Asistencia y apoyo a las pymes para no seguir cayendo

No podemos sentarnos a esperar a que la próxima paritaria de tres dígitos, termine de destruir al pequeño y mediano empresario.

Daniel Ariosto

Se sabe a ciencia cierta que las pymes son las principales generadoras de empleo y hoy Mendoza cuenta con 65.525 pequeñas y medianas empresas. 

La mayoría son del rubro servicios (33%), seguido por los sectores comercial (27%), agropecuario (17%), industrial (17%), construcción (6%) -datos del Ministerio de Producción de la Nación-. 

Estas empresas son las que sostienen la actividad económica de la provincia y son las mismas que sufren los avatares de la errática política económica de nuestro país.

La meta del Gobierno es que los Precios Justos bajen la inflación mensual al 4%

Son las mismas que hoy padecen inflación, impuestos extorsivos, competencia desleal, falta de productos, incapacidad de poder reponer stock, aumento de tarifas y servicios, tipo de cambio desfavorable para las que exportan, imposibilidad de importar en muchísimos casos, falta de acceso al crédito porque la oferta es claramente imposible de aceptar y una larga lista de etcéteras. 

Sabemos que el empleo formal privado en Mendoza está estancado, porque las pymes están estancadas debido a los factores mencionados y otros más.

Es muy difícil, por no decir imposible, sostener el ritmo de aumento de todo, tratando de alcanzar a la inflación que este año va a ser de tres dígitos y es evidente que las pymes y mipymes no podrán afrontar las próximas paritarias de comercio y servicios que buscan que los trabajadores no pierdan su poder adquisitivo, pero condenan a las empresas a endeudarse, en el mejor de los casos. 

No podemos sentarnos a esperar a que la próxima paritaria de tres dígitos, termine de destruir al pequeño y mediano empresario, que no podrá afrontar los aumentos dada la continua caída en ventas que se viene acumulando (medida en valores unitarios y no en valores facturados). 

Debemos decirlo: el gobierno nacional no tiene plan para las pymes. Mucho menos se puede esperar que reduzca el gasto y/o baje impuestos, todo lo contrario, seguramente dado que el 2023 es un año electoral. 

Es de vital importancia frenar la inflación con ideas nuevas y efectivas. Sabemos que Mendoza tiene muchas potencialidades y que nuestra provincia puede ser mucho más de lo que es. 

Debemos seguir apostando por nuestras actividades, proyectando también la industria de conocimiento, la minería controlada y respetuosa del medio ambiente; el lugar estratégico que ocupa Mendoza como corredor hacia el Pacífico; las posibilidades que nos otorgan las bellezas naturales con las que contamos para recibir al turismo. 

Pero todo esto necesita de la valentía de los privados, los únicos que pueden arriesgar, proponer y poner en marcha ideas estratégicas para generar riqueza y trabajo. Pero no con la presente asfixia, sino recibiendo el apoyo de quienes son responsables de generar condiciones para el desarrollo.

Propuesta viable 

En nuestra provincia, un claro ejemplo es el proyecto para disminuir los ingresos brutos presentado por la Fundación Mediterránea. Fue acompañado por la Mesa empresaria y proponía la generación de empleo a cambio de una disminución de impuesto, con un impacto fiscal para la provincia sin dudas positivo. 

Se presento como propuesta en el CEAS y es factible y posible de aplicar, depende de la voluntad política. Córdoba la encaró de lleno con muy buenas perspectivas y buen resultado. 

Solo de implementarse una progresiva baja, se lograría mejorar el poder adquisitivo de los consumidores, subir la producción, reducir los costos y mejorar la rentabilidad de las empresas. 

Empleo 

Otra importante ayuda sería flexibilizar las leyes laborales para que las pymes no deban dejar su vida a cambio de tomar nuevos empleados o vean amenazada su subsistencia ante la industria del juicio, por mencionar otro ejemplo. 

Solo creando un ambiente pro empresas, las pymes van a poder crecer, expandirse, crear fuentes de trabajo y generar riqueza. De la otra forma todos los empresarios están condenados a ver como nuestros emprendimientos agonizan, se pierden empleos y aumenta la pobreza, por incapacidad de quienes nos conducen. 

Las autoridades nacionales insisten en aplicar fórmulas remanidas y de probada ineficacia, como el control de precios dispuesto por el ministro de Economía el viernes pasado. 

Sabemos que solo las grandes empresas pueden sostener ese tipo de acuerdos, lo que perjudicará nuevamente a las pymes que no poseen espalda para sostener precios ficticios. 

La inflación y la pésima coyuntura económica que estamos viviendo solo puede solucionarse con medidas que atiendan a todos los sectores de la economía. 

Las pymes intentan resistir, a pesar de la coyuntura, pero necesitan apoyo y medidas que las alivien, para no morir.

Esta nota habla de: