"Santa Evita": la miniserie, el pedido de beatificación y qué pensaba el autor del libro

La voz de Tomás Eloy Martínez, autor del libro "Santa Evita", en el que se basa la miniserie recientemente estrenada de Star+, además del trailer y una iniciativa política para ascenderla al santoral católico.

"Al despertar de un desmayo que duró más de tres días, Evita tuvo al fin la certeza de que iba a morir. Se le habían disipado ya las atroces punzadas en el vientre y el cuerpo estaba de nuevo limpio, a solas consigo mismo, en una beatitud sin tiempo y sin lugar. Sólo la idea no le dejaba de doler. Lo peor de la muerte no era que sucediera. Lo peor de la muerte era la blancura, el vacío, la soledad del otro lado: el cuerpo huyendo como un caballo al galope. Aunque los médicos no cesaban de repetirle que la anemia retrocedía y que en un mes o menos recobraría la salud, apenas le quedaban fuerzas para abrir los ojos. No podía levantarse de la cama por más que concentrara sus energías en los codos y en los talones, y hasta el ligero esfuerzo de recostarse sobre un lado u otro para aliviar el dolor la dejaba sin aliento. No parecía la misma persona que había llegado a Buenos Aires en 1935 con una mano atrás y otra adelante, y que actuaba en teatros desahuciados por una paga de café con leche. Era entonces nada o menos que nada: un gorrión de lavadero, un caramelo mordido, tan delgadita que daba lástima. Se fue volviendo hermosa con la pasión, con la memoria y con la muerte. Se tejió a si misma una crisálida de belleza, fue empollándose reina, quién lo hubiera creído". Fragmento de "Santa Evita", libro de Tomás Eloy Martínez.

Irrumpe en el streaming de Star+ la miniserie "Santa Evita". Además del trabajo ya muy difundido de Natalia Oreiro como Eva Duarte, el elenco también cuenta con la participación de Ernesto Alterio como Moori Koenig; Darío Grandinetti como Juan Domingo Perón; y Diego Velázquez como Mariano Vázquez. Por otra parte, Camila Mateos encarnará a Eva cuando era joven. La lista continúa con nombres como Francesc Orella, Diego Cremonesi, Damián Canduci, Guillermo Arengo y Gaby Ferrero. Sumado a esto, la producción tiene la particularidad de contar con la estrella mexicana Salma Hayek.


Un fotograma de la miniserie "Santa Evita".

A 27 años de su publicación, llega esta miniserie de siete episodios que adapta la exitosa novela donde Tomás Eloy Martínez mezcló sucesos reales y ficticios en torno al increíble derrotero del cadáver embalsamado de Eva Perón.

Una lujosa producción del grupo Disney que oscila entre el thriller político con toques de suspenso y la historia de la propia protagonista (sus comienzos como actriz, su relación con Perón, su prematura muerte).

Como en la novela, son personajes centrales el lunático coronel Carlos Eugenio Moori Koenig (Ernesto Alterio), guardián de un cuerpo que quedó desprotegido tras la caída del peronismo en 1955, y el periodista Mariano Vázquez (alter ego del propio autor), aquí en la piel de Diego Velázquez, cuando la acción se traslada a 1971. En el centro, la maldición de un cuerpo momificado que supo ser amado en vida y en cuyo influjo caen inevitablemente, también, aquellos que lo despreciaron.

¿Evita santa? 


Eva Duarte y Juan Perón.

La aparición de la miniserie "Santa Evita" reabre muchas ventanas en torno a la vida, obra y muerte de la actriz que fuera la segunda esposa de Juan Perón.

Permite recordar, por ejemplo, que en 2019, la Confederación General del Trabajo (CGT) le presentó al cardenal de Buenos Aires Mario Poli un pedido formal para que se inicie el proceso de beatificación de Eva Duarte de Perón. La solicitud de la central obrera llega con motivo de cumplirse este año el centenario del nacimiento de quien fuera la "abanderada de los humildes".

A través de un documento firmado por el judicial Julio Piumato y los cosecretarios de la CGT, Carlos Acuña y Héctor Daer, desde la entidad sindical justificaron el pedido por "el renacimiento de la Argentina está cifrado en la recuperación de las fuentes espirituales de la nacionalidad".

"Santa Evita", el libro de Tomás Eloy Matínez

En 1995 el escritor Tomás Eloy Martínez publicó su novela "Santa Evita", una de las obras más importantes de la literatura argentina. En el video superior a esta nota puede verse un video donde el propio autor refiere la novela y a la segunda esposa de Juan Domingo Perón.

El libro es una novela de ficción, con aportes de la historia y resulta atrapante leerla, ya que aborda a uno de los personajes más queridos y odiados de la Argentina. La novela no generará una síntesis sino, al leerla, provocará que cada opinión previa sobre Eva Duarte se resalte nuevamente.

Análisis de la novela: Juan Pedro Aparicio, 1997


Santa Evita sugiere dos naturalezas -un poco a la manera de algunos de esos libros que se venden con dos portadas, enfatizando su ambivalencia-, la del ensayo de historia y la de la novela. Uno empieza la lectura a la búsqueda de la biografía de Eva Perón, que se supone oculta y hasta enterrada bajo los espesos muros del mito. Y con esa idea transita por las primeras páginas conducido por una prosa de buen nervio que anuncia en seguida el ritornello que lo domina todo, ese sol líquido, según locución felicísima, que es el cuerpo embalsamado de Evita.

Pero hay un capítulo temprano -luego habrá más- en el que el autor, Tomás Eloy Martínez, se confiesa como el novelista que hace una novela y nos pone de bruces sobre lo narrativo. Son las cuitas de una dura pugna, la que le supone al autor escribir su novela, hablándonos incluso de una anterior que, según afirma, le nació muerta, La novela de Perón, y que desconozco pero cuyo título invita a pensar en lo semejante de su asunto.

Entonces vuelve uno atrás y repara en que lo novelesco ya dominaba el estilo, como cuando se nos presenta a Evita, a la primera Evita, lampante y aventurera, a través de la visión de dos personas que la conocieron entonces, y una de ellas dice que susojos melancólicos miraban comodespidiéndose y la otra que la belleza le crecía por dentro sin pedir permiso; o como cuando se reproducen las palabras de don Pedro Ara, el embalsamador español -citado incluso con anotación de fuente: El caso EvaPerón. CVS Ediciones, Madrid, 1974-, que dice «Si yo la hubiera visto un poco más que el escaso segundo de aquella tarde, habría captado la densidad de flores de su aliento...».

Así pues: el cuerpo embalsamado de Evita es un sol líquido que ilumina todas y cada una de las páginas de este libro, ciertamente una novela y no porque su autor haya querido dejar fijada su naturaleza con una declaración expresa: en esta novela pobladapor personajes reales, los únicos a losque no conocí fueron Evita y el Coronel.

Más determinante resulta el relato de algunos episodios, supuestamente reales, tendentes a demostrar la fascinación que ejercía Evita, tanto viva como muerta, desde el de las seis cartas por día que le escribió la hermosa Evelina, a la que se llevó el viento; hasta el de la familia del talabartero Raimundo Masa que, con su mujer y tres niños de corta edad, al oír que Evita había enfermado se puso en marcha en peregrinación suicida hasta el Cristo Redentor, nada menos que mil kilómetros al oeste en las montañas de los Andes. Por eso quizá cuando años más tarde Tomás Eloy Martínez indaga la peripecia del talabartero Raimundo y su familia en el camino de Ramallo a Conesa los gallos se confundieron de naturaleza y soltaron un canto que nunca se acababa.

Queda claro pues que Santa Evita es una novela no por la consabida naturaleza versátil del género en el que todo cabe, sino porque los materiales elegidos -acaso deba decir los materiales que se le han impuesto al novelista-, la expulsarían de cualquier otra clasificación. Hay, sí, notas bibliográficas, anotaciones de documentos y de conversaciones, materiales todos propios del ensayo histórico, del libro con ínfulas científicas, pero son parte del juego literario.

Y no sólo los materiales se trastocan sino que su elección y tratamiento responde a una idea de la novela que tiene mucho que ver con la seducción narrativa de Macondo, esa desmesura siempre un punto más allá de la lógica de la vida que tiende a presentarse como un atributo congénito de los pueblos, al menos literariamente hablando; así no es raro que un montón de colillas sean escombros de cigarros ni que Evita levite ni que el coronel Koenig, el que más la odiaba en vida, la adore y la sublime como momia y llegue a confundirla con la enseña norteamericana que plantó Neil Arsmtrong sobre la superficie blanca y lisa de la Luna.

Macondismo, acaso más leve de lo que yo ahora destaco, pero que, a mi modo de ver, gravita sobre la novela de tal modo que no acierta a revelar -porque ni siquiera lo intenta-las verdaderas causas del fenómeno Evita, al asumirlo como parte de un estilo de novelar que es ya también un estilo de vida, o, si se quiere, una forma de entender la vida. Y aquí sí me surgen las dudas. Porque lo que atrae, lo que a veces fascina de la novela es que cosas tan increíbles les hayan podido suceder a personajes reales. Curioso que los protagonistas principales sean precisamente Evita y el coronel Koenig, los dos únicos a los que el autor confiesa no haber conocido nunca. Aunque Koenig, aun siendo el corifeo, no deja de ser parte de un coro -el personaje novelesco es una pasión, Delibes dixit-, cuyos miembros comparten una única pasión, escatológica a veces, malsana y desmesurada siempre, fascinante y sobrecogedora. Desde don Pedro Ara, al que uno de los personajes llama una vez José, el embalsamador, que se compara a sí mismo con Miguel Ángel y a la momia de Evita, su obra, con el David, hasta los ayudantes del servicio de espionaje de Koenig, o la niña del Chino Astorga, la que jugaba con el cadáver de Evita creyéndolo una muñeca, detrás de la pantalla del cine Rialto. Precioso episodio, memorable, ese del Chino Astorga, invitado a una audiencia imposible con Evita viva.

Decía que todos sucumben a la fascinación de la momia de Evita, también los lectores, algo que anotar en el haber del autor, que ha sabido transmitir, recrear o inventar la irradiación prodigiosa de un cadáver, ese sol líquido venerado y perseguido, esa joya orgánica que se torna azul y fulgente a base de los flujos químicos y minerales del doctor Ara que inundan sus arterias.

La duda persiste, sin embargo, de si las cosas funcionarían del mismo modo de no tratarse de Evita, quiero decir de no ser Evita un personaje histórico, sino un personaje de ficción. Al fin todos conocemos algo de Evita, todos llevamos algo de Evita dentro, y eso es lo que guía el interés de nuestra lectura. Claro que esa es una duda que nosotros no vamos a poder resolver.


Esta nota habla de:

Tenés que saberlo