Tormenta de ideas, por Nihuil