Los viejos problemas estructurales se agravaron

El diputado provincial por el Partido Demócrata Guillermo Mosso, da su visión aquí de la afectación de la pandemia de coronavirus covid19 a Mendoza en este año transcurrido.

Guillermo Mosso

Definitivamente 2020 fue para Mendoza un año muy malo. Que podría haber sido peor de no haber mediado una gestión provincial que mantuvo un delicado y complicado equilibrio entre salud y economía. Y manteniendo -con las mínimas restricciones posibles-, el ejercicio de las libertades individuales, algo que no ocurrió en otras jurisdicciones. 

Frente a este pandemia que no solo puso en jaque la salud y el estilo vida de todos -sino que está reseteando a la sociedad-, es muy valorable que el encierro de la cuarentena no haya sido la "política de Estado" en nuestra provincia. 

Sin embargo, Mendoza mantiene los mismos problemas estructurales de antes y que el covid agravó. Es una agenda en materia social, económica, educativa, de servicios, etc. que necesita ser resuelta de cara a la sociedad, con soluciones consensuadas que involucren a sucesivos gobiernos. 

Hace tiempo que estamos adormecidos ante un panorama de desarrollo que no alcanza para mantener y mejorar el nivel de vida general, y no estamos dando los pasos necesarios para torcer esta curva.

Esta nota habla de: