Una calle de San Martín recordará a Jorge Sosa

El popular poeta, escritor, humorista y periodista Jorge Sosa tendrá una calle que lo recuerde. La iniciativa de los vecinos de San Martín fue recogida por el concejal Jorge Fontana.

Es difícil borrar el recuerdo de Jorge Sosa. Hacerlo, implica una automática sonrisa. El humor fue uno de sus muchos legados y todavía se lo recuerda con alegría.


Tristísimo: murió el multifacético Jorge Sosa

Murió el 4 de agosto del año pasado y no hubo tiempo para despedirlo: fue repentina e inesperada su muerte. Hubo recuerdos y homenajes, pero los vecinos del barrio Los Olivos I de San Martín estuvieron de acuerdo en que se merecían vivir en una calle que lo recordara y que, a cada momento, les arrancara una sonrisa, "a pesar de todo", como solía decir en sus monólogos televisivos y radiales.

El concejal Jorge Fontana plasmó la propuesta en el Concejo Deliberante y, de tal modo, lo recordará la arteria que va de norte a sur desde Onofri hasta Berutti y desde Berutti hasta la última calle pública en el sur del séptimo barrio Empleados de Comercio.

El genial autor

Sosa cayó desvanecido en la esquina de Mitre y Colón, en la Ciudad de Mendoza. Le practicaron RCP en el lugar y fue llevado de urgencia al centro asistencial capitalino, donde finalmente falleció.

Había nacido en Zavalla, provincia de Santa Fe, pero decidido a estudiar Ingeniería en Petróleo se radicó en Mendoza en 1966 y desde entonces se sintió -y se jactó de ser- un mendocino más. De hecho es el autor de ese "himno" provincial que es la bella Tonada de otoño, compuesta junto al músico Damián Sánchez.

En el ámbito de la comunicación dejó su huella en varios medios, entre ellos, Elevediez, Nihuil y Jornada, con recordados programas como "Los habitantes de la noche", "Jornada", "Fiesta", "Sol arriba", "Matinal", "Pulso urbano" y "Para vivir", donde creó los popularísimos radioteatros y sketches "La Lechiguana", "Don Rosa y Don Ponciano", "El informe científico", "Los estudiantes"; "El vago y la vieja", entre tantos otros.

También escribió columnas de humor en los diarios El Sol y Los Andes, además de lucirse con sus monólogos en la pantalla de Canal 9 Televida. Últimamente trabajaba en Diario Jornada.

También se desempeñó durante varios años como docente en la cátedra Taller de radio en la carrera de Comunicación Social de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Nacional de Cuyo. En esta unidad académica dejó su impronta en varias generaciones de comunicadores que, tras enterarse de su muerte, manifestaron su tristeza en las redes sociales y recordaron cuánto influyó el querido Jorge en el rumbo que tomaron sus carreras profesionales.

Además de su rol como docente, Sosa también aportaba su sello único en los actos de colación, donde hacía sus famosos monólogos y cerraba leyendo poemas dedicados a las distintas promociones. De ahí que sean tantos los estudiantes que tuvieron el privilegio de compartir con él esa instancia final en su formación universitaria.


Esta nota habla de:
¿Mendoza es mayoritariamente de Boca o de River?