Suarez no irá a la reunión que convocó el gobierno para tratar el acuerdo con el FMI

La reunión que anunció el presidente Alberto Fernández tras la firma del consenso fiscal, no contará con la presencia de los gobernadores de la oposición, quienes evitarán una utilización política de su posible presencia, como ya ocurrió con el encuentro anterior.

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, no irá a la reunión que convocó el gobierno nacional para que el ministro de Economía, Martín Guzmán, explique el avance de las negociación con el FMI por la deuda de US$44.000 millones.

La decisión se tomó en la mesa nacional de Juntos por el Cambio y tampoco asistirán Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El encuentro está fijado para el miércoles por Alberto Fernández para hablar sobre las negociaciones. Tampoco estará presente el cordobés Juan Schiaretti, quien enviará a su vice.

La postura se acordó esta mañana en un cruce de llamadas de los mandatarios provinciales con la mesa nacional del bloque opositor. El objetivo de la negativa es que abra la posibilidad para se invite también a los jefes parlamentarios de la oposición a una reunión de esas características.

De acuerdo a datos que publica Infobae, la nueva Mesa Nacional de JxC debatió fugazmente hace una semana qué postura adoptarían y apuntan a que "primero, que presenten algo concreto" porque "no queremos sumarnos sólo a una foto en beneficio del Presidente".

Los referentes de Juntos por el Cambio no irán al encuentro con el primer mandatario para evitar una utilización política de su presencia, especialmente después de lo ocurrido con el consenso fiscal, en donde muchos gobernantes provinciales, entre ellos Suarez, tuvieron que aclarar los motivos de su participación en la firma y se distanciaron de la idea del gobierno nacional en torno a la situación de los impuestos.

El gobierno nacional busca encontrar respaldo en los gobernadores de cara a la parte final de las negociaciones y a la necesidad del respaldo en el Congreso del potencial acuerdo, el cual ya fue condicionado por la oposición que apunta primero a un apoyo explícito de la vicepresidenta, antes de avanzar ellos con un respaldo al texto que se lleve a las cámaras legislativas.

En el ámbito parlamentario, la expectativa está puesta en el llamado oficial a sesiones extraordinarias para febrero, ya que en ese período se incluiría el Plan Plurianual que contendrá detalles de la negociación con el Fondo.

Esta nota habla de: