Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

La Universidad de Bolonia tiene orígenes muy antiguos que la indican como la primera universidad del mundo occidental creada en el 1088. Un repaso por los hitos de "La UNIBO".

José Jorge Chade
Presidente de la Fundación Bologna Mendoza

La Fundación Bologna Mendoza de nuestra ciudad posee el Patrocinio Académico de la Universidad de Bologna, Italia. Repasemos un poco su historia.

La Universidad de Bolonia tiene orígenes muy antiguos que la indican como la primera universidad del mundo occidental creada en el 1088. (Las más antiguas son la de Marruecos año 859 y la de El Cairo año 972)

La historia de la Universidad de Bologna, conocida como "La UNIBO" se entrelaza con la de grandes personalidades que trabajaron en los campos de la ciencia y la literatura y es un referente imprescindible en el panorama de la cultura europea y mundial. Gran parte de las Universidades del mundo se rigen por el Tratado de Bologna.

Nueve siglos de historia

Nueve siglos de Alma Mater Studiorum: desde aquel lejano 1088, que convencionalmente se denomina fecha de nacimiento del Estudio boloñés, pasando por la prolífica Edad Media y el ecléctico Renacimiento, para llegar al estancamiento de la Edad Moderna y el rescate del contemporáneo. Se presenta la universidad más antigua de occidente.

Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

Siglo XI-XII - Nacimiento del Ateneo y del Municipio

Irnerio

"La escuela de Bolonia se formó por su propio movimiento, surgió y creció de manera privada". Con estas palabras Carducci celebraba el nacimiento del Alma Mater Studiorum, durante las celebraciones de su octavo centenario en 1888. El propio poeta admitía la artificialidad de este aniversario, pues reconocía la imposibilidad de trazar una fecha precisa de fundación, en virtud de la hecho de que el Ateneo Bolognese no fue creado por la voluntad de un soberano o por una asamblea organizada de maestros, sino que surgió por iniciativa espontánea e informal de algunos estudiantes.

Gracias a ellos, Bolonia se convirtió para todos, en poco tiempo, no sólo en "Los eruditos" (La docta) sino también en "La gorda" (La grasa) y "La roja" (La rossa). Una metrópolis medieval rica y poderosa, capaz de atraer y albergar a cientos de jóvenes adinerados, que trajeron consigo, además de libros y sirvientes, también mucho dinero.

Irnerio fue el introductor de los primeros estudios de Derecho Romano con lo que comenzó la Universidad.

Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

Por ello, el Municipio forjó de inmediato un vínculo indisoluble con su Universidad, apoyándolo, al menos durante los primeros siglos, con leyes y decretos que lo protegieron y favorecieron.

Las dos realidades, la municipal y la universitaria, ambas nacidas bajo la égida del maestro Irnerio, convivieron en plena simbiosis, bajo los soportales, en casas particulares, en monasterios y en espacios de la ciudad alquilados cuando fue necesario para lecciones y asambleas.

Diversamente a otras universidades europeas que dependían del "Papado" o de las "Coronas", Bologna fue siempre una Universidad laica y sostenida por la Municipalidad.

La ciudad de Bologna tiene tres acepciones "La Docta" por la Universidad, "La Grasa" por su sabrosa gastronomia y porque la mortadella tuvo su origen en Bologna, y también "La Roja" por el color de sus edificios principalmente.

Siglo XIII - Las Universidades de los estudiantes

En torno a las innovadoras Facultades de Derecho, los alumnos pronto se agruparon en asociaciones de ayuda mutua, que con el tiempo se estructuraron según sus lugares de origen (Naciones) y finalmente se agregaron en prestigiosas corporaciones suprarregionales denominadas Universitates.

Desde entonces, Abogados y Artistas han gozado de una reputación social y política inigualable: indispensable para una Europa que estaba naciendo y que necesitaba con urgencia unas bases jurídicas y culturales sólidas.

Siglo XIV - Hacia una gestión municipal

Colegio de España

Con el tiempo los estudiantes perdieron su autonomía, tanto en sus aparatos de gestión como en los ayuntamientos, sufriendo cada vez más la injerencia del poder local y papal.

Incluso los maestros, que entretanto habían ingresado en el Colegio de Médicos, tuvieron que aceptar condiciones disciplinarias que venían de arriba, padeciendolas aún más a partir del siglo siguiente, cuando se convirtieron en funcionarios, pagados con los ingresos de los deberes comerciales.

Se produjo así un lento declive, una inevitable provincianización de las cátedras, una vez más en estrecha simbiosis con el destino de la ciudad, que a su vez sufrió el ascenso de rivales cercanos y la continua presión de un poder papal deseoso de recuperar el control absoluto. sobre sus dominios.

Siglo XV - El florecimiento del Alma Mater

Sin embargo, la fama de la Universidad aún logró atraer a estudiantes de todo el mundo. Futuros papas, cardenales y hombres de genio continuaron graduándose de las facultades de derecho, mientras que los artísticos, gracias a las reformas culturales del humanismo, florecieron en nuevas disciplinas. Fue la época rica de la familia Bentivoglio, en la que los señores de facto de la ciudad apoyaron a los ilustres maestros, obteniendo propaganda y elogios en la línea de lo ocurrido en las otras grandes cortes italianas.

Siglo XVI - La reforma del Ateneo

Archiginnasio

Irremediablemente se llegó al desgarro decisivo, que vio al Municipio y su Universidad perder la matriz compartida de su éxito: la libertad. A mediados del siglo XVI, tras el Concilio de Trento, los papas y sus legados consiguieron imponerse tanto en la política local como en la Universidad. Por un lado los senadores, por otro los maestros, terminaron sometiéndose a su voluntad.

Con la construcción del edificio Archiginnasio terminó la sociedad entre las dos entidades que hasta entonces habían disfrutado de una Universidad extendida en el contexto urbano. De este modo, por primera vez, las diversas Escuelas se reunieron en un mismo lugar, bajo la atenta mirada de Roma, que derogó el rectorado estudiantil e impuso la profesión de fe, alejando así a los numerosos estudiantes de otras confesiones.

Siglo XVII - XVIII - La crisis de la Universidad y la recuperación del Instituto de Ciencias y Grabado Palazzo Poggi (Hoy el Rectorado)

La ciudad y el Taller vivieron así la lentitud y la crisis de los dos siglos siguientes y sólo unos pocos nombres lograron salvarse del aislamiento de ese período. El Instituto de Ciencias del siglo XVIII les dio la oportunidad de reaccionar ante los cierres de la Iglesia y la indolencia de la clase política y noble, creando una conexión directa con la vitalidad que en cambio se respiraba en el resto de Europa.

Siglo XIX - Un renacimiento difícil

El cambio vino finalmente desde el exterior, provocado por Napoleón Bonaparte. Con la República y luego con el Reino de Italia, el Ateneo se transformó en una universidad estatal y se trasladó al Palacio Poggi del siglo XVI, en torno al cual se concentraba el nuevo distrito artístico y cultural de la ciudad.

Pero estas renovaciones, en parte implementadas en partes derogadas con el regreso papal, no fueron suficientes para revivir la suerte de Bolonia y el Alma Mater.

Había que esperar a la unidad de la nación y con ella la búsqueda de una historia común, a que Bologna y su antiguo Ateneo fueran reconsiderados como los cimientos de todo el país.

Siglo XX - El Alma Mater en el mundo global Noveno centenario en Piazza Maggiore 1988

El lento renacimiento del Alma Mater y su reactivación internacional se inauguraron en 1888 con motivo de las celebraciones del Octavo Centenario.

También se replanteó la relación con la ciudad y, a principios del siglo XX, la Universidad comenzó a extenderse por el tejido urbano, ocupando edificios antiguos y construyendo otros nuevos.

Las dos guerras frenaron este proyecto, que sin embargo se retomó con más fuerza y ??convicción pasada la Segunda Guerra Mundial.

Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

Ni siquiera los Años del Plomo lograron entorpecer las mejoras conjuntas exigidas con fuerza y ??convicción por toda una generación de jóvenes y estudiantes, tal como sucedió en los siglos medievales.

Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

Finalmente, la demostración de esta feliz unión entre la Universidad y la ciudad tuvo lugar durante la celebración del IX Centenario del Ateneo (1988), que, como las ceremonias del pasado, se desarrolló en los espacios del centro histórico. En Piazza Maggiore, 430 rectores europeos, a los que se sumaron 372 de todo el mundo, firmaron la Magna Carta Universitatum, en la que aún hoy se celebra la independencia y la libertad de enseñanza, elementos que siempre han sido constitutivos de la Universidad de Bolonia, que en esa ocasión fue nuevamente reconocida como la madre de todas las universidades, como el Alma Mater Studiorum. En esa oportunidad se otorgaron Laurea Honoris Causas a diversos presidentes de muchas partes del mundo.

Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

 Uno de nuestros conciudadanos de Mendoza, participó invitado a esta celebración.

Es por ello que las menciones y distinciones que otorgó recientemente y otorgará cada año la Fundación Bologna Mendoza de nuestra ciudad, ha recibido el nombre de "Distinción Alma Mater".

Siglo XXI - Una universidad amplia y sostenible

Hacia fines del siglo pasado, con la disposición de la nueva autonomía universitaria, el Alma Mater inició un proyecto de reubicación de algunos de sus cursos que condujo a la formación del primer Multicampus italiano, ahora extendido a toda Romaña. Al mismo tiempo, ha seguido extendiéndose por el centro histórico de Bolonia y sus alrededores, desarrollando un interés cada vez mayor por las nuevas tecnologías y el respeto por el medio ambiente, elementos fundamentales para ser una realidad competitiva y vanguardista incluso en el siglo XXI. 

Universidad de Bologna, la más antigua del mundo occidental: nueve siglos de historia

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?