Cerro Amarillo y su impacto en un país que hoy no produce cobre

Este viernes ingresó al Senado el proyecto que envió el Ejecutivo para el tratamiento de la DIA de exploración del yacimiento de cobre. Los plazos son fundamentales para iniciar la exploración en un momento clave para la Argentina. Hoy en el país no se produce ni una tonelada de cobre.

Este viernes ingresó al Senado de Mendoza el proyecto de ley del Ejecutivo para que la ratificación legislativa de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la exploración de Cerro Amarillo, yacimiento de cobre ubicado en el departamento de Malargüe. En concreto, pide que se analice la DIA aprobada en agosto de 2014 y que fue pausada a la espera del inventario de glaciares del Ianigla.

A poco más 24 horas de que Rodolfo Suarez hiciera el anuncio, el texto ingresó al Senado, lo que demuestra el compromiso del Gobierno provincial con el proyecto. A eso se suma que Cerro Amarillo está con los plazos acotados para poder iniciar la exploración a fines de diciembre o principios de enero de 2023.

La importancia del proyecto va más allá de los límites de Mendoza, porque mientras acá puede marcar un hito en una provincia considerada antiminera, a nivel nacional es una nueva oportunidad. En el nivel central quieren que la Argentina sea parte del boom del cobre que se espera en la próxima década, para aumentar el empleo y también el ingreso de divisas .

Cerro Amarillo, se sumaría a una lista de no más de 20 proyectos que están en distintas etapas de desarrolla en la Argentina, pero ninguno de ellos está en producción.

Hoy en la Argentina no se produce cobre, algo que suena paradójico si consideramos que compartimos la misma cordillera con el mayor exportador de cobre del mundo, mismo país que tiene la mayor cantidad de reservas del mineral. Sin embargo, es así y esta realidad no cambiará de un día para otro, porque son 20 apenas los proyectos que están -como mínimo- en una etapa de exploración avanzada en el país.

Recién en 2025 la Argentina podría volver a tener producción de cobre con la puesta en marcha de Josemaría, proyecto de Lundin Mining en San Juan que inicia su etapa de construcción con una inversión de US$4.000 millones. Más atrás, en etapa de factibilidad está El Pachón, también en San Juan, y luego vienen otros 18 proyectos en diferentes estados. 

El estado de avance de 20 proyectos de cobre en el país. Ninguno de ellos en producción.

Cerro Amarillo tiene un gran potencial y lo que la exploración permitiría es confirmar el tamaño del yacimiento y la calidad de su mineral, aunque de antemanos se sabe que son pórfidos de cobre ubicados en un clúster. Se trata de material sulfurado que permite conseguir concentrado de cobre vía flotación, cuestión que le permite evitar un choque con la 7.722.

Por eso, la decisión del Ejecutivo de avanzar con el pedido de la ratificación legislativa no sólo importa a Mendoza, sino también a la Nación. Hace algunas semanas la secretaria de Minería de la Nación, Fernanda Avila, rescató la importancia que hay que darle a la industria del cobre mientras todos los ojos parecen posarse sobre el boom del litio. Destacó la gran diferencia que existe en cuanto al impacto económico de los proyectos para conseguir uno y otro mineral.

En ese sentido, señaló: "Un proyecto de litio demanda una inversión aproximada de US$ 450 millones, en tanto que uno de cobre ronda los US$ 4.000 millones. De hecho una inversión en litio representa unos 300 puestos de trabajo permanentes, mientras que en el caso del cobre estamos hablando de 3.000".

Entonces, Cerro Amarillo podría ser una buena noticia a nivel local, pero también nacional, donde se espera por una ampliación de los proyectos posibles y se pide por mayor exploración en un momento clave para poder sumarse al impacto que tendrá la transición energética.

Plazos

La decisión de enviar Cerro Amarillo en este momento no fue antojadiza, ya que -tal como ocurre con Hierro Indio- la ubicación del yacimiento en plena cordillera, sólo permite que los trabajos de exploración se hagan durante una ventana de buen tiempo que va desde diciembre hasta marzo. El resto del tiempo la situación meteorológica hace imposible que se hagan trabajos de perforación como los que se necesitan para conseguir los testigos que -según se espera- ratificarán la presencia de una mina de cobre de proporciones considerables.  

Días más o días menos, la DIA debería estar aprobada antes de la segunda quincena de diciembre para que se pueda iniciar la exploración, de lo contrario, los tiempos no serán suficientes para que se puedan llevar equipos y se hagan los estudios en las cinco zonas mineralizadas que considera el área de Cerro Amarillo.

Minería: ¿por qué Suarez cambió de idea y avanza con Cerro Amarillo?

En los cálculos ideales, eso podría ser posible si el tratamiento se da cumpliendo con los trámites legislativos de la forma más expedita posible.

Se da por descontado que el martes el expediente tomará estado parlamentario y de inmediato debería ser enviado a las comisiones que analizarán el texto y que, en principio, serían las de Hidrocarburo, Minería y Energía y la de Ambiente, cuestión que se terminará de definir en la reunión de labor parlamentaria del lunes.

Dependerá de cuánto tiempo tome llegar a un dictamen su llegada al recinto para su votación. Fuentes legislativas confirmaron a Memo que "adentro" no habría mayor oposición al proyecto porque no implica ninguna modificación a la Ley 7.722, que es lo que genera ruido para los representantes políticos.

Así, antes de fin de mes debería votarse en el Senado y, de aprobarse, sería despachado rápidamente para que pueda seguir el mismo camino en Diputados antes de que se cumpla la primera quincena del último mes del año.

Esta nota habla de: