentena total, sino que para toda nuestra vida. 

La cuarentena debe ser un punto de inflexión para la historia social y política de la Argentina, porque a diferencia de otras ocasiones estamos accionando y no reaccionando, estamos anticipándonos e intentando hacer las cosas bien sin ningún tipo de mezquindad. Tenemos que aprovechar esta enseñanza forzada para entender que cuando logramos ponernos de acuerdo y remar para el mismo lado podemos tener un país mejor.

Siempre miramos a Europa y Estados Unidos, pero hoy podemos ser el ejemplo de lo que está bien en el mundo a pesar de las limitaciones que podemos tener en cuestiones de infraestructura sanitaria, que no se comparan a las que tienen en otros lugares del mundo, pero que con disciplina y coordinación podemos compensar.

Es ahora, no mañana ni pasado, porque ya estamos en el tiempo límite para controlar la expansión del virus y si tomamos conciencia y hacemos algo simple como quedarnos en casa vamos a evitar que la pandemia nos golpee con la fuerza que lo hizo en España o Italia.

Cuando esto termine, cuando se vuelva a la normalidad, ojalá la normalidad sea otra y con un virus de por medio podamos ver que hay otra forma posible de hacer las cosas en la Argentina y no la olvidemos, sino que la interioricemos y la hagamos parte de nuestro día a día. Que la Argentina sin mezquindad sea una constante y eso desembocará en una sociedad mejor que puede, incluso, terminar con los males que se arrastran durante décadas.


Esta nota habla de:
Más leídas
1
Alejandro Jofré

La Argentina enferma

3
Isabel Bohorquez

Stop mundo stop

Más de Opinión
Todos todo el tiempo en casa: riesgos de accidentes y medidas preventivas
Matías Aciar

Todos todo el tiempo en casa: riesgos de accidentes y medidas preventivas

El profesional en Higiene, Seguridad y Medio Ambiente el Matias Aciar pone en evidencia los riesgos para la seguridad de que estemos todos en casa.
Aislamiento y desastre económico: ¿qué hacemos?
Carlos Ponce

Aislamiento y desastre económico: ¿qué hacemos?

El economista Carlos Ponce plantea en esta nota los que muchos hablan en voz baja: "El aislamiento es necesario para atenuar los contagios. Pero las consecuencias económicas tendrán nivel de desastre. ¿Qué hacer?".
Excepción viral
Jean-Luc Nancy

Excepción viral

El filósofo Jean-Luc Nancy le responde con este texto al italiano Giorgio Agamben.