No hay Tercera Guerra y lo saben los pueblos que sufrieron la Segunda Guerra

Santos Isgró, que vivió la Segunda Guerra Mundial, escribe aquí contra la afirmación papal de que estamos inmersos en la Tercera Guerra.

Santos Isgro

Es probable que algunos lectores califiquen la nota de negativa o pesimista. Puede ser porque ignoran la muy crítica situación mundial que ha provocado la invasión de Rusia a Ucrania en la que nos han embarcado sin que lo hayamos pedido, porque no les interesa ,o piensan que es igual a un conflicto de dos barras bravas de fútbol..

Cuando hice el borrador mental de la nota, no estaba previsto mencionar ninguna religión ni al Papa.

Me vi obligado a introducir un cambio después que el Papa tal vez afectado por un estado senil o por estar mal informado, asegurara en los medios de comunicación europeos que ha comenzado la Tercera Guerra Mundial. Posiblemente su estado senil no le permitió pensar en el daño psicológico que podría causar esa mentira en los pueblos que ya han sufrido una guerra. Si aún dispone de toda la capacidad para razonar y pensar, merece la calificación de irresponsable , y sugerirle que se limite a su tarea específica que no incluye encubrir a violadores.

Es aplicable un famoso dicho popular en este caso con seriedad: "El que se ha quemado con leche una vez ve una vaca y llora".

A la fecha, no hay vaca ni conflicto mundial.

Al margen de muchas hipótesis con distintos criterios y fundamentos , nadie puede predecir si habrá una tercera guerra ni la fecha. Generalmente no hay aviso previo.

Japón no avisó antes de lanzar un ataque con gran poder destructivo sobre Pearl Harbor un día domingo con un saldo de 7.000 muertos entre militares, mujeres y niños.

EEUU tampoco dio aviso previo que los días 6 y 9 de agosto de 1945 dejaría caer dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Todos los países que no desean una guerra, están haciendo un gran esfuerzo económico para salvaguardar la vida de sus habitantes. Es lógico que esos grandes gastos que ocasiona la ayuda económica y en armas que se envían a Ucrania, provoque una inflación inédita que retrae el poder adquisitivo de los pueblos que expresan su malestar a través de manifestaciones pacíficas.

Posiblemente la mayoría piensa que la retracción va a mejorar pronto. Con el paso del tiempo tendrán que asumir que las limitaciones irán en aumento y el poder adquisitivo seguirá en baja.

Eso puede provocar que las manifestaciones dejen de ser pacíficas.

Sería positivo que los gobiernos blanqueen la situación para que los ciudadanos entiendan la política implementada y la apoyen aún a costa de privaciones. Nadie quiere un enfrentamiento bélico.

Putin que piensa más parecido a Stalin que a Gorbachov, ha invadido Ucrania con la excusa de eliminar varias organizaciones nazi que se estaban formando en el país invadido. Burda mentira, si esa sospecha fuera real, es una situación que debe tratar el gobierno ucraniano.

Por la cantidad de tropas y armas que movilizó, no queda duda que lo que aspira es aniquilar todo tipo de resistencia ucraniana y anexar el territorio a Rusia, con la idea de rearmar la tristemente famosa URSS. Ya ha comprobado que no será fácil, pero no está en sus cálculos retroceder, dado que su propósito final es hacer pie en Ucrania para tener fácil acceso a Europa

En todo conflicto de diversa magnitud, hay un ganador y un perdedor.

Por esa lógica, pienso que ninguna de las partes recurriría a las armas atómicas, porque saben a ciencia cierta que "todos serían perdedores".

Esta nota habla de: