El proyecto de restricciones de Fernández considera sanciones para casos como el de Mendoza y CABA

El presidente viaja hoy a Europa y dejó listo el proyecto que el lunes ingresará al Congreso con el objetivo de blindar a través de una ley las medidas que defina en sus próximos DNU.

Alberto Fernández terminó de leer anoche el texto del proyecto que el lunes ingresará al Congreso nacional y que busca blindar las restricciones que aplique el presidente en sus futuros Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU). Del mismo modo, considera sanciones para los casos como el de Mendoza y Ciudad de Buenos Aires.

El mandatario viaja este sábado a Europa junto al ministro Martín Guzmán y antes dejó listo el proyecto "para que no sigamos teniendo los vaivenes con su peculiar modo de ver las cosas", haciendo referencia al fallo desfavorable que tuvo el Estado nacional por las clases presenciales en la Corte Suprema.

Antes de volar a Lisboa el presidente se reunirá con Santiago Cafiero en la quinta de Olivos para lograr el texto tengan un fuerte consenso institucional y evitar así que la Corte Suprema cuestione sus decisiones de política sanitaria.

El texto considera medidas para que el establecimiento de "parámetros objetivos, que es algo que la oposición siempre le pidió al Poder Ejecutivo".

La Casa Rosada desea que la ley esté sancionada antes del 21 de mayo para evitar un nuevo DNU restrictivo a partir de esa fecha, una tarea difícil porque debe acordar con sectores muy críticos de la gestión. Si las dos coaliciones se ponen de acuerdo en el Gobierno consideran que no habría pedidos de inconstitucionalidad en la Corte Suprema. 

De acuerdo a lo que señalaron fuentes oficiales, se trata de un proyecto que considera características técnicas para establecer restricciones. Los ejes son los indicadores, los rangos y de las sanciones.

El proyecto considera también una "doble sanción" para las ciudades y provincias que no cumplan ni hagan cumplir las restricciones que se disparen a partir de un margen determinado y que se establecerá con consenso en el Congreso.

En ese caso, la mirada está puesta especialmente en CABA y Mendoza, las dos provincias que no acataron la suspensión de las clases presenciales. En el caso de la administración de Rodolfo Suarez, la situación es aún más compleja porque no sólo mantuvo las clases presenciales, sino que además reinterpretó otras medidas y no aplicó los horarios de restricción de circulación que imponía el DNU de Fernández.

Desde Juntos por el Cambio no consideran apoyar el proyecto porque consideran que Fernández busca tener "superpoderes". "No vamos a conceder facultades extraordinarias para disponer de la libertad de los argentinos", anticiparon los referentes del principal bloque opositor.

Esta nota habla de: