¡No es la minería, es la narrativa estúpido!

Si se quiere avanzar con la explotación minera y no esperar, como han dicho algunos, a que se cambie el "chip" habrá que trabajar en nuevas narrativas.

Mag. Public Administration, University of Maryland

El agotamiento de la matriz productiva en Mendoza hoy es un hecho, pero su transformación sigue siendo una promesa. La modificación de la Ley 7.722 que permitía ampliar el alcance de la explotación minera parece no estar en la agenda del corto plazo. Sin embargo, se sigue debatiendo alrededor de alternativas políticamente viables.

En el estado actual del debate, y si se analiza el fenómeno desde el Public Policy Narrative Framework (McBeth, Shanahan and Jones, 2014), se observan dos coaliciones en juego: de un lado, aquellos que buscan ampliar la explotación minera, conformada por miembros del gobierno provincial, y de la oposición, gobiernos municipales como Malargüe, el gobierno nacional, las organizaciones de los trabajadores y cámaras empresariales de la construcción y metalurgia. Del otro lado, están aquellos que se aferran al statu-quo, liderados por referentes del Partido Verde, que supo recoger la Carta Encíclica "Laudato Si" del Papa Francisco, las agrupaciones ambientalistas, pero con una base social de más larga data provista por los referentes de la vitivinicultura provincial, la Iglesia Católica y parte del sistema científico.

Ambas coaliciones han tomado posiciones y se han organizado alrededor de creencias y valores comunes. Mientras que la primera enarbola el agotamiento de la matriz productiva y la necesidad de crear empleo formal y de calidad priorizando el trabajo como principal valor, los segundos se aferran al cuidado de los recursos naturales como el agua y la tierra, defendiendo la vida.

De allí se deprenden los argumentos y las narrativas que hacen públicas. La coalición que promueve la minería apela al uso de los "datos" para contar su historia: cantidad de producción de cada sector, nivel de desempleo, litros de agua utilizados para la extracción minera, tipo de sustancias toxicas y grado de contaminación, entre algunos de ellos. Por su parte, los ambientalistas hacen un uso de palabras, imágenes, personajes y escenarios que apelan relativamente más a las emociones. La Cordillera de los Andes, la
"cultura del agua", la "Megaminería". Basta también con recordar el apoyo de la Comisión de Reinas Vendimiales en diciembre de 2019 para anular la modificación de la Ley 7.722 y el despliegue social que comenzó en San Carlos y atravesó todo el territorio hasta llegar a casa de Gobierno. Una imagen épica, con hombres y mujeres presentándose como los guardianes, salvadores y heroínas de esta historia. Del otro lado quedaron los villanos.

Es que "Generar empleo de calidad" es un valor, pero "Cuidar el agua, cuidar la vida" es un mensaje mucho más simple y tangible para cualquiera, aunque cargado de significados en tanto el arbitrio del agua constituye un bien preciado en cualquier economía de riego, y especialmente en Mendoza donde se encuentra íntimamente asociada con el desarrollo agroindustrial de la vieja y la nueva vitivinicultura, muy a pesar de la radical reducción de su participación en la riqueza provincial.

Si se quiere avanzar con la explotación minera y no esperar, como han dicho algunos, a que se cambie el "chip" habrá que trabajar en nuevas narrativas, pues ha quedado a la vista que lo que dificulta el avance no es la voluntad ni legitimidad política. Si bien tras la derrota de la modificación de la Ley 7.722 se comenzó a hablar de "minería sustentable" el mensaje continúa recostado en datos duros, técnicas de producción y argumentaciones racionales de costo-beneficio. Resulta preciso recuperar valores, creencias e identidades que son de todos y que hoy parecen representar la voz de un solo sector. Esto requiere de esfuerzos reflexivos y creativos; y de un movimiento también organizado y estratégico capaz de llevar la narrativa adelante. Si durante la pandemia aprendimos que no era la vida o el trabajo, deberíamos también articular estos dos valores para poder desarrollar la minería. 

Esta nota habla de: