La hermosa voz en off que escuchamos mil veces: Ariel Prado

Entrevistamos a un locutor, dueño de una voz maravillosa. Está en el aire de Mendoza en distintos medios y lo escuchamos diariamente desde hace años.

Alejandra Cicchitti

Ariel Prado es Locutor Nacional, Maestro de Ceremonia, Actor y Docente. Ha poblado con su voz el aire de Mendoza, desde hace más de 40 años a través de la radio, la televisión y la conducción de eventos en vivo.

La hermosa voz en off que escuchamos mil veces: Ariel Prado

-¿Cómo influyó el teatro en tu vida?

-¡Maravillosamente! El teatro es magia, imaginación, creatividad. Lo conocí a los 9 años de edad. Me permitió abrir los sentidos, me impulsó al mundo de la comunicación. Guiado por mi maestra de teatro, Josefina Otero, aprendí a caminar los escenarios, a reconocer los espacios, los tiempos y poder conectar el público. Pude utilizar luego esas herramientas en el camino de la locución que me esperaba.

-¿Cómo comenzó tu relación con la radio?

-El teatro y la radio han sido mis dos grandes pasiones. Desde chico repartía y combinaba mi tiempo libre fuera del colegio, entre las clases de teatro y largas horas viendo trabajar a los locutores de Radio Nacional, en calle Emilio Civit, de la cual vivo a escasas tres cuadras. De la mano de Rita Patrizio, comencé a realizar las primeras intervenciones en algunos programas. Rodolfo Ricolfe, Jorge Sosa, Raúl Marín, Mario Giorgi, Beniamino Ostuni, Julio Cesar Blanco y mi querida e inolvidable Milka Durand, fueron mis primeros maestros y quienes me dieron a conocer esos otros mágicos mundos que son la radio y la televisión.

 

La hermosa voz en off que escuchamos mil veces: Ariel Prado

- ¿En qué medios has trabajado?

-Trabajé durante 34 años en Radio Nihuil como locutor comercial, de deporte y voz institucional de la emisora. Paralelamente me sumé a proyectos en RED 101, FM Infinita, FM Jardín de Junín, como también radios de Tunuyán, San Rafel, Malargüe, Milenium de Rosario y Ondas FM de Canadá. También fui durante muchos años locutor de promociones de Supercanal TV por Cable y Canal 8 de San Juan, entre otros.

La hermosa voz en off que escuchamos mil veces: Ariel Prado

"En Radio Nihuil"

-¿Tenés mucha trayectoria en la conducción de actos protocolares?

-La locución es una profesión que brinda múltiples posibilidades y así pude transitar el camino de la animación de eventos en vivo. Pero más que conductor de eventos soy Maestro de Ceremonia. Estudié y me especialicé en "Ceremonial y Protocolo", una ciencia, arte y técnica con normas que hay que cuidar y respetar, pues se aplican en todo acto ya sea público o privado. He conducido innumerables actos como conferencias, conmemoraciones de fechas patrias, congresos y también ceremonias de traspaso de banda de gobernadores.

La hermosa voz en off que escuchamos mil veces: Ariel Prado

"Voz institucional del Museo Interactivo Audiovisual entre otras empresas, comercios e instituciones provinciales y nacionales"

-¿Te hemos visto y oído también en la televisión?

-Así es, fueron 9 años trabajando como locutor "en off" y algún tiempo como conductor de noticiero. Fue una hermosa experiencia en donde aprendí mucho del arte y la técnica de la televisión.

-¿Qué supone la televisión que no exige la radio?

-La radio es naturalidad y creatividad inmediata. Nos obliga a estimular las emociones, es pura imaginación y su horizonte es infinito. Mientras que la televisión tiene el atributo de la imagen, que nos enfoca y limita a consumir, exactamente lo que el productor del mensaje quiere que veamos. La pantalla exige otra dinámica, requiere de más energía y de trabajo en equipo. La televisión es entretenimiento, mientras que la radio es compañía.

Foto 5 (prado holapais) "Hola País (1990). Arriba: Rodrigo Briones, productor; Ariel Prado, locución comercial; José Luis Stagni, operador; Liliana Biere, productora. Abajo: Hugo Cacho Cortéz, deportes; Carlos Marcelo Sicilia, conductor y la querida Milka Durand, co conductora"

-¿Existen diferentes tipos de locución?

-Por supuesto, la locución es una profesión que ofrece múltiples posibilidades de desarrollo. La cuestión es descubrir la especialidad que uno domina con más aptitud. Algunos se especializan en la conducción de actos en vivo o de radio o televisión; otros como locutores de noticias, hay documentalistas, intérpretes de relatos...

Debo decir en mi caso, que lo fuerte es la locución comercial, de la cual he vivido todos estos años en forma ininterrumpida. Aprendí a manejar la técnica de los avisos comerciales, trabajando con distintos matices, inflexiones y tonos, para distinguir cada producto o marca con una impronta diferente. Se que han escuchado y escuchan mi voz casi diariamente, aunque no sepan que soy yo quien les habla.

-¿Fuiste un adelantado a la tecnología para poder realizar tu trabajo?

-En la década del 90 ocurrió el gran salto tecnológico en los medios de comunicación en Mendoza. La introducción de la informática fue un cambio de paradigma. Aprendí el manejo de los distintos software y programas de edición de audio, de mis compañeros operadores de radio Nihuil y Red 101. Pude construir mi propio estudio de grabación y con la irrupción de internet, fui uno de los primeros locutores mendocinos en ofrecer y enviar su trabajo a productoras y radios a través de la red, llegando a lugares que antes no imaginaba poder alcanzar.

La hermosa voz en off que escuchamos mil veces: Ariel Prado

-¿Has sido parte de la Vendimia?

-Tengo en inmenso orgullo de haber trabajado durante muchos años en todos los actos que integran esta gran fiesta de Mendoza. Desde fiestas distritales, pasando por las departamentales, Carrusel, Vía Blanca hasta la Segunda Noche en el majestuoso Frank Romero Day. No llegué a conducir el acto Central de la elección de la Reina y ya no creo que lo haga. Estoy muy conforme con lo que he hecho en la vida. La primera noche requiere de mucha energía, el estrés es muy grande y por lo general la crítica hacia el trabajo de los locutores y conductores raramente nos favorece.

-¿Qué cuidados exige la voz de un locutor?

-El cuidado de la voz es algo que debemos aplicar todos, seamos locutores, actores, cantantes, docentes o simples mortales. La voz es nuestra principal herramienta de trabajo, es nuestro instrumento por excelencia de comunicación. El secreto está en conocerla, educarla y aprender a manejarla.

La docencia es otra rama que descubrí de nuestra profesión y me ha llenado de satisfacciones. Nunca imaginé cuán frondoso había sido mi recorrido en este oficio hasta que estuve en un aula frente a alumnos de la Carrera de Locución. En ese momento comprobé cuánto tenía para compartirles como legado de mis vivencias y experiencias y realmente no existe un manual. Aprendemos por la práctica, la lectura, por la búsqueda e incorporación de la información. La experiencia es en definitiva la que imprime el sello de idoneidad y ductilidad a un locutor.

-¿Proyectos?

-Estoy muy satisfecho con lo realizado en estos casi 45 años tras el micrófono. He podido hacer todo lo que un locutor sueña realizar. Y proyectos, siempre en carpeta. Las nuevas tecnologías nos impulsan a reinventarnos, a nuevos desafíos. Los proyectos son el motor, el estímulo para aprender otras formas y estilos de comunicar emociones. Porque en definitiva la voz es sentimiento y emoción y a su vez, el más maravilloso instrumento para transmitirla.

¿Es el Metrotranvía el mejor transporte de Mendoza?