Coppola, el representante de Dios, también es argentino

En seis episodios, la serie disponible en Star+, recorre la vida del mánager más famoso de nuestro país: Guillermo Coppola, el elegido del Diego. Escribe Laura Rombolí.

Laura Romboli

Una anécdota. Una anécdota contada a lo "argento". Una anécdota contada a lo "argento" y con toda la ficción que requiere para ser tal. Así es la serie que repasa, a modo de comedia, la vida de Guillermo Esteban Coppola, el representante de Diego Armando Maradona.

Seis episodios de 45 minutos cada uno en los que el director Ariel Winograd, junto a la esmerada interpretación de Juan Minujín -como el "Guillote"- nos cuentan aquellos hechos más destacados en la vida de Diego, pero desde el lado de su mánager y amigo.

De una forma estridente, colorida y, también, algo liviana la serie "Coppola, el representante" logra revivir lo que fueron esos años de fama y fiesta, de los cuales los argentinos fuimos testigos y seguidores de cada suceso en el que Maradona era el protagonista.

Con nombres reales de aquellos que formaron parte de esa historia, la serie cumple con mostrarnos cómo eran esos tiempos y un día en la vida de Guillermo. Sus inicios, la Ferrari, el jarrón, la amistad, las adicciones y los amores forman un hilo conductor que hace que la historia sea entretenida para ver y pasar el momento. No nos deja pensando ni mucho menos emociona. Algunos temas como la cárcel, la soledad o la dedicación a tiempo completo de Coppola para con su representado, pueden ser reflexiones que se desprenden (si uno tiene ganas) al terminar de verla. La ficción no lo exige.

Acertadísimo es el recurso de que la presencia de Maradona sea a través de las llamadas telefónicas y algunas imágenes reales de ciertos momentos.

Con buena música que nos sitúa en esos tiempos y una distinguida representación visual del guion, se destaca la fotografía de cine. "Coppola, el representante" reúne la síntesis de esa "argentinidad al palo" que siempre estuvo presente y que, imaginamos, como el Diego paseó y dejó por todos los lugares de este mundo.

Esta nota habla de:
¿En dónde hacés rendir tu plata?

Tenés que saberlo