Los radicales mendocinos prometen aburrirse en un congreso ordinario este sábado

Los de la Ciudad de Mendoza, por ejemplo, ya definieron cómo participar: se reunirán en un local gastronómico de la Arístides y desde allí se conectarán con sus dispositivos digitales mientras comparten unos cafés.

No esperan sobresaltos ni sorpresas los radicales que este sábado se reunirán en una mixtura de virtualidad y presencialidad para cumplir con el requisito de su Carta Orgánica de realizar un Congreso Ordinario Anual.

Algunos estarán presentes en la sede partidaria, pero desde allí enlazarán con los congresales de toda la provincia. Cada municipio decidirá cómo conectarse: si desde la tranquilidad sabatina de sus hogares o bien, desde las sedes radicales locales u otro tipo de locales.

Los de la Ciudad de Mendoza, por ejemplo, ya definieron cómo participar: se reunirán en un local gastronómico de la Arístides y desde allí se conectarán con sus dispositivos digitales mientras comparten unos cafés.

En Guaymallén definieron juntarse de a cinco por local, porque no están permitidas las reuniones sociales en casas, con juramento de distancia social y alcohol en gel.

De todos modos, si hay un factor en común para este encuentro ese es el aburrimiento: no esperan planteos que generen sobresaltos.

La máxima atracción de la jornada será, por ejemplo, el cierre, que estará a cargo del gobernador Rodolfo Suarez. El mandatario ofrecerá un discurso en donde evaluará su tarea y proyectará a futuro, en una especie de sesión del Primero de Mayo, pero en donde hay menos posibilidades de que no se le aplauda.

Esta nota habla de:
Más de Runrunes