Calvino nos sigue enseñando aun en este tiempo

José Jorge Chade, de la Fundación Bologna Mendoza, recoge algunas de las palabras de la Dra. Carmen Toriano, que disertó -con auspicio de Memo- sobre Ítalo Calvino, en el año del centenario de su nacimiento.

José Jorge Chade
Presidente Honorario de la Fundación Bologna Mendoza

Después de haber escuchado la charla "La Generosidad fantástica de Italo Calvino: un homenaje" en el Ciclo Cultura y Sociedad de la Fundación Bologna. Charla magistral y totalmente clara de la Dra. Carmen Toriano me llevó a reflexionar sobre como en la sociedad contemporánea faltan referentes comunicativos efectivos encaminados al diálogo constructivo, educado y democrático. Estas pautas se pueden encontrar en un texto de hace unos treinta años pero que sigue vigente, especialmente hoy en tantas de las lecciones de Italo Calvino.

Quise que la Dra. Toriano me acompañara escribiendo la reflexión de hoy sobre Calvino en relación a lo que comentaba anteriormente. 

Ella dice:

"Los textos reflexivos de Italo Calvino, por su parte, aportan un conocimiento diferente. Las conferencias, entrevistas, ensayos, prólogos y postfacios, muestran a un estudioso de primer orden, un explorador experto, curioso, inquieto, documentado, seducido por las más variadas cuestiones literarias, y también por las manifestaciones artísticas en general, y las científicas, históricas, sociales y políticas. La totalidad de sus escritos integran esos saberes, inquietudes y un conjunto amplio de disciplinas, autores y géneros, discuten y problematizan discursos instaurados y actualizan el soñado espacio de la intertextualidad, la simultaneidad, la multiplicidad. 

Encuentros abiertos de Cultura y Sociedad de la Fundación Bologna Mendoza

De la primera época, el lector aprende de Calvino que da cuenta de la realidad y aviva la conciencia, modifica el mundo, lo regenera, lo reconstruye; luego se nutre de las inquietudes formales, de la complejidad, la variación estructural y arma el rompecabezas, ordena la biblioteca, la literatura, el mundo, el conocimiento"

Continuando y tomando las palabras de la Dra. Toriano puedo decir que Calvino comienza examinando la capacidad de concentrarse en los conceptos esenciales, evitando la pesadez y la vaguedad inútiles y centrándose en la precisión argumentativa. Una actitud similar, aplicada a nuestra vida cotidiana, simplificaría y clarificaría pensamientos y posiciones, haciendo más fluida y menos engañosa la comunicación, evitando malentendidos.

Habla de saber desarrollar pensamientos flexibles sin convertirse en "banderas" al viento de la propaganda y el consenso, disponiendo para un diálogo funcional y concreto y la adaptación necesaria en un mundo que está en constante cambio.

Propende la capacidad de ser unívoco y claro, de luchar enérgicamente contra la aproximación y la superficialidad, de no permitirnos perder esa riqueza lingüística que se traduce en riqueza de pensamiento y razonamiento. En la sociedad contemporánea, donde tendemos a saberlo todo y no profundizar en nada, es una habilidad que falta demasiado pero que necesitamos fortalecer desesperadamente.

Lo que Calvino dejó en su testamento involuntario no es un mero juego de palabras, un paquete estéril de lecciones universitarias: es un ideal literario y social al que aspirar, un modelo comunicativo concreto pero no utilitario, claro pero abierto y flexible, democrático pero no favoritista.

REDES SOCIALES FUNDACIÓN BOLOGNA MENDOZA:

FACEBOOK; https://www.facebook.com/jfunda.bologna

INSTAGRAM; https://www.instagram.com/fundacionbologna/

LINKEDIN; https://www.linkedin.com/in/fundaci%C3%B3n-bologna-mendoza-capacitaciones-696150203/

SITIO WEB; https://fundbolognamendoza.com/

Esta nota habla de: