50 países (sin Argentina) piden ante la ONU la liberación de los presos políticos en Nicaragua

EE.UU., Costa Rica, Brasil, Colombia, Chile, España, Francia, Alemania, Suiza en una lista en la que no está Argentina. El régimen de Daniel Ortega pide "respeto" y calla sobre abusos de derechos humanos.

Cincuenta países demandaron este martes 14 de septiembre la liberación inmediata de todos los presos políticos en Nicaragua, en una declaración conjunta en el marco de la sesión 48 del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU)

El presidente Daniel Ortega, en su discurso este 15 de septiembre, calló sobre este y otros hechos en la larga lista de violaciones de derechos humanos cometidas por su Gobierno.

Aunque el pronunciamiento fue realizado por el representante de Ecuador, lo suscriben Estados Unidos, Francia, Alemania, Noruega, Finlandia, España, Suiza, Perú, Colombia, Brasil y otros que sostienen que han recibido informes de detenciones arbitrarias e intimidación general contra opositores, políticos, periodistas y defensores de derechos humanos.

"Los hechos ocurridos en los últimos meses ponen en duda la legitimidad y harían muy difícil evaluar las próximas elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua como libres, justas y transparentes", advierten en el documento divulgado en la cuenta de Twitter de la misión de Estados Unidos en Ginebra.


Lista de Estados signatarios:

  1. Albania
  2. Australia
  3. Austria
  4. Bélgica
  5. Brasil
  6. Bulgaria
  7. Canadá
  8. Chile
  9. Colombia
  10. Costa Rica
  11. Croacia
  12. Chipre
  13. República Checa
  14. Dinamarca
  15. Ecuador
  16. Estonia
  17. Finlandia
  18. Francia
  19. Georgia
  20. Alemania
  21. Grecia
  22. Hungría
  23. Islandia
  24. Italia
  25. Irlanda
  26. Letonia
  27. Liechtenstein
  28. Lituania
  29. Luxemburgo
  30. Malta
  31. Islas Marshall
  32. Montenegro
  33. Países Bajos
  34. Nueva Zelanda
  35. Macedonia del Norte
  36. Noruega
  37. Paraguay
  38. Perú
  39. Polonia
  40. Portugal
  41. República de Corea
  42. Rumania
  43. Eslovaquia
  44. Eslovenia
  45. España
  46. Suecia
  47. Suiza
  48. Ucrania
  49. Reino Unido
  50. Estados Unidos de América

La declaración ocurre un día después que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, brindó un informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el cual documentó la detención arbitraria de 36 líderes opositores, incluyendo a siete aspirantes presidenciales, entre el 28 de mayo y seis de septiembre pasado, los que permanecieron incomunicados hasta que el 31 de agosto se comenzaron a autorizar visitas.

"La gran mayoría de estas personas permanecieron privadas de libertad hasta 90 días, incomunicadas y algunas en aislamiento", lamentó Bachelet.

En plena sintonía con la demanda de respeto de los derechos universales, los 50 países agradecieron su informe a Bachelet y se mostraron preocupados, porque sigue aumentando el número de detenidos, a pesar de los llamados de la comunidad internacional a que cesen las violaciones de derechos humanos.

"Una vez más, instamos al Gobierno de Nicaragua a que libere de inmediato a todos los detenidos políticos, se abstenga de tomar represalias y todo acto de intimidación", afirman.

Otro aspecto que les preocupa es el de las leyes represivas, promulgadas el año pasado por la Asamblea Nacional controlada por el régimen de Ortega, las cuales socavan la participación política, la libertad de prensa, la libertad de expresión, la libertad de reunión y asociación pacífica, la separación de poderes y el sistema democrático en su conjunto.

Los firmantes también instaron al Gobierno de Nicaragua a reanudar el diálogo con la comunidad internacional, restablecer la democracia, y pidieron que rindan cuentas los responsables de las violaciones de derechos humanos cometidas desde abril de 2018.

Según informes internacionales, durante las protestas masivas de opositores que demandaron la renuncia del presidente Daniel Ortega, la represión dejó 328 asesinatos, 2000 personas resultaron heridas. Además, más de 100 000 nicaragüenses se fueron al exilio para resguardar su seguridad y debido a la crisis sociopolítica y económica que persiste desde entonces.

Esta nota habla de: