Haddad, de Cáritas: "La realidad social está muy difícil de contener, está todo explotado"

El vicedirector de Cáritas Mendoza señaló las dificultades que atraviesa la situación social en el día de hoy y comentó que este fin de semana comienza la Colecta Anual de Cáritas: "Hoy por hoy, no hay red que alcance para la problemática de la pobreza", señaló.

Las fundaciones y organizaciones no gubernamentales son piezas claves para sostener la difícil situación social que atraviesa el país en el día de hoy. El vicedirector de Cáritas Mendoza, Maurici Haddad, habló con Gabriel Conte y Hernán Bitar en "Tenés que saberlo", por Radio Jornada 91.9, y contó cómo se desenvuelve la fundación en este contexto y alentó a la gente a participar de la Colecta Anual que comienza este fin de semana.

Así quedarían las jubilaciones si se aprueba la nueva ley de movilidad

"La realidad de la pobreza es creciente hace muchos años, este año se ha agudizado un poco más aún y ya era mucho lo que teníamos. Todos los años, desde la pandemia, nos hemos preguntado cómo va a ser la colecta este año, siempre ha sido muy solidaria. Y la realidad misma ha sido cada vez más crítica y este año es aún peor, eso te refleja la radiografía que se presentó en estos días. Nosotros vemos que la necesidad de la gente ha crecido, las demandas de las parroquias de alimentos. Las parroquias trabajan con Cáritas Mendoza, que tiene su terreno en cada una de las parroquias de la Diócesis de Mendoza y son las que atienden a las personas", explicó Haddad.

El vicedirector de Cáritas señaló que la actitud de solidaridad de la gente siempre está presente, pero que cada vez hay menos recursos: "La ayuda se va haciendo de distintos modos. Como lo más valioso que tiene Cáritas no es el dinero, sino el voluntariado, la buena disposición de la gente para ayudar no falla. Pero el dinero es más escaso, las donaciones son más escasas, los alimentos han bajado, gente que antes nos ayudaba, ahora necesita. No son los casos más comunes, pero nos está pasando: gente de las comunidades de la iglesia que siempre han dado una manito ahora están necesitadas de ayuda porque no les alcanza", contó.

Haddad contó que Cáritas Mendoza atiende a cerca de 1800 familias y aclaró que casi no tiene comedores, ya que prefieren que las familias preparen sus alimentos: "Nosotros tratamos que sean las familias las que puedan hacerse cargo de sus hijos y cocinen en casa. Tiene muchos años este trabajo y es lo que tratamos de hacer en las parroquias. Es muy difícil y compleja la realidad de la pobreza, está teñida por diversos problemas familiares, de violencia, de adicciones. No solo la pobreza económica: la falta de trabajo es uno de sus componentes más evidentes, pero está teñida por muchos otros problemas. Eso es lo que tratamos de revertir, dar una manito en eso para que las familias sean las que pueden atender a sus hijos", explicó.

A su vez, el vicedirector explicó que en la colecta lo que se reúne es dinero, que se destina a recursos y capacitaciones y que se puede donar en parroquias o con los colecteros y comercios adheridos, los cuales cuentan con pecheras y urnas identificadas: "Todas las parroquias tienen su QR o alias para hacer una donación digital segura. También se puede donar a través de Cáritas Mendoza con el alias compartir.es.amar o en la misma iglesia, para quien quiera estar seguro".

Haddad explicó que es muy difícil de controlar que no se vendan los alimentos y que por eso realizan la asistencia a través de las de comunidades de las iglesias: "Una persona tiene una necesidad alimentaria, tiene que traer los documentos de los chicos y se le da una determinada cantidad. Cuando una persona viene recurrentemente a pedir y quiere violentar esos mecanismos de donación ¿por qué nos pide más veces? Se visita el hogar, se charla con la persona, y ahí salen otras realidades, otras necesidades, que a veces pueden ser buenas y a veces malas. A veces una persona es adicta, vende la mercadería para comprar algo para su adicción. Eso en la atención comunitaria, que es lo que intentamos hacer, la persona no es solo alguien que recibe, sino que es alguien de la misma parroquia que se conoce. Buscamos que una persona no ande girando de parroquia en parroquia", contó.

El vicedirector de Cáritas Mendoza señaló que las situaciones más complejas para acompañar son las vinculadas a adicciones y a las personas en situación de calle: "Una persona viene e insiste muchísimo, con violencia, porque recibe violencia dentro de su familia para pedir. Pide aquí, en las parroquias vecinas. Cuando llega a la casa, el esposo es violento, le quita los alimentos y los cambia por otras cosas. Esas situaciones se repiten un montón, como los que mandan a pedir a los niños, son las situaciones más difíciles de acompañar porque requieren mayor compromiso y el principio de la actitud de la persona ¿quiere la persona salir de ese círculo de violencia, de adicciones? Y va a demandar muchísimos recursos, un adicto va a demandar internación, si no se quiere internar no va a salir".

Haddad habló sobre el acompañamiento de los privados y del Estado y fue contundente al momento de pintar un panorama: "Hoy por hoy, no hay para la problemática de la pobreza, red que alcance. Los mecanismos están pensados, no funcionan tan aceitados como uno esperaría. Reclaman muchas veces por migrantes que vienen a la provincia y no tienen dónde quedarse, y el hogar de los migrantes está en una situación compleja, las redes de los hogares en situación de calle son escasos. La realidad social está muy difícil de contener, está todo explotado", analizó.

En referencia a la cantidad de dinero pensado para colaborar, el vicedirector de Cáritas señaló que hay que tener como parámetro las cosas cotidianas, como el kilo de pan, la caja de leche o una cerveza: "Cáritas lo transforma en recursos para los voluntarios, que gracias a la colecta tienen un recurso de cómo ayudar. Hay muchísimas situaciones que uno se encuentra en las parroquias o cuando visita los barrios y el recurso económico nos da la posibilidad de atender algo, mínimamente. El valor de la colecta, cuando la contamos, suele ser un valor que uno dice "¡que buena colecta!" y lo pensás en contraste con la realidad y no es nada. Pero pone a mover una rueda de solidaridad ese recurso que durante todo el año van llegando recursos, el voluntariado se siente animado. Sostener el voluntariado es lo capital en la colecta, sostener la red y que funcione", concluyó.

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?