Qué está pasando en China: levantamiento popular contra la política de covid cero

Las protestas simultáneas en varias ciudades chinas contra la política de covid se han hecho eco de duras críticas el presidente chino, Xi Jinping, y el Partido Comunista Chino que lidera.

Miles de personas en las calles protestando es una imágen inédita, por infrecuente, en China, que mira de reojo las sombras de aquella histórica plaza de Tiananmen

Las manifestaciones se sucedieron en las principales ciudades del país en contra de la política cero covid impuesta por el gobierno lidereado por Xi Jinping. A continuación, varias claves para entender qué está ocurriendo en el gigante asiático en lo que puede convertirse en el mayor desafío para el régimen desde las protestas prodemocráticas de 1989.

El incendio de un edificio con diez víctimas mortales en Urumqui, capital de Xinjiang, fue la gota que colmó el vaso de un descontento popular larvado desde hace muchos meses. Parte de la población considera que la tragedia podría haberse evitado si el inmueble no hubiera estado medio confinado. Otros accidentes mortales anteriores han ayudado ha generar el caldo de cultivo que ha desembocado en las protestas. 

La TV China resaltó las similitudes entre el Partido Comunista Chino y el Justicialista

El 18 de septiembre, un accidente de autobús acabó con la vida de 27 personas que estaban siendo trasladadas a un centro de cuarentena. A finales de octubre, cientos de trabajadores huyeron en masa de la fábrica de Foxconn en Zhengzhou por el descontento por la restrictiva cuarentena y las condiciones de vida dentro la las instalaciones cuando los empleados no pueden salir. Son dos ejemplos de cómo se la ido larvando el malestar.

China, donde el virus apareció por primera vez a finales de 2019, ha aplicado extensos confinamientos y pruebas de diagnóstico rutinarias cada vez que aparecían los primeros contagios en cualquier parte del país. Las personas que tienen el virus son aisladas o enviadas a hospitales. Cualquier persona que se considere que haya tenido un contacto cercano con un infectado también es aislada. Cuando los brotes se consideran suficientemente graves, el Gobierno confinó ciudades enteras.

Los esfuerzos de China para controlar el virus han significado muchas penurias para millones de personas. Quienes se encuentran en confinamiento a menudo se quejan de tener dificultades para obtener alimentos y satisfacer otras necesidades. Cuando las fábricas chinas están afectadas por un brote, las autoridades establecen un sistema de "circuito cerrado" que implica que los trabajadores no pueden salir de la planta para evitar contagios. Ha habido casos de personas rechazadas por los hospitales por temor a que puedan estar infectados o los residentes a los que se les prohibió huir de sus edificios durante un terremoto reciente en la provincia de Sichuan.

Jorge Faurie, a fondo: cómo tener o no vacunas redefinen al mundo y el alineamiento de Argentina con China y Rusia

La política de covid cero impuesta por China implica cierres drásticos de ciudades clave para la economía global, como Shanghái. La ciudad, uno de los puertos más importantes del mundo y centro financiero, ha pasado meses paralizada por completo. El país lleva más de dos años con unas medidas draconianas para entrar y salir (se exigen tres semanas de cuarentena para las personas, una semana para los productos). Los protocolos sanitarios han reducido diez veces el número de cargas y descargas en sus puertos.

Las protestas simultáneas en varias ciudades chinas contra la política de covid se han hecho eco de duras críticas el presidente chino, Xi Jinping, y el Partido Comunista Chino que lidera. Una estampa desconocida hasta ahora en el gigante asiático. Muchos manifestantes alzaron sus voces al grito de Queremos Libertad y Abrid China, al tiempo que pedían la dimisión del líder.


Esta nota habla de: