Los trabajadores de Amazon reclaman trabajo flexible

Además, los operarios de la compañía pidieron por un importante compromiso ambiental.

Casi 2.000 trabajadores de Amazon pararon para pedir a la empresa más flexibilidad con el trabajo remoto y un mayor compromiso frente a su impacto climático.

Volando hacia adelante: el futuro de la industria de los drones

Los organizadores de la huelga, Amazon Employees for Climate Justice y Amazon's Remote Advocacy, anunciaron que 1.922 empleados, de los cuales 913 trabajan en la sede de la empresa en Seattle (Washington), pararon este mediodía.

El primer reclamo apunta a conseguir "flexibilidad en cómo y dónde" trabajan los empleados, después de que el 1 de mayo la compañía ordenase a los empleados corporativos que comenzaran a trabajar desde la oficina al menos tres días a la semana, poniendo así fin gradualmente al teletrabajo popularizado durante la pandemia del coronavirus.

Por otra parte, los empleados también piden que Amazon ponga su impacto climático al "primer frente de la toma de decisiones".

Huella de carbono

"El compromiso climático está roto, de muchas maneras. Desde subestimar gravemente nuestra huella (de carbono) hasta contaminar desproporcionadamente a las comunidades de color, aumentar las emisiones de carbono en un 40% desde 2019 y acabar con la legislación sobre energía limpia", señalan los sindicalistas en un comunicado.

"Está claro que los líderes (de la empresa) todavía ven el impacto climático como un inconveniente en lugar de un enfoque estratégico", recalcan.

En su última reunión anual con inversores, Amazon dijo que está comprometido con sus objetivos climáticos, incluidos los planes para poner en marcha 100.000 camionetas de reparto eléctricas para 2030 y alimentar sus operaciones con energía 100 % renovable para 2050.

El objetivo de la empresa es alcanzar cero emisiones netas de carbono para 2040.

No obstante, los activistas piden a la compañía que haga más y se comprometa con entregas con cero emisiones para 2030.

Sindicalización

Amazon pertenece a la larga lista de empresas tecnológicas que apostó por recortes de personal tras el boom de la pandemia.

Desde el otoño pasado ha despedido a 27.000 trabajadores en sus divisiones de computación en la nube, publicidad y venta minorista, entre otras.

Amazon se ha opuesto de distintas maneras durante muchos años a la sindicalización de sus trabajadores, exhibiendo un discurso de que prefiere mantener con ellos una relación personal y no mediatizada.

Sin embargo, en abril de 2022, un almacén de la multinacional estadounidense en Nueva York ganó el pulso a la empresa y se convirtió en el primero en obtener una representación sindical en Estados Unidos.

Esta nota habla de:
Los "premios" que le están dando al presidente Milei son...