Candidatos al Congreso: no alcanzan los lugares para tantos nombres en Mendoza

Los partidos políticos empiezan a crujir a la hora de negociar quiénes siguen y qué otros nombres pueden integrar las listas de legisladores nacionales.

La discusión interna en los partidos políticos sobre quiénes ocuparán los puestos en las listas al Congreso, se vuelve más compleja en medio de la incertidumbre por la ausencia de un calendario electoral, y la indefinición en torno a si habrá elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, las PASO.

Pero además, aparecen más nombres disponibles para ocupar las listas que los que pueden llegar a entrar.

En la Cámara de Diputados, el peronismo arriesga una sola banca, la de Omar Félix, que concluye su mandato. Si no irrumpiera una tercera fuerza y si el radicalismo y sus aliados no dan un batacazo, podrían revalidar la banca obtenida en 2017 y ganar una más. Pero el número de partida es 1: ¿quién será el/la segundo/a en la lista de candidatos que lo arriesgue todo?

Si la candidatura a senadora nacional la capitaliza Anabel Fernández Sagasti, ¿cederá su espacio el primero en la lista de diputados a otro sector, por ejemplo, a los intendentes? Sale uno de esa línea y aseguran que quien siempre "tuvo ganas" de ir al Congreso es un jefe comunal exitoso, como el tunuyanino Martín Aveiro. Debería renunciar a mitad de su mandato (como lo hiciera Alejandro Abraham para ser sucedido por Luis Lobos en 2013) de modo de encabezar la lista.Aveiro ganó por goleada en una comuna en que perdieron tanto Fernández Sagasti como Alberto Fernández.

Aveiro ganó por goleada en una comuna en que perdieron tanto Fernández Sagasti como Alberto Fernández.

Otro que quiso siempre ir a Buenos Aires es el lavallino Roberto Righi, también reconocido por sus vecinos. Pero en esta oportunidad, no tiene pensado renunciar a mitad de su último mandato, ya que no le queda ninguna posibilidad de reelección como intendente.

Pero aparece la duda de José Luis Ramón, que si lo quieren sumar a una lista debería ocupar el tercer lugar, en razón de la ley de equiparación entre hombres y mujeres. Hay tres dudas centrales:

1- ¿Es necesario "pagarle" la lealtad al diputado nacional por Protectora con una candidatura a repetir en la banca? ¿O se lo puede designar directamente en algún cargo ejecutivo o prometerle alguno judicial en los tribunales de derechos de usuarios y consumidores que él mismo impulsa crear?

2- Desde el peronismo se preguntan si debe ser el presidido por Anabel Fernández Sagasti el que debe ubicar en la lista a un hombre que, en realidad, responde a Sergio Massa, cuyos partidarios en Mendoza son parte en realidad de Cambia Mendoza.

3- La restante duda es si Ramón atrae votos nuevos al peronismo que le permitan mejorar a punto tan de obtener una segunda banca, si consolida lo que ya se tiene o si es un "espantavotos" peronistas.

4- Otra opción sería "pagarle" a Ramón con el segundo lugar en la lista de senadores nacionales, detrás de Fernández Sagasti; aquí no corre el sistema D'Hondt y el partido que gana obtiene dos bancas y el segundo, una. Atento a la situación actual y a las últimas elecciones de esta categoría (2009 y 2015), las chances de que el peronismo obtenga dos bancas en el Senado son más que complicadas. 

Los radicales tienen otro tipo de problemas, como que son muchos nombres para una misma lista. La lista de diputados nacionales la encabezaría Julio Cobos, que cambiaría de Cámara para dejarle a Alfredo Cornejo la chance de integrar el Senado. Cobos ya fue diputado nacional y se estaba haciendo rogar para volver a ser candidato, justo ahora que va a ser padre nuevamente. Pero quienes lo conocen saben que ese es su manual: negarse/aceptar/continuar.

De allí en adelante, todos los que esperan reelección quedan esperando una señal: Luis Petri (que lleva dos mandatos), Claudia Najul (en quien muchos ven que podría encarar un nuevo mandato) y el sanrafaelino Federico Zamarbide. Los tres terminan sus períodos de legisladores.

Pero seguramente Alfredo Cornejo y Rodolfo Suarez tienen otros nombres "in péctore" que ofrecer, por lo que la lista les quedará chica, sobre todo teniendo en cuenta que la lista de aliados con los que debe compartirla es enorme. Si el gobernador quisiera reacondicionar el gabinete y reubicar a alguna de sus piezas, no l quedaría otra que enviarlos a la Legislatura, pero sucede lo mismo con las fuerzas de Cambia Mendoza que esperan ser recompensadas con la posibilidad de ocupar bancas.

Esta nota habla de: