Tras descubrir Miami, inversores chilenos se lanzan a la conquista inmobiliaria de España

Inversores de Chile crecen en el mercado inmobiliario español. También aparecen los peruanos en listas en las que antes solo había argentinos desde este lado del planeta.

Los chilenos se lanzaron a invertir en Miami, un mercado inmobiliario que ya habían descubierto antes argentinos y venezolanos. Pero el GPS les indicó que deben hacerlo en España y ahora figuran entre los principales adquirentes latinos de propiedades en España, destacando Madrid entre las preferencias.


La argentinización de Chile: Miami es el nuevo refugio de los chilenos

Los extranjeros que lideran las compras en España (año 2022), según cifras del Colegio de Registradores de ese país, son los ingleses, alemanes, franceses, rumanos, belgas y marroquíes. Los argentinos son los únicos latinos citados en ese listado, antes de que se menciona el ítem "resto extranjeros". Pero Felipe Reuse, country manager de Property Partners España, comenta que los compradores argentinos, peruanos y chilenos, representan-cada uno- cerca del 10% de las ventas de propiedades de las firmas agrupadas en Fiabci España, la federación más destacada del sector inmobiliario español. 

Según informó este viernes el diario trasandino El Mercurio, José Ignacio Ovalle, socio de Live & Invest, consultora digital de inversiones y servicios inmobiliarios, señala que del 70% de los extranjeros que han comprado en la Costa del Sol a través de esta firma, los chilenos equivalen al 3%, "pero en aumento y con una inversión promedio de 300.000 euros". 

Entre las razones del auge se deben al atractivo y el idioma seducen a los chilenos y latinos para establecerse en España. Felipe Reuse señala que para quienes buscan adquirir una vivienda para renta, se pueden obtener rentabilidades que superan el 5% "parámetro muy atractivo".

Un caso de "comprador compulsivo"

La prensa chilena contó la historia de un connacional que ha acumulado numerosas compras de propiedades en España. 

El administrador de empresas chileno Ariel Gejman llegó a vivir a España hace 20 años, tras irse a cursar un MBA (una maestría en dirección de empresas). Aunque su primera visa era como estudiante, luego comenzó a trabajar en una empresa, lo que permitió que obtuviera la nacionalidad española. Actualmente, Gejman reside en Barcelona, donde ha logrado comprar 22 departamentos para inversión.

Cuando el hombre, de actuales 46 años comenzó a trabajar, empezó a invertir en departamentos en Chile con el objetivo de tener ahorros para su vejez. Fue así como adquirió un total de siete inmuebles de dos dormitorios en comunas como Las Condes y Nuñoa.

"En ese tiempo estaban súper baratos. Se terminaron de pagar en 2015. Cuando vino el estallido social, los vendí todos. Me traje todo el dinero para seguir invirtiendo acá -en España-", reveló en entrevista con Las Últimas Noticias LUN.

Gejman comenzó a realizar inversión inmobiliaria en Barcelona el año 2008, justo cuando se estaban registrando bajas importantes en los precios de los inmuebles tras la crisis de vivienda.

"Esa crisis generó que hubiera mucha oferta de propiedades baratas. Los que teníamos algo de cash (efectivo), aprovechamos de comprar lo que la gente estaba dejando", explicó.

De sus 22 departamentos, todos están en el sector de Collblanc, en un barrio del área metropolitana de Barcelona. Los inmuebles tienen entre 50 y 70 metros cuadrados.

"Los 22 departamentos los conseguí a través de créditos hipotecarios. Lo hice como persona física, con mi nombre. También lo puedes hacer como empresa. Mi técnica es que cada vez que compro, digo que es para vivir. Cuando es así, siempre te van a dar un porcentaje mayor de crédito. No es una mentira vinculante. No pasa nada con decir eso. Es más, muchos inversionistas lo hacen", detalló.

Respecto a las adquisiciones, contó que las efectuó de manera paulatina y que pidió varios créditos  hipotecarios, los que estaban a tasas muchos más convenientes que en la actualidad.

"En la mayoría puse 40% de pie y me dieron 10 años para pagar lo restante. Me los otorgaron con una tasa fija del 1,5%. Las tasas hipotecarias hoy en España están en 3,7%. Lo bueno es que uno paga en euros. No hay un tema de la UF, que se ajusta según el IPC. No hay inflación de por medio", precisó.

El inversor inmobiliario también sinceró el precio al cual adquirió las viviendas. "En esa época los conseguí a 60 mil euros, hoy cuestan cerca de 100 mil euros", indicó, para luego acotar que los requisitos para los hipotecarios son "los mismos que en Chile".

Sobre cómo ha funcionado su inversión a lo largo del tiempo, manifestó que no le ha costado conseguir inquilinos. En esa línea puntualizó que "también cobro barato, para que no haya tanta rotación".

Aunque tiene 22 inmuebles a su nombre, Ariel Gejman vive en un departamento alquilado, el que tiene cuatro habitaciones, se ubica en el centro de Barcelona y por el que paga 1.700 euros.

También los peruanos

"El interés de los inversores peruanos y chilenos en el mercado inmobiliario español se ha venido produciendo desde hace varios años, pero la pandemia y los cambios políticos en estos países han alentado a las élites locales a sacar el dinero de allí e invertir en negocios más seguros. Pensemos que el dinero es cobarde y va allí donde siente seguridad", explicó Ramón Riera, vicepresidente mundial de FIABCI y expresidente de FIABCI España.

Los expertos consultados afirman que la actividad de estas nacionalidades está creciendo con fuerza desde 2021, pero que el gran punto de inflexión se ha producido en el último año. Según la plataforma tecnológica de inversiones inmobiliarias Inviertis, el impulso de las operaciones protagonizadas por peruanos y chilenos, y también de argentinos, empezó a coger velocidad en primavera de 2022, y cada vez va a más. En su caso, "cerró el 10% de sus operaciones en 2022 con inversores procedentes de Argentina y Chile sin haber hecho campañas específicas para ello, lo que demuestra una productividad importante por parte de este perfil", apuntó Rebeca Pérez, fundadora y CEO de Inviertis.

De acuerdo con lo publicado por Idealista.com, la inestabilidad política y social que están viviendo ambos países está provocando que las grandes fortunas busquen nuevos destinos para invertir y, así, proteger su patrimonio.

Para Luis Corral, CEO de Foro Consultores Inmobiliarios, ese es el motor principal, ya que "la inestabilidad política y jurídica hace que las clases pudientes busquen preservar su patrimonio invirtiendo fuera, con activos de calidad que se deterioran menos y tienen más liquidez. La razón que durante un tiempo operaba para Venezuela ahora se ha trasladado a otros países".

Una teoría que también defiende Álvaro González de La-Hoz, managing director de Berkshire Hathaway HomeServices en España, quien recuerda que "la inversión es especialmente sensible a cualquier cambio político o social y, en el caso concreto de Perú y Chile, tras el cambio de gobierno en 2021, hemos observado una serie de comportamientos que ya se venían registrando en otros países con contextos sociopolíticos similares, como pasó en su día con Venezuela, Colombia, México. Empresarios y familias con recursos que deciden invertir en España al ver que la situación en su país es inestable o puede suponer un riesgo, y ahora está pasando con estos dos países, aunque con un poco de retraso respecto a otros latinoamericanos".

Además, otro factor que está impulsando las inversiones en el sector inmobiliario español es, según González de La-Hoz, "la evolución de las divisas, que el año pasado estuvo marcada por la paridad del dólar frente al euro por primera vez. Observamos que muchos de los clientes extranjeros acumulan sus ahorros en dólares, lo que los anima más a invertir aquí, obteniendo grandes descuentos a la hora de comprar y con mejoras en impuestos y tasas".

Desde Berkshire Hathaway HomeServices aseguran que el perfil más habitual en su caso es el de "familias que buscan un inmueble en el centro de Madrid con el objetivo de disfrutar de la capital cada vez que la visitan y es que, en el caso específico de Madrid, encuentran una ciudad con muchas opciones en cuanto a ocio, restauración o cultura, sin olvidar el clima o la gastronomía, por lo que también se sienten muy atraídos. Estos clientes, cuando no dan uso a su vivienda buscan sacar una rentabilidad que, como mínimo, sirva para pagar los gastos. En el caso de los inversores, lo que demandan es obtener una excelente rentabilidad al inmueble, mientras que los ?family offices' quieren entrar en el mercado inmobiliario de la mano de un socio local, o por su cuenta, ya que en muchos casos ya son constructores en su país de origen y conocen el sector".

Al margen de la vivienda, también cierran transacciones en el sector ?retail' que, como sostiene Nacho Castella, director general de Cat Real Estate, "es atractivo para este tipo de inversores que actúan con mucha liquidez propia. En Barcelona varias operaciones hemos cerrado con ?family office' locales. En el 80% de los casos sin financiación y, sobre todo, hemos comprado locales comerciales". No obstante, Castella puntualiza que el sector residencial es en el que se sienten más seguros.


Esta nota habla de:
¿Cuál es el futuro del Partido Verde en Mendoza?