Las claves de la investigación que podría terminar en la destitución de Trump

La presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, comunicó este martes que se inició una investigación para realizar un impeachment contra Donald Trump.

Después de sobrevivir al escándalo del #RussiaGate, Donald Trump vuelve a estar a la puerta de un juicio político después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunciara el inicio de una investigación previa a un eventual impeachment.

La apertura de una investigación de juicio político contra el Presidente de Estados Unidos se fundamentó en las sospechas de que abusó de su cargo y buscó ayuda exterior para perjudicar a Joe Biden, su potencial rival electoral demócrata en los comicios de 2020, y aumentar las chances de ser reelecto.

Según medios estadounidenses, un denunciante de los servicios de inteligencia elevó un informe tras sentirse alarmado por un presunto intento de Trump de presionar al presidente ucraniano, Vladimir Zelenski, para investigar a Biden y su hijo durante un llamado telefónico en julio pasado.

Trump ha negado las acusaciones, un duro golpe para un presidente que ha empeñado gran parte de su mandato rechazando afirmaciones de que se benefició de acciones de interferencia electoral auspiciadas por Rusia para vencer a su rival demócrata Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Hunter Biden, hijo el candidato demócrata, fue nombrado directivo de una empresa de gas de Ucrania justo cuando su padre lideraba gestiones diplomáticas con Kiev, como vicepresidente del presidente Barack Obama, el antecesor de Trump.

Aunque el momento de su nombramiento despertó, incluso entonces, suspicacias, hasta ahora no ha surgido ninguna evidencia de que Biden o su hijo hayan cometido delitos.

Días antes de la conversación con su par ucraniano, Trump ordenó congelar ayuda militar a Ucrania por 400 millones de dólares, lo que desató sospechas de que quería coaccionar así a Zelenski para obtener información sobre los Biden.

Trump rechazó la imputación, pero admitió que bloqueó los fondos, que después fueron liberados.

Pelosi dijo ayer que si Trump efectivamente extorsionó a Zelenski, incurrió en una "traición de su juramento del cargo".

El mandatario, conocido por sacar provecho en la adversidad, venía virtualmente desafiando a los demócratas a dar ese paso, convencido de que un proceso de juicio político reforzará su amplia base de apoyo, más bien que restarle respaldo.

El anuncio de Pelosi llegó cuando Trump se encontraba en la sede de la ONU, en Nueva York.

"ACOSO PRESIDENCIAL", tuiteó el mandatario en su primera reacción.

Trump volvió hoy a la carga en su red social preferida.

"No ha habido un Presidente en la historia de nuestro País que haya sido tratado tan mal como yo. Los demócratas están congelados de odio y miedo. No hacen nada. No se debería permitir que esto le pase a otro Presidente. Caza de Brujas!, escribió.

Los demócratas exigen ver el informe del denunciante, pero el gobierno se ha negado a compartir la información, invocando privilegios presidenciales.

Trump autorizó ayer que se haga pública la transcripción de su conversación con Zelenski, algo que la Casa Blanca dijo que hará hoy, justo cuando el mandatario recibe a su par ucraniano en Washington.

Trump dijo que la transcripción lo exculpará. El presidente también dijo que un impeachment lo beneficiará. "Todos dicen que sería algo positivo para mí, para la elección", dijo a periodistas. 

Esta nota habla de: