Una calamidad tras otra: después del Zonda, los robacables

A la calamidad del Zonda le siguió la de la delincuencia que aprovechó la tarea iniciada por la inclemencia climática y se llevó no solo los cables, sino alguno de los transformadores, según informó el vocero de Edemsa, Renato Di Fabio.

Edemsa comunicó que el 98% de la afectación primaria del servicio eléctrico en el Gran Mendoza, tras los episodios que dejó el viento Zonda del fin de semana, se había resuelto en las 48 horas posteriores. Pero persistieron reclamos en el 2 por ciento restante, centralmente en Las Heras y en forma confluyente, en Guaymallén, sobre todo en la ruralidad urbanizada de Los Corralitos. 


Robos violentos en Lavalle: peor que el Zonda, pero sin solución ni ayuda

¿Qué sucedió allí? A la calamidad del Zonda le siguió la de la delincuencia que aprovechó la tarea iniciada por la inclemencia climática y se llevó no solo los cables, sino alguno de los transformadores, según informó el vocero de Edemsa, Renato Di Fabio.

Eso ocasionó que haya muy baja tensión en estos dos puntos del área metropolitana de Mendoza, ya que zonas sin luz no quedan.


Esta nota habla de: