Hace dos años se cambió de partido y la critican ahora que asumió como concejal

Desde el PRO le critican ahora a una exmilitante suya por haberse pasado hace dos años a la UCR junto a Marcelino Iglesias. Esta semana asumió una banca de concejal como suplente y saltó al conocimiento público. Despertó reclamos aletargados por la pandemia.

Ángela Barreras asumió la semana pasada como concejal de Guaymallén en reemplazo del renunciante Matías Fernández, que reasumirá en los próximos días en razón de haber cumplido a su vez con una suplencia y haber sido elegido recientemente para cumplir un mandato completo de cuatro años.

Barreras ingresó a la lista de Cambia Mendoza como militante del PRO. No tiene, sin embargo, antecedentes políticos, ya que es martillera pública y siempre se dedicó a su profesión, aunque con simpatía por las ideas del macrismo.

En las últimas horas generó debate, aunque ya había anunciado en 2020 que no gustaban los pasos del partido al que adhirió. De hecho, se movilizó en marzo junto al resto de las mujeres concejalas de Guaymallén por Cambia Mendoza en respaldo a la iniciativa de eliminar la figura de reina vendimial, chocando con la fuerza que conducen Omar de Marchi y Álvaro Martínez.

En febrero de 2020 anunció que apoyaría a rajatablas al intendente Marcelino Iglesias. Tal vez por efecto de la pandemia, en los meses sucesivos su decisión -que hizo público con un mensaje en Facebook- fue olvidado por su partidarios, que hoy se muestran ofendidos por su pase.

Barreras sentada en su banca y acompañada por sus afectos.

Escribió Barreras hace más de dos años:

 "A todos mis amigos les comunico que continuo comprometida y apoyando, ahora si, incondicionalmente, a nuestro actual intendente de Guaymallen Sr Marcelino Iglesias, quien ha demostrado una inmensa capacidad de gestión y un profundo compromiso con nuestra comunidad.

A mis amigos del PRO mi profundo agradecimiento y reconocimiento por la labor insustituible desarrollada estos años , pero considero indispensable en esta nueva instancia, de cara a los nuevos desafíos que enfrentamos, consolidar y fortalecer la U.C.R ,partido nacional centenario y representativo de las mayorías populares al que pertenecí desde muy joven y que esta haciendo una profunda renovación a cuya unidad quiero contribuir. Desde Ahora desde este lugar seguiremos trabajando juntos por mas cambios.

Cordialmente .

Angela Barreras".

El posteo:

Como efecto paradógico, ahora que asumió la banca deseada, desde el PRO le reprochan su "pase", aunque todos se supone que están juntos en Cambia Mendoza.

El dirigente macrista Patricio Civit, presidente del PRO en Tunuyán, escribió en sus redes, citando aquel posteo del 2020:

"Con el afecto y respeto que siento por Angela Barreras, debo decir que así no!.

No me parece ni ético, ni correcto llegar a un cargo electivo representando a un partido, en este caso el Pro, para luego pasarse a otro (UCR).

Queda en evidencia que la militancia dentro del Pro, en realidad escondía otros objetivos.

"En la sesión especial N° 2 del Concejo Deliberante de Guaymallén, desarrollada hoy, asumió como concejala del Frente Cambia Mendoza, la representante del PRO Ángela Barreras..."

"En Mendoza, integró la lista de candidatos a concejales de Guaymallén por Cambia Mendoza, en las elecciones del año 2019. Puesto que hoy asume hasta finales del 2023"

Los entrecomillados son parte de la gacetilla de prensa emitida por el Municipio de Guaymallén, en el ya agotado y descreído intento de mostrar participación de socios en la conformación de listas, cosa que no es tal.

Muy lamentable todo.

Nos tenemos que hacer cargo. Queda claro que luego de este y otros casos, debemos hacer una profunda reflexión puertas adentro del partido, porque se le vienen dado oportunidades a personas que no estaban comprometidas con los valores del Pro, y cuando llegan a ocupar un cargo, terminan siendo funcionales a otras fuerzas políticas.

Las borocoteadas se están poniendo de moda, gracias a la falta de memoria de muchos, y la falta de ética de otros.

El partido debería exigir un compromiso público (certificado por escribano) a sus candidatos: si quieren cambiar de monta, ningún problema, pero previo renuncia al cargo y a la afiliación.

Tiene que ser algo interno, porque no prosperará ningún proyecto legislativo que intente cambiar esta situación, ya que ninguno de los partidos que acostumbra adquirir voluntades con cargos y chequera lo aprobaría.

Veamos lo positivo: al menos no se pasó al kirchnerismo (por ahora o hasta que le ofrezcan algo mejor)

Buen fin de semana!".

En definitiva, el debte promete profundizarse, como asimismo los pases, en los tiepos previos a las redefiniciones partidarias y las candidaturas. Y eso que 2022 no es un año electoral.


Esta nota habla de: