Cerruti: "El Gobierno puede garantizar que no va a faltar gas en invierno"

En cuanto al costo de los envíos de barcos regasificadores, remarcó que "los fondos (para pagarlos) van a estar" y que el Gobierno "está haciendo todo lo necesario" para asegurar el abastecimiento.

La portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, aseguró hoy que "no va a faltar gas en invierno" y que este año la Argentina tendrá que importar "bastante menos" debido al aumento de la producción interna de este combustible, a raíz del "crecimiento de la explotación en Vaca Muerta".

"El Gobierno puede garantizar que no va a faltar gas en invierno", aseveró Cerruti, quien no obstante indicó que existen inconvenientes a escala internacional porque "la realidad es la realidad y hay una guerra" entre Rusia y Ucrania, que incide tanto en el abastecimiento como en los precios de los hidrocarburos.

Adelantó que "la próxima semana" va a haber "novedades" sobre las negociaciones que están llevando a cabo el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Energía, Darío Martínez, para garantizar el abastecimiento tanto para el consumo residencial como para la industria y el agro.

Asimismo, sostuvo que "el Gobierno entiende que todavía no hay faltante de gasoil", ante la requisitoria periodística sobre presuntos problemas de abastecimiento en algunas provincias.

En cuanto al costo de los envíos de barcos regasificadores, remarcó que "los fondos (para pagarlos) van a estar" y que el Gobierno "está haciendo todo lo necesario" para asegurar el abastecimiento.

En otro orden, al referirse a las operaciones de venta de particulares combustible a otros países en zonas de frontera, dijo que "es un tema que tiene que ver con cuestiones de seguridad", que le atañe a "Gendarmería y los gobiernos provinciales".

Este año, la Secretaria de Energía prevé un complejo escenario a raíz no sólo de los precios del Gas Natural Licuado que importa para completar la oferta doméstica, sino también la menor disponibilidad del recurso a nivel global por la guerra entre Rusia y Ucrania y por la reducción de la producción de Bolivia.

Esta nota habla de: