The Cure: una noche "total black" en el Primavera Sound

En el primer día del Primavera Sound en Buenos Aires, el festival que celebra al pop y el rock alternativo, y que convoca a bandas con un destacado nivel musical, más 50 mil personas disfrutaron, bajo un cielo nítido y un atardecer en calma, a una de las mejores bandas que nació en los ochenta: los británicos The Cure. La crónica de Laura Rombolí.

Laura Romboli

Desde el momento que apareció Robert Smith en el escenario, sabíamos que las dos horas y media que se aproximaban serían el mejor encuentro con una de las voces que nos acompañó una parte de nuestras vidas.

Y en las primeras canciones el enigma que había hecho el tiempo con los que forman la banda pronto se resolvió. Con los pelos más revueltos que nunca, marcando una rebeldía eterna no propia (por suerte) de la juventud, los ojos negros y la boca pintada roja de Smith, fue la mejor respuesta para saber que la música estaba intacta. Su voz era acorde y los sonidos característicos y tan solo de ellos iban a fluir durante toda la noche para que el público lo disfrutara.

Sin casi hablar con los presentes y a diez años de su última visita, The Cure nos ofreció la mejor clase de música que se puede apreciar. Sonaron intactos, amables y siniestros. Si hasta el poco aire que se podía respirar ante una multitud inquieta y a la vez apretada, se potenciaba con los minutos de una música que penetra en la oscuridad y ellos: Robert Smith (voz y guitarras), Reeves Gabrels (guitarra), Simon Gallup (bajo), Jason Cooper (batería) y Mike Lord (teclados, reemplazante de Roger O'Donnell, ausente por enfermedad) lo saben perfectamente.

Leé más con clic aquí.

A medida que algunos del público sub 40 iban desmayándose -tal vez por el calor y la tierra, entre la muchedumbre- The Cure nos llevaba por unos laberintos musicales creados con tanta precisión que todos sabíamos que lo que fuimos a buscar sería en la ultima media hora de la presentación de los ingleses. Y fue así que, a modo de despedida, los hits esperados como Friday I'm in Love, Close to Me, Why Can't I Be You? y Boys Don't Cry llegaron, y a esas alturas, casi saltando mentalmente, cantamos hasta el final.

The Cure fue lo mejor del Festival Primavera Sound en su primera jornada, cerrando un día donde además estuvieron El Mató y Conociendo a Rusia en el que ambos -con un repertorio tan conocido y tantas veces presentado- nace decir que cumplieron, una vez más.

Si fue Dillon quien lo dio todo y dejó su presentación se convirtiera en una de las destacadas de la noche, sumándole una muy buena versión- tan bien adaptada- a su performance del tema de Charly "Nos siguen pegando abajo" que impactó a mas de uno que pudo descubrirlo allí.

Primavera Sound llegó a Buenos Aires en un fin de semana de un noviembre caluroso y convulsionado como una buena propuesta para disfrutar y sentir que siempre la música será la brisa que nos sacuda las ideas.

Esta nota habla de: