Venezuela le torció el brazo a Estados Unidos: se reinician las operaciones comerciales

Washington autorizó a petroleras estadounidenses y europeas para que reinicien operaciones en Venezuela. La información la dio a conocer la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, quien dijo que su país aspira a que inicie el camino para "el levantamiento absoluto de las sanciones ilícitas".

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, confirmó que el gobierno de EEUU autorizó a las empresas petroleras estadounidenses y europeas a que "negocien y reinicien operaciones" con su país en medio del complejo paquete de sanciones que impuso Washington a Caracas desde hace al menos una década.

"El Gobierno Bolivariano de Venezuela ha verificado y confirmado las noticias publicadas en el sentido de que los Estados Unidos de América ha autorizado a empresas petroleras estadounidenses y europeas para que negocien y reinicien operaciones en Venezuela", reveló Rodríguez en Twitter.

La alta funcionaria señaló que su país "aspira" a que este tipo de decisiones de EEUU "inicien el camino para el levantamiento absoluto de las sanciones ilícitas" que afectan a la población venezolana.

Rodríguez agregó que la comunidad internacional está en conocimiento de que Venezuela ha logrado una "recuperación económica con esfuerzo propio" a pesar de "bloqueo inhumano" impuesto contra el país por EEUU, la Unión Europea y otros gobiernos aliados.

"Nuestro pueblo se siente orgulloso del trabajo y los logros de los últimos tiempos", dijo la vicepresidenta, quien resaltó que el Gobierno venezolano, "apegado a sus profundos valores democráticos, seguirá promoviendo de manera incansable el diálogo fecundo en formato nacional e internacional".

Previo a la confirmación de Caracas, la agencia de noticias AP, informó -citando a altos funcionarios del gobierno en Washington que hablaron bajo condición de anonimato-, sobre los cambios que aplicaría Washington con respecto a las sanciones.

También anunció que la administración de Joe Biden permitirá a Chevron negociar su licencia con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), pero no perforar ni exportar petróleo de origen venezolano.

Otras agencias, entre ellas EFE, citando a un funcionario de alto nivel de la administración de Biden, señalaron que durante una llamada con periodistas este confirmó el levantamiento de la prohibición a esa petrolera estadodounidense de negociar con PDVSA, y que el alivio de las sanciones busca reactivar el diálogo entre la oposición y el Gobierno venezolano.

"Quiero aclarar que el Gobierno hace esto en respuesta a las conversaciones que están teniendo lugar entre el régimen y el Gobierno interino (de Juan Guaidó)", comentó la fuente.

El alivio de las sanciones también incluiría la eliminación de algunos venezolanos cercanos al Gobierno de la lista de personas sancionadas por EEUU.

Por su parte, The Wall Street Journal, en un artículo de su Consejo Editorial titulado "El baile de Biden con un dictador latino", publicado el lunes, hizo referencia a movimientos que estarían llevando adelante el Gobierno estadounidense y los demócratas con el objetivo de restablecer sus relaciones con Venezuela y el presidente Nicolás Maduro.

En el texto citan al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien la semana pasada, en una de sus conferencias de prensa matutinas, dijo que "ya hubo un acuerdo con Venezuela para que una empresa estadounidense extraiga un millón de barriles diarios".

"Esto es bueno para Venezuela, es bueno para EEUU, es bueno para el mundo", añadió el mandatario azteca.

Contexto y condiciones. El contexto en el que se da este "deshielo" es la invasión de Ucrania por parte de Rusia, el pasado 24 de febrero, que aceleró los movimientos diplomáticos de Washington en medio de la ola de sanciones que lanzó junto a sus aliados contra Moscú, además de promover el embargo del petróleo ruso de parte de la Unión Europea.

En marzo pasado se inició un acercamiento entre EEUU y Venezuela cuando una delegación estadounidense fue recibida en Caracas por el presidente Maduro, quien calificó la reunión de "respetuosa, cordial" y "muy diplomática".

Tras ello, Venezuela liberó a dos presos estadounidenses que estaban encarcelados: Gustavo Cárdenas, condenado por peculado doloso y concierto de funcionario con contratista, así como por el delito de asociación para delinquir; y Jorge Fernández, acusado de terrorismo.

En esos mismos días, después de la reunión, el portavoz del departamento de Estado, Ned Price, aseveró que Washington "revisaría" algunas políticas de sanciones, pero bajo algunas condiciones.

"Reconsideraremos algunas políticas de sanciones si, y solo si, las partes hicieran un progreso significativo en las negociaciones lideradas por Venezuela en México para lograr el cumplimiento de las aspiraciones del pueblo venezolano de una verdadera, de una auténtica democracia", comentó.

Por su parte, el entonces canciller venezolano, Félix Plasencia, señaló que Caracas estaría dispuesta a cooperar con EEUU en lo que respecta al comercio de petróleo siempre y cuando se respete "la soberanía y la legitimidad" del Gobierno de Venezuela.

"Espero que respeten la soberanía y la legitimidad de mi gobierno. El presidente Maduro es el único y legítimo jefe de Gobierno de Venezuela. Podemos hacer mucho juntos en el comercio del petróleo convenciéndoles de que respeten eso", expresó.

Esta nota habla de: