Lo que dejó el foro: dónde está parado cada sector frente a la minería

El Foro Metalmecánica y Minería reunió a los sectores que alientan el debate en torno a la industria minera en medio de un panorama económico sombrío. Afuera estuvieron los antimineros que están alerta ante cualquier manifestación, pero también hubo una importante ausencia.

La convocatoria fue absolutamente exitosa, el Foro Metalmecánica y Minería tuvo una concurrencia que superó las expectativas y el debate estuvo a la altura de lo que esperaban los asistentes. En tres paneles de expertos se analizó el impacto del desarrollo actual y posible de la minería en la metalmecánica, pero también en el panorama provincial, marcado por la situación económica compleja, alta inflación y una pobreza que alarma.

Sin embargo, y más allá del contexto técnico en el que se desarrolló, el foro se mezcló con el avance del departamento de Malargüe en su afán de desarrollar la actividad minera metalífera a partir de la denominada "licencia social" que existe en el departamento. Por eso, aunque el foro no tenía por finalidad el análisis del desarrollo de la actividad en ese departamento, los grupos antimineros se instalaron temprano frente al Hotel Hyatt para volver a manifestar la defensa de la 7.722 y, de paso, marcar su oposición a una posible "zonificación" que permita a la comuna desarrollar la industria minera.

Con ese panorama, el foro -sin querer- actualizó las posiciones que existen actualmente en torno a la actividad en la provincia después de lo ocurrido en Mendoza en diciembre de 2019 con la Ley 9.209.

Ojeda: "A diferencia de otras provincias, en Mendoza la metalmecánica es lo que nos dio de comer"

El sector industrial, en este caso con el rol preponderante de Asinmet, se mantiene una postura firme a favor de la actividad y se rescata lo que puede ser su impacto en un contexto pospandemia, con más del 40% y sin creación de empleo privado. El evento de de ayer fue un fuerte mensaje del sector industrial confirmando la necesidad de tomar medidas para que Mendoza salga de la situación actual, apostando a la minería como una alternativa. A partir de eso, entregó a un grupo de legisladores presentes, un texto en el que solicitan consensos para poder avanzar en la búsqueda de soluciones a tema como la pobreza.

Por el otro lado, con su misma postura y mismos discursos, los antimineros se presentan como defensores de la Ley 7.722, con algunos legisladores apoyando sus posturas, y reiterando un mensaje de miedo y en supuesta defensa del agua.

Ambas posturas no son extrañas, son casi lógicas, pero lo que llamó la atención y que también fue tomado como un mensaje respecto a lo que se puede venir en la Legislatura, fue la ausencia del Gobierno de Mendoza.

Técnicamente, el único que pasó por el Foro el ministro Mario Isgró, quien ni siquiera fue presentado como tal, sino como director de PRC S.A. El que estuvo participando -y que técnicamente es un exfuncionario- fue Emilio Guiñazú en su rol de CEO de la empresa privada controlada por el Estado que se creó para recibir los activos de Potasio Río Colorado que transfirió Vale.

Promineros y antimineros se manifiestan en la Plaza Independencia

La ausencia fue notoria, porque incluso el programa del encuentro estaba considerado que el cierre estuviera en manos de algún representante del Ejecutivo provincial. Las invitaciones se hicieron, desde el gobernador hacia abajo, pero finalmente la postura de la gestión de Suarez pudo más en ese sentido y evitó mostrarse con los denominados "promineros".

Hace sólo algunos días el mandatario provincial se refirió a la intención de Malargüe de avanzar con un proyecto para poder desarrollar la actividad minera. Suarez dijo que no se iba a oponer, pero destacó que era un debate legislativo que no dependía de él, marcando distancia de esa intención.

Ayer, en un foro donde estuvieron los más altos representantes de las cámaras empresarias el ejecutivo se restó y sólo Guiñazú, con la bandera de PCR, estuvo marcando una postura que ya tenía cuando estaba en el Ejecutivo, pero que también para ese entonces se encontraba aislada en Casa de Gobierno.

Incluso, la presentación del Departamento General de Irrigación sobre el uso del agua en Mendoza, a cargo de la jefa de gabinete del organismo Marité Badui, fue muy cuidada. No hizo ningún tipo de calificación respecto al desarrollo de alguna actividad en particular y se limitó a mostrar datos concretos sobre la realidad del recurso hídrico en la provincia.

Claramente el Gobierno provincial quedó herido tras diciembre del 2019 y evita cualquier manifestación en torno a la actividad minera, tal como quedó demostrado ayer. Así, el Foro de Metalmecánica y Minería dejó muy claras las posturas que tomarán cada uno de los actores sociales, empresariales y políticos en caso que se lleve a la Casa de las Leyes una nueva discusión referida a la minería.


Esta nota habla de: