La Universidad Nacional de Cuyo ya no es más universal

Eduardo Da Viá, con 65 años de experiencia como docente en Medicina, suma su opinión al debate por las elecciones en la UNCUYO: "No fue ni con mucho aplastante el supuesto "triunfo", lo que los obligará a convocar de hecho y no de palabra la participación activa, como corresponde, de los supuestos perdedores".

Eduardo Da Via

Sí, aunque me cueste lágrimas aceptarlo, debo admitir, ya en el ocaso de mi vida, que mi Universidad que tanto amo, ha perdido su condición que le da esencia de tal y que es precisamente la Universalidad.

Sin ahondar en terminología que puede ser confusa, universal significa simple y llanamente: de todos, entre todos y para todos. 

Pues bien desde ahora es radical, por cuanto la rectora electa milita en las filas de esa agrupación política, que, de paso sea dicho, no implica ilícito alguno, pero sí un peligrosísimo riesgo de sesgo.

Ni bien terminado el escrutinio inicial que la daba en primer término, se presentó ante los medios y con un gesto que yo denominaría con un neologismo de mi paternidad, moyanesco, dijo: ¡ganamos!


El gesto a mi modo universitario de ver, no corresponde a la máxima autoridad de la más alta casa de estudios de la provincia, donde se supone que son los cerebros más desarrollados y con mayor sapiencia.



A propósito, durante la nefasta gestión Daniel Pizzi, entre otros gestos demagógicos, aparecieron grandes carteles callejeros sobre Av. Champagnat, uno de los cuales reza: "Atención, zona de alta actividad intelectual". Wl mismo cartel inopinadamente me da la razón, es el intelecto el que prima o debiera primar en este ámbito; y el otro cartel genial es el que habla de Unidiversidad. Supongo que llegar a la concepción de este neologismo debe haber concitado la colaboración de lo más granado del claustro, por cuanto crear una palabra cuyo significado ya está implícito en el concepto de Universidad y que yo aclarara ut supra: de todos y para todos, no es propio de intelectuales de alto vuelo.

Si no incluye la diversidad pues no es universal y por lo tanto será casa de estudios, más nunca una Universidad.

Si ganaron, es porque otros perdieron, y aquí vienen las dos preguntas que me aguijonean:

¿Qué ganaron, una batalla tal vez o un sitio de poder?

¿Quiénes ganaron, los integrantes de la fórmula o el partido político que los apoya?

En mi opinión, señora rectora y señor vicerrector, ustedes no ganaron nada, simplemente son adjudicatarios de una tremenda responsabilidad como es la dirigir durante 4 años los destinos de una casas de estudios superiores, la más importante de la provincia por la diversidad de carreras que incluye y por el número de su matrícula.

Y no fue ni con mucho aplastante el supuesto "triunfo", lo que los obligará a convocar de hecho y no de palabra la participación activa, como corresponde, de los supuestos perdedores.

Justamente la Unidiversidad pizziana, de ser realidad, obliga precisamente a tomar las actitudes que lo demuestren.

En un artículo de mi autoría publicado en Diario Memo el 20 de marzo del corriente año, con mucha anticipación, al observar la precocidad de la postulación a rectora de la decana García de Ciencia Política, vaticiné que habría lucha por el poder y no abnegación por la docencia.

Justamente es la facultad que peor conducta cívica ha mostrado, llegando a judicializar el resultado de las urnas, en una actitud sin precedentes y extrema gravedad; ya que al no alcanzar el famoso "ganamos", no tuvieron mejor idea que acudir a la justicia, vulnerando así la independencia de que gozan todas las universidades nacionales argentinas para autogobernarse sin injerencias extrañas y elegir entonces sus autoridades en actos eleccionarios que debieran ser siempre ejemplo del más puro civismo, y no sólo eso, sino que ese ejemplo debe servir para exigir una conducta similar cuando de políticos comunes se trata, protagonistas en elecciones cívicas de actitudes reprochables donde la mentira y las promesas espurias son el común denominador, sin relación alguna con las necesidades de los ciudadanos comunes, y peor aún en el ámbito universitario, donde al menos en la puja actual por el Rectorado, no tuve nunca la satisfacción de leer planes de acción como propuestas factibles, para mejorar el desempeño de la dupla docente-alumno. Supongo no partirán de la base que la gestión Pizzi han sido tan exitosa que no ha dejado ningún rubro si necesidad de perfeccionamiento o mejoría.

Eso sí, en una de las plataformas de Ciencia Política figura la expresión "Por una universidad feminista"; expresión que no valió la condena inmediata que debió surgir de las candidatas a la rectoría, por cuanto esa postura va contra la igualdad de género que movilizó justificadas acciones para terminar con el machismo imperante y además demuestra que la tan mentada Unidiversidad pìzziana es una verdadera falacia.

Por fin y a fuer de ser justo, reconozco los antecedentes de la contadora Esther Sánchez en su gestión como decana en Ciencias Económicas, no así su actitud en esta justa eleccionaria.

En cuanto al hoy vicerrector, de una amplia y muy variada trayectoria, destaco su nula actuación como parlamentario del Mercosur, y como producto intelectual de sus experiencias, el que al parecer es su único libro lleva por título: "Turismo del vino, la experiencia argentina"?.

En relación al quehacer universitario, fuera de lo obligatorio como profesor titular de Economía Política, no tengo registros de aportes importantes fruto de su preocupación por el derrotero de la Universidad. Quizás por ello levantó una sola mano, la izquierda y a medias, en la foto triunfal inmediata al escrutinio inicial.

Con fecha 14, en diario Memo aparece un artículo admirable de 5 profesionales que oportunamente dirigieron facultades. Está tan bien escrito que voy a permitirme transcribirlo por cuanto yo no sería capaz de hacerlo mejor:

Cinco prominentes profesionales de la Salud: "No enfermemos a la Universidad" 

Martes, 14 de junio de 2022

Un documento firmado por Benigno Gutiérrez, Norma Magnelli, Alberto Abrahamovich, Pedro Eliseo Esteves y Héctor Alfredo Molina, llama a la reflexión sobre la situación de la UNCUYO.

Cuando una persona vive peleando, y haciendo que otros se peleen, termina disolviendo el núcleo humano. El "núcleo humano" puede ser la familia, los amigos, las instituciones y aún el propio psiquismo.

Las recientes elecciones celebradas en la Universidad Nacional de Cuyo han derivado en una disputa muy destructiva. La política, en nuestra querida Universidad, hasta no hace mucho, ocupó un lugar secundario. Primero, la institución académica y, luego, -y de a ratos- la política. Esta práctica siempre le dio prestigio y cohesión a la UNCUYO.

Seamos universitarios. Amemos a la Universidad. Dejemos nuestros enfrentamientos improductivos de lado. Dejemos a los claustros en paz, para que produzcan lo mejor de la cultura, las ciencias y la técnica, de manera autónoma. No enfermemos la "mente" universitaria. No le quitemos autonomía.

Aceptemos el mandato de la comunidad universitaria ya expresado en la reciente elección y volvamos a la esencia académica. Seamos autónomos de la política partidaria y las ideologías.

La paz, la concordia y la predisposición al entendimiento ayudan a la salud mental. El litigio permanente, el odio y la desconfianza nos enferman.

Dr. Benigno Gutiérrez. Médico psiquiatra y médico legista, vicedecano mandato cumplido Facultad de Ciencias Médicas (2002-2008)

Od. Alberto Abramovich. Decano mandato cumplido Facultad de Odontología

Dra. Norma Magnelli. Primera mujer decana de la Facultad de Ciencias Médicas - Decana mandato cumplido Facultad de Ciencias Médicas (2002-2008) Dr. Pedro Eliseo Esteves. Decano mandato cumplido Facultad de Ciencias Médicas (2014-2018)

Dr. Héctor Alfredo Molina. Profesor emérito Facultad de Ciencias Médicas.

Adhiero totalmente a lo expresado por mis muy dignos colegas, y es de esperar que tenga alguna repercusión en los "ganadores".

Eduardo Da Viá Moya, Profesor asociado de Clínica Quirúrgica, jubilado. Facultad de Ciencias Médicas. UNCUYO. 65 años ininterrumpidos dedicados a la docencia universitaria.





Esta nota habla de: