En Lizz Truss confían: La nueva primera ministra de Gran Bretaña

Ryan Bourne dice que si bien Liz Truss es una partidaria de libre mercado, el estilo de gobierno más colectivo del Reino Unido hace que sea poco probable que logre efectuar una reducción importante en el tamaño del estado.

Ryan Bourne

Liz Truss es la cuarta primera ministra del Reino Unido en poco más de seis años. Será la tercera mujer primera ministra en la historia del país (después de las conservadoras Margaret Thatcher y Theresa May).

A principios de este verano, los miembros conservadores del parlamento (MPs) derrocaron al actual primer ministro Boris Johnson. Primero forzaron un voto sobre su liderazgo, al que sobrevivió. Poco después, una serie de renuncias de gabinetes de alto perfil hicieron que su posición fuera insostenible.

En teoría, los detonantes fueron las revelaciones de varias infracciones de bloqueo relacionadas con COVID-19 y luego un escándalo sexual del gobierno que involucró a uno de los parlamentarios encargados de ejercer la disciplina en el partido. Sin embargo, había insatisfacción burbujeante con Johnson desde sus bancas secundarias sobre varios temas de política incluso antes de esto. El primer ministro dimitió.

Su decapitación inició una contienda de liderazgo conservador tortuosamente larga, con 11 parlamentarios declarando su candidatura y 8 siendo nominados formalmente, antes de que este grupo se redujera a solo dos a través de sucesivas rondas de votación de los parlamentarios conservadores.

Truss procedió cada vez y finalmente se enfrentó al excanciller Rishi Sunak en la vuelta final. Esto culminó con una votación completa de miembros ordinarios del Partido Conservador en todo el país. Salió victoriosa con el 57% de los votos y se convertirá en líder del partido y, por lo tanto, en primera ministra, dada la "mayoría operante" del partido con 73 escaños en la Cámara de los Comunes.

La hendidura central de la campaña de liderazgo contra Sunak estaba en los impuestos y los préstamos. Sunak argumentó que los nuevos gastos sociales y de salud, las deudas de COVID-19 y la inflación justificaban aumentar los impuestos de forma permanente en nombre de la responsabilidad fiscal.

Como canciller, había aumentado las tasas del seguro nacional de empleados y empleadores (un poco como las contribuciones a la seguridad social), congelado los umbrales del impuesto sobre la renta y puesto en marca un aumento en la tasa del impuesto de sociedades general del 19% al 25%. La carga fiscal general del Reino Unido en relación con el PIB debía aumentar a su nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial.

Truss argumentó que esto sofocaría el crecimiento económico, por lo que se comprometió a cancelar el aumento del impuesto de sociedades y revertir los aumentos de las tasas de seguro nacional. Toleraría un mayor endeudamiento del gobierno a corto plazo, aunque se comprometía a mantener la tasa de crecimiento del gasto público por debajo del crecimiento del PIB a mediano plazo. Sunak advirtió sobre tasas de interés más altas con su préstamo adicional; Truss dijo que sus planes de recaudación de impuestos acabarían con los incentivos para una recuperación. Los miembros conservadores estaban más convencidos por este último argumento.

Truss es partidaria del libre mercado y pronunció un amplio discurso sobre economía en Cato en 2018. Su hija se llama "Libertad". Sus escritos antes de ingresar al gobierno muestran que ella es partidaria de la economía basada en la oferta, en el sentido amplio de querer eliminar las barreras estatales a la libre actividad económica y las libertades de estilo de vida. Criticó el restrictivo sistema de planificación del uso de la tierra del Reino Unido, abogó por controlar el estado regulador y se mostró dura con el gasto público, especialmente como líder del grupo de parlamentarios conservadores del "Free Enterprise Group".

Como secretaria de comercio, supervisó el desarrollo de nuevos acuerdos de libre comercio con Australia y Nueva Zelanda y presionó para que el Reino Unido ingresara al CPTPP de Asia y el Pacífico cuando el Reino Unido restauró su política comercial independiente después del Brexit.

Aunque era partidaria de permanecer dentro de la Unión Europea (UE) en el referéndum del Brexit de 2016, rápidamente adoptó el resultado de sarlir de esta y ha hablado de diferenciarse de Bruselas en temas en los que los instintos regulatorios de la UE son altamente cautelosos. En los últimos meses, su equipo ha reflexionado sobre la posibilidad de cambiar el mandato monetario del Banco de Inglaterra de un objetivo de inflación del 2% a un objetivo de PIB nominal.

Como secretaria de Asuntos Exteriores, Truss se ha mostrado muy agresiva con Rusia y estaba fuertemente a favor de sanciones extensas contra el país tras la invasión de Ucrania. Sin embargo, en gran parte como resultado de ese conflicto, Truss entrará en una crisis económica. La inflación general en el Reino Unido fue del 10,1% en julio. Un fuerte aumento en los precios de la energía amenaza con una profunda recesión.

Como muestra el gráfico a continuación, el enorme aumento en el precio mayorista de gas ha hecho que las facturas de energía de los hogares (y las empresas) del Reino Unido se disparen y se prevé que continúen en una trayectoria ascendente. El aumento es tan grande que parece inevitable que el gobierno de Truss busque alguna intervención política para proteger a los hogares y negocios más afectados. Una prueba temprana de su liberalización de buena fe es si Truss puede usar esta crisis para persuadir al país de que permita el fracking para el gas natural y otras medidas de liberalización del lado de la oferta para reducir los costos de vida.

Cualquiera que sea la convicción personal de Truss sobre política económica, el Reino Unido tiene un estilo de gobierno más colectivo y es poco probable que la política del momento se preste a una reducción importante del estado.

Boris Johnson ganó las elecciones de 2019 con una amplia mayoría, incluso incursionando en el corazón del tradicional "Muro Rojo" laborista, en parte prometiendo importantes proyectos de infraestructura y más dinero para los servicios públicos. Truss ha dicho que puede mantener unida a esa coalición electoral. Aunque aboga por medios más basados en el mercado para revivir estos núcleos industriales que Johnson, es poco probable que se incline hacia importantes recortes de gasto, especialmente sin una victoria en las elecciones generales. Sin ese tipo de mandato electoral, tendrá dificultades para lograr que la Cámara de los Lores apruebe cualquier legislación contenciosa.

Dicho esto, hay muchos cambios de política más pequeños que el gobierno de Truss podría hacer en el frente regulatorio para mejorar la libertad y las oportunidades de inmediato. El crecimiento del Reino Unido ha sido patético desde la crisis financiera de 2008. El Reino Unido es ahora alrededor de un 30% más pobre que EE.UU. en términos per cápita y tiene una productividad por hora un 15% menor. Esto sugiere que una mejor política del lado de la oferta aún podría tener un gran impacto en los niveles de vida.

El Reino Unido debe tener elecciones generales para enero de 2025 y, actualmente, los conservadores van detrás de los laboristas en las encuestas. Eso deja a Truss con una pequeña ventana de tiempo para supervisar un cambio en la fortuna económica y dejar su huella en los contornos del estado británico.

EL AUTOR. Ryan Bourne es catedrático R. Evan Scharf para la Comprensión Pública de la Economía en el Cato Institute.Este artículo fue publicado originalmente en Cato at Liberty (EE.UU.) el 5 de septiembre de 2022.

Esta nota habla de: