MendoExit: Cornejo se pavonea con la idea y hace bailar a su alrededor a la política periférica

Las reacciones a los dichos de Alfredo Cornejo sobre la "independencia" de Mendoza y Córdoba, sin considerar sus explicaciones en torno a la imposibilidad de que ello ocurra. Debate sin sustancia y de índole espumoso.

La idea de que Mendoza luche por una autonomía mayor y, posiblemente, buscando un camino de independencia de la Argentina, fue la bandera que eligió un columnista de humor, polemista liberal y comerciante del sector Turismo Hugo Laricchia.

Sin embargo, recién consiguió repercusión nacional cuando el exgobernador Alfredo Cornejo la levantó para hacer referencia a lo que consideró un destrato de la Nación con Mendoza. A partir de allí, los periodistas porteños que poco escarban en el origen de las noticias y se cuelgan de la coyuntura en búsqueda de clics, lo dieron por autor de la idea.

No era nada nuevo: ese espíritu ya había surgido muchas veces en diferentes puntos del país, como Córdoba, Rosario, Corrientes, y por las mismas razones. Provincias orgullosas de su pertenencia e historia, pero disconformes con el injusto destino de los recursos que hacen los sucesivos gobiernos desde Buenos Aires.

Por qué el #MendoExit "es imposible" y cuál sería la alternativa contra la Nación

La idea prende rápidamente como tema y se viraliza, condición que, en estos tiempos, es aprovechada por la prensa que vive del clic más que de informar a fondo sobre lo que pasa, podría pasar o tendría que haber sucedido.

El asunto ahora es que Cornejo, en una extensa entrevista con el periodista del Grupo Perfil Eddy Zunino, volvió a hablar del tema. Y de nuevo escaló en los ránkings de menciones.

A tal punto, que desde la periferia de la política, personajes que buscan estar presentes en las conversaciones de internet de tal modo de sobrevivir a la falta de votos, salieron a referirse al tema. ¿Cómo? Pegándole a Cornejo, una forma de existir políticamente.

#MendoExit para principiantes

De tal modo que José Luis Ramón exhibió su propuesta de llamar a una consulta popular par definir si los mendocinos quieren o no  independizarse de la Argentina. No le importó que, aunque los "mendoexitistas" ganen, no sería suficiente para separarse. Tampoco que Cornejo después de hacer referencia a por qué su provincia y Córdoba se sienten ninguneadas por Buenos Aires, señaló claramente que no se pueden independizar, porque no son parte de una confederación de Estados.

El otro que salió cuando cayó el Sol es Guillermo Carmona. El expresidente del PJ que tiene un cargo en el Ministerio de Defensa y que perdió la interna peronista en la Ciudad de Mendoza, no puede aparecer con los temas de su trabajo, porque son duros y fríos.

Por ello, alguna vez criticó el espíritu "mendocinista" en la disputa con La Pampa por Portezuelo del Viento y se enredó en excusas luego para no quedar como pampeano. Ahora salió a pedir - siempre en tono sentencioso y épico- que Cornejo renuncie no solo a su cargo actual, sino a las pretensiones a futuro.

Además de Laricchia, ¿quiénes quieren ser candidatos por el MendoExit?

"¿Qué destino debe tener quien promueve la desintegración territorial, desprecia el ser argentino, viola su juramento de cumplir la Constitución, profana la democracia con demagogia irresponsable? No hay otro posible que la renuncia a todos los cargos y aspiraciones nacionales", tuiteó. Y entre las pocas reacciones que consiguió de sus seguidores hsta se pidió "cárcel por traición a la Patria" para Cornejo...

El debate va para cualquier lado y eso pasa porque no hay una base sólida de sustentación del planteo, pero también porque hay una tendencia a la exageración, además de una fuerte crisis de la comprensión de textos que hace que cada quien haya creído leer unas afirmaciones que otros no leyeron.

Desde el peronismo más centrado o con poder real, Lucas Hilardo tuiteó algo que parece ser una respuesta a todos:

Y así transcurre la discusión política.

Esta nota habla de: