La conformación local del Partido Libertario no se decide desde Buenos Aires en un grupo de amigos

Los seguidores de Javier Milei se pelean en Mendoza. Esta semana la fuerza que conduce, con la presencia del propio líder nacional, determinó autoridades provinciales, pero hay un conato de alzamiento en su contra desde aquí. Esta es la opinión del Damián Córdoba apoderado de una fracción del Partido Libertario Mendoza.

Damián Córdoba

El Partido Libertario es un espacio político en conformación en la mayoría de las provincias del país. A pesar de ser una conformación que se lleva a cabo a nivel nacional, no existe en la actualidad un órgano central, ni figura de ningún tipo que regule las actividades y autoridades de las diferentes jurisdicciones que trabajan para conseguir los reconocimientos jurídicos locales, jurisdicciones que a futuro, y con los papeles en regla conformarían el partido nacional.

No existe un dedo mágico centralista que decida por las provincias.

En cambio, sí existe una Asamblea Nacional constituida hace ya más de 5 años que busca coordinar esfuerzos y estrategias generales para lograr el objetivo de conformación en cada jurisdicción miembro; pero como regla de oro, no puede interferir ni inmiscuirse en armados o estrategias internas, como tampoco participar o sugerir autoridades en cada jurisdicción miembro, en consonancia con un principio básico del liberalismo como es la descentralización, la autonomía y el federalismo.

Lo que sí sucedió. El lunes 23 de mayo se realizó una reunión partidaria de la jurisdicción de Buenos Aires del Partido Libertario donde Javier Milei dio una charla y brindó apoyo al Partido Libertario de Buenos Aires. A Javier Milei se lo reconoció con la Presidencia Honorífica del Partido Libertario Buenos Aires, y nada más que eso. No hay actas, ni nada que quite y meta autoridades a dedo.

La señora Ana Montes de Oca no representa a ningún armado en la provincia, no representa a ningún libertario, y nadie la reconoce como autoridad de nada salvo su propio ego y una red de contactos con los que ha sabido manejarse para embaucar, mentirles y difamar constantemente a quienes trabajamos incansablemente en la conformación del partido a nivel provincial. Un largo trabajo de desgaste que ella ha sostenido que según sus propias palabras "lleva dos años".

Los hechos hablan por si mismos. Las redes oficiales del Partido Libertario Mendoza (fb: /partidolibertariomendoza ig: /partidolibertariomendoza y tw: @mendozalib) muestran el trabajo diario que realiza un amplio grupo de ciudadanos comprometidos con las ideas de la libertad y en el desarrollo provincial del partido. En ese grupo de personas no existe ni se reconoce a la señora Ana Montes de Oca ni como militante activo, ni como autoridad de ningún tipo, pero sí como una persona sin escrúpulos que utiliza a los medios donde trabaja para seguir mintiendo y confundiendo a la gente.

Lo que Ana Montes de Oca no puede ganar con el trabajo de la militancia, lo pretende ganar con el viejos recurso de la política: un dedo mágico y amigo que ahí la imponga.

Rechazo esta nota del Memo y a todas las notas del Memo y de Mendozapost donde se le dé voz de representación del Partido Libertario Mendoza a la señora Ana Montes de Oca simplemente por un vínculo laboral con el medio que la publica.

Nota de la Dirección de Memo: Publicamos esta opinión del señor Córdoba sin estar de acuerdo con sus acusaciones ni participando de los problemas que evidencian los seguidores de Javier Milei en Mendoza. No creemos democrático cuestionar a todo un medio por una nota que nos los ensalsa ni exalta, ni tampoco es sano pretender que se adhiera sin más a los que ellos piensan y hacen. Simplemente se reflejan hechos probados. En este caso, la Convención Nacional del Partido Libertario Argentino que contó con la participación del señor Milei. Si están disconformes con sus decisiones, deberían manifestárselo a él sin agredir ni amenazar al medio que lo publicó. También les pedimos respeto por los profesionales que trabajan aquí, más allá de su rol fuera de este diario que no adhiere a ninguna fuerza política en particular y cuyos periodistas representan un abanico de ideas diferentes.

Esta nota habla de: