Pamela Paul y "Cien cosas que perdimos al usar internet"

La periodista de ‘The New York Times' Pamela Paul publica un libro con un centenar de sensaciones, objetos y momentos que han desaparecido con la tecnología.

Clic aquí para comprar el libro.

"Estaba en un barco en Isla Catalina, en California, con mis hijos", explica la periodista Pamela Paul. "Entonces miré el teléfono y la catedral de Notre Dame estaba en llamas. Escribí a mis amigos que viven en París: ‘Dios mío es horrible'. Entonces recibí un e-mail de un productor de Hollywood que estaba enfadado conmigo. Y pensé: pero si estoy en un barco, ¿por qué estoy pendiente del productor y del incendio?".

Paul, estadounidense de 50 años y redactora jefa de la sección de libros de The New York Times, acaba de publicar un ensayo para tratar de entender por qué no "vivía el momento" y otras 99 cosas que hemos perdido con internet, de momento solo disponible en inglés. El libro habla de sensaciones perdidas como "estar atento" a las cosas, sentimientos como el "aburrimiento" o incluso virtudes como la "paciencia", pero también hay muchos objetos como la "enciclopedia", el "teléfono en la cocina", el "bloc con tarjetas de visita" o las "tarjetas de cumpleaños".

La historia del libro la difundió el diario español El País, con la firma de Jordi Pérez Colomé. Allí dio cuenta de que "el libro no está escrito para lamentarse por un mundo que ha desaparecido. "Soy nostálgica, sentimental y pesimista, pero también soy consciente de que algunas de estas novedades son buenas", explicó la autora. "¿Qué hubiéramos hecho durante el confinamiento sin internet? Nos salvó la vida", dijo Paul por videoconferencia al diario El País.

Pérez Colomé señaló en su artículo que "en el libro hay capítulos más o menos previsibles, pero ver los 100 juntos con explicaciones que rondan entre una y tres páginas es impactante". Sobre las vacaciones, por ejemplo, le contó Paul: "Cuando ibas de vacaciones hace 20 años, al volver tenías algunas cartas en el buzón, unos mensajes en el contestador, en el trabajo había algo en la mesa, y eso era todo. Ahora es como tener a hordas esperando en la puerta, has visto ese mensaje, qué reacción tienes a esa foto, tienes 36 notificaciones, montones de gente que quiere conectar contigo en LinkedIn, Snapchat, Instagram. Es incansable", explicó.

Pamela Paul, sobre su libro 100 Things We've Lost to the Internet

¿Recuerda todos esos hábitos arraigados, ideas preciadas, objetos queridos y preferencias obstinadas de la era anterior a Internet? Se fueron.

A algunas de esas cosas podemos decirles adiós. Pero muchos extrañamos terriblemente. Cualquiera que sea nuestra respuesta emocional a este reino que se fue, nos enfrentamos al hecho de que casi todos los aspectos de la vida moderna ahora tienen lugar en rincones aislados y filtrados del ciberespacio, un espacio que ha subsumido lentamente nuestros hábitats físicos, reemplazando o transformando la oficina, nuestro la biblioteca local, un bar favorito, el cine y la cafetería donde la gente se miraba desde el otro lado de la habitación. A pesar de que hemos ganado la capacidad de reunirnos sin salir de nuestra casa, muchas de las experiencias fundamentalmente humanas que nos han sostenido han desaparecido.

MÁS La entrevista de El País, completa, haciendo clic aquí

Abajo, la presentación del libro en inglés

Esta nota habla de: